JAIME PARRA

El alcalde popular de Pliego, Antonio Huéscar, regresó a la política tras un descanso de cuatro años. Formaba parte del Gobierno de Isabel Toledo durante la legislatura 2011-2014. La dimisión de la alcaldesa a falta de un año para concluir la legislatura lo ponía en el sillón de la alcaldía. Fue durante esa época cuando se realizaron los trabajos más destacados respecto a la modernización de los regadíos en Pliego.

Antonio Huéscar, con su equipo de Gobierno

Antonio Huéscar, con su equipo de Gobierno

Tras un parón en el mundo de la política municipal, Antonio Huéscar regresa a la alcaldía de Pliego donde gobernará los próximos cuatro en coalición con Ciudadanos tras quedar a tan sólo un voto de diferencia con su adversario político del PSOE.

¿En qué situación se ha encontrado el Ayuntamiento?

Estábamos sin presupuesto, con el de 2018 con las partidas casi agotadas. Hemos llevado a pleno los presupuestos de 2019. El Ayuntamiento, en cuanto a personal, lo hemos encontrado bien.

¿Cuáles serán los ejes de su mandato?

Pliego es lo que es, tenemos agricultura y turismo.

Tenemos un plan de modernización de regadíos nuevo, recién estrenado. Esperemos que los terrenos se revaloricen y pueda cobrar impulso la agricultura. Vamos a hablar con la Consejería para buscar nuevos cultivos, porque el albaricoque no da más de lo que da. Junto a la Cooperativa y a las empresas agrícolas, miraremos si podemos tener traer otros recursos, nuevos cultivos, como decía, ya que, dado la peculiaridad del municipio que sus parcelas son minifundistas, tenemos que apostar por cultivos que puedan valer para el minifundio. Los cultivos como el del albaricoque están muy profesionalizados, es decir, necesitan de mucha extensión para que sea rentable.

En el turismo tenemos recursos muy importantes, pero que hay que ponerlos en valor y que la gente lo vaya conociendo. Desde 2003 hasta 2014-2015 buscamos los recursos, ya están, son cuatro, y muy importantes, no solo a nivel regional, sino nacional e incluso internacional. Tenemos un Bien de Interés Cultural, como es la Calle del Agua, el yacimiento argárico de La Almoloya, la Sima de la Higuera y el Castillo de las Paleras. La Sima de la Higuera es de las pocas de esas características, no solo en España, sino en el mundo, y el yacimiento argárico de La Almoloya, de importancia Europea. Quizá, como dice el anuncio, “la política nació en Pliego”. Nos han concedido una ayuda para continuar con las excavaciones. Para el Castillo de la Palera hemos solicitado otra ayuda; es menos conocido, pero es de los pocos asentamientos que existen con un cementerio musulmán.

Como te decía, tenemos el producto, ahora se trata de saber venderlo.

¿Qué posición mantiene sobre el lugar donde debe ir destinada “la princesa de La Almoloya”?

No lo tengo todavía claro. Tengo un dilema, si se va a Mula, qué se queda Pliego. Esa es mi pregunta. Si se queda en Murcia, tal vez en un futuro pueda venir. Pero antes de las elecciones el Director General de Bienes Culturales me comentaba que los informes técnicos recomendaban que se quedara en Murcia, y puedo garantizar que un político no va a ir contra el criterio de los técnicos.

Se ha hablado de un convenio la pasada legislatura entre los alcaldes de Mula y Pliego. Si está firmado, yo lo respeto, pero yo no he visto ese convenio y nuestras ideas no van por ahí. Tal vez se podría construir un Museo de la Ciudad, con una réplica de “la princesa”. Barajamos esa posibilidad.

Atraer turismo y luego mantenerlo en Pliego, ¿en qué situación se encuentra el camping?

Por circunstancias de la vida, y no voy a echar la culpa a unos u otros, en 2014 se quedaron 200.000 euros invertidos, y el camping está sin abrir. Se ha perdido la condición de camping y tenemos que empezar casi de cero.

Es una prioridad para nosotros, como el contar con algunas plazas hoteleras. Tenemos cuatro casas rurales, que están ocupadas casi todos los fines de semana, así que los turistas pernoctan en Mula.

¿Cuándo comenzarán las obras del nuevo colegio?

Las elecciones paralizaron todo. Estamos a la espera de que la Consejería lo saque a licitación. Nos comentaron que lo harían en este trimestre para empezar la primera fase, la de Infantil, a finales de año. Ya tenemos todo preparado para cuando nos den el visto bueno.

¿Qué importancia tiene para Pliego pertenecer a la Mancomunidad de Sierra Espuña y a la de Servicios sociales?

Que se desarrolle un pueblo solo, sobre todo si es pequeño, cuesta. En la Mancomunidad tenemos un nexo común y unos problemas parecidos. Como Concejal de Turismo durante once años, puedo decir que hemos funcionado muy bien a través de la Mancomunidad de Servicios Turísticos, hemos hecho muchas cosas que por nuestra cuenta hubiera resultado imposible.

¿Qué es lo que más le preocupa como Alcalde?

Que la gente se vaya. El otro día me decían que quien se va del pueblo, vuelve. Y es verdad. Aquí se vive bien. Pero de primeras, los responsables públicos tenemos que tratar de facilitarles la vida para que no se vayan y para que puedan trabajar aquí.

No tenemos un término municipal amplio, por lo que no podemos tener un polígono industrial grande, no debemos engañarnos. Nuestros ejes son el turismo y la agricultura.

Más el turismo, porque en Pliego la gente se dedica a sus cosas y a la agricultura al dejar el trabajo, para la mayoría es un complemento. Pero en cuanto a turismo, pocos pueblos pueden presumir de recursos de tanto valor. Ahora tenemos que darlo a conocer.