Antonio Jesús Martínez García/Escritor

El pasado sábado 30 de octubre, coincidiendo con los preparativos de la festividad de Todos los Santos, un renovado auditorio de Calasparra se engalanó para celebrar una cita ineludible largo tiempo pospuesta. Las letras calasparreñas y murcianas tenían que celebrar el regreso de uno de nuestros autores predilectos, celebración que, además, se producía por partida doble.

El autor calasparreño Pedro Antonio Martínez Robles convocó a sus lectores para presentar su último poemario, Tu Voz que Ahora Importa, compendio poético de una exquisitez y sensibilidad abrumadoras, que obtuvo, en tiempos previos a la pandemia, el primer premio en la XII Bienal de Poesía Provincial de León. Esta condecoración, otorgada a nuestro insigne poeta allá por 2018 estaba llamada a celebrarse, junto a la presentación del poemario antes de que ninguno escuchase palabras como coronavirus, pandemia o mascarilla. Sin embargo, el auditorio tuvo la oportunidad de escuchar algunos de los sentimientos hechos poema que Pedro Antonio Martínez Robles arrojó desde sus entrañas para regalarlos al mundo por medio de su celebrada pluma. El grupo de Teatro El Molinico, dirigidos magistralmente desde hace años por Paco Cassinello, se encargó de la labor de dar voz a destacados poemas, consiguiendo encoger el corazón de los presentes en una atmósfera onírica y singular al mimetizarse directamente, en una simbiosis perfecta, con música y verso. Perdidos en la infinidad de estas páginas, podemos sentirnos en perfecta comunión con la intención del poeta. Perdidos en Tu Voz que Ahora Importa descubrimos, al fin, que todo es sabiduría y que todo es, sobre todo, poesía.

Sin embargo, esta cita lo fue por partida doble, ya que si la pandemia impidió que el público conociese de manera oficial Tu Voz que Ahora Importa, este tiempo de recogimiento y asueto ha servido al escritor para dar a luz un nuevo hijo literario, esta vez en forma de novela, que también fue presentada y que lleva por título Memoria de una Obsesión. Una historia envolvente, apasionada y apasionante, que, según cuentan aquellos que ya han tenido el privilegio de leerla, atrapa al lector desde la primera página. Infidelidades, palpitaciones de corazón, turbios secretos del pasado, odios cerriles e incluso algunas muertes violentas (que sorprenden al lector en los recodos más inesperados) salpican esta narración con la que Pedro Antonio Martínez Robles regresa al mundo de la novela. Fueron también los integrantes del grupo de teatro El Molinico los encargados de poner en escena algunos de los pasajes de la novela, consiguiendo así captar la atención del público y asegurando una buena cartera de potenciales lectores para una obra que, a buen seguro hará las delicias del lector exigente, dispuesto a vivir una experiencia inolvidable. Un hilo argumental apasionante, una atmósfera propicia para el sueño de la ilusión y unos personajes complejos, de una psicología apabullante. Todos ellos constituyen los puntos maestros que, unidos por una serie de finas líneas invisibles, trazan el universo narrativo de San Valentín, una pequeña localidad murciana en la que todo el mundo vive salpicado por los rumores, la más cruda hipocresía y la férrea vigilancia del vecino, que asfixian la vida de los espíritus más libres.

La velada en la que se presentó Tu Voz que Ahora Importa y Memoria de una Obsesión contó además con la intervención de Teresa García, Alcaldesa de Calasparra, que se encargó de destacar la encomiable labor de Pedro Antonio Martínez Robles como poeta y novelista, una trayectoria impecable y digna de admirar que augura seguir sorprendiendo y deleitando a sus lectores con las historias surgidas de su inventiva y los versos nacidos en lo más profundo de su alma de poeta. Por el atril principal pasó también Emilio Tomás García, representante de la editorial Murcia Libro, encargada de editar y distribuir grandes tesoros literarios escritos por plumas murcianas. García destacó la perseverancia y el esfuerzo constante de un poeta, novelista, de un escritor trascendental y crucial, polivalente y mimético, capaz de convertir en literatura (en muy buena literatura) cualquier bosquejo de vívida experiencia vital. Como colofón al acto, y antes de que el propio autor tomase la palabra para agradecer a lectores y amigos tanto la presencia como el apoyo incondicional, se acercó a elogiar su figura José Vélez, Delegado del Gobierno de España en la Región de Murcia, que no tuvo más que palabras de admiración al autor y a su trayectoria, agradecimiento por una carrera plagada de éxitos en la que el autor no se ha cansado de llevar el nombre de Calasparra allá donde ha ido, y deseos de buena fortuna y éxitos incontables para todo lo que, sin duda, aún le queda por ofrecer al panorama literario.

Y, mientras esperaba en la cola para que mi buen amigo Pedro Antonio firmase poemario y novela, al ver a tantos amigos y vecinos que se arremolinaban en torno al autor para hacerlo partícipe de su alegría por un regreso tan esperado, no pude evitar preguntarme por cuál será el secreto para ser capaz de crear tanta y tan buena literatura. Abrí Tu Voz que Ahora Importa por una página al azar y no tardé en perderme en la profundidad de sus versos. Y ahí fue cuando me di cuenta de que escritores con esa capacidad, con esa genialidad, no surgen todos los días. Porque la de Pedro Antonio Martínez Robles es una de esas voces que siempre importarán.