José Santiago Villa, secretario general del PP de Caravaca

A poco más de tres meses para una nueva cita electoral en el municipio de Caravaca de la Cruz, ha llegado el momento de que los caravaqueños hagan balance del trabajo realizado a lo largo de estos años por el equipo de Pepe Moreno.

Se trata de un triste balance, porque más del 90% de las propuestas que aparecían en el programa que sustentó la campaña electoral de los socialistas hace cuatro años no han sido ejecutadas. Si Un programa electoral es el compromiso que sella un equipo con sus ciudadanos, mediante el cual consigue ilusionar y que sus votantes apuesten por ese proyecto,  me parece un engaño y un fiasco aquellos políticos que no cumplen su programa pasados cuatro años de mandato.

Cuando concurrimos a las elecciones de 2015 todos los grupos éramos perfectamente conocedores de la situación de nuestro municipio y todos planteamos el proyecto de futuro que queríamos para Caravaca y sus pedanías. ¿Hizo entonces promesas Pepe Moreno irrealizables? Lo hizo por desconocimiento, lo cual es malo, o plenamente consciente buscando el voto fácil, lo cual es peor?

La paralización de nuestro municipio y la falta de proyectos y de iniciativas es evidente. ¿En qué ha mejorado o avanzado Caravaca en estos cuatro años? Son infinidad las promesas incumplidas.

Respecto al servicio de recogida de basuras y de limpieza de las calles han incumplido su promesa de hacer de Caravaca un municipio más limpio.

Otra promesa dentro del ámbito del empleo era la de convertir el Mercado de Ganado de Cavila en un ‘Centro de Promoción de Emprendedores’, para incentivar el primer establecimiento de jóvenes empresarios. Era uno de los puntos más interesantes que llevaba el equipo de Pepe Moreno en su programa y que no se ha hecho ni el más mínimo amago de llevarlo a cabo.

Respecto a la promesa de llevar a cabo una auditoría externa e independiente que determinara el estado real de las finanzas municipales, tal y como advertimos a las pocas semanas de comenzar la legislatura se dieron cuenta de que era inviable. Las cuentas de un Ayuntamiento están auditadas diariamente por el interventor del mismo.

En el ámbito de la Seguridad Ciudadana, prometieron un nuevo Plan de Emergencias Municipal que tampoco se ha llevado a cabo, mientras que la situación la Policía Local atraviesa por la situación más crítica en la democracia.

En el bloque de Festejos, la promesa de creación de un recinto para ferias sigue dando vueltas sin consistencia a poco más de tres meses de las fiestas patronales, un nuevo ejemplo de la improvisación con la que trabajan.

¿Dónde ha quedado el gran parque en paralelo al Camino del Huerto que también prometieron? ¿Han rehabilitado los edificios emblemáticos que llevaban en su programa como la Casa de la Virgen, la Casa de la Tercia o la casa en la que habitó San Juan de la Cruz? ¿Han llevado a cabo políticas para mejorar la vida y el estado del casco antiguo? ¿Han creado nuevas instalaciones deportivas? La respuesta a todas estas preguntas es evidente.

Son más de cien los puntos incumplidos por el equipo de Pepe Moreno. Podríamos estar relatando durante horas. Pero aún podemos añadir algunos más: construcción de un gran parking público de cara al Año Jubilar 2017, reubicación del mercado semanal o la reducción de horarios, espacios y tarifas de la Zona Azul.

Frente a este estado de incumplimiento de Pepe Moreno, desde el PP estamos trabajando muy duro para plantear el mejor programa posible. Un programa que escuchará la voz de expertos en cada materia y también la voz de los vecinos. Pero sobre todo  será un programa realista, un programa totalmente realizable y del que en 2023 podamos sentarnos ante los ciudadanos con la cabeza bien alta mostrando una Caravaca mejor, más limpia, moderna y accesible.