PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

¿Quién de los nacidos hace medio siglo, o más, no ha pronunciado el nombre de “Mocedades”, no ha vibrado con su música, no ha disfrutado con sus canciones, programas televisivos o conciertos en directo, o no se ha estremecido con la potente, brillante y magnífica voz de Amaya Uranga, su cantante solista?.


Hablar de “Mocedades” es traer a la memoria el prototipo, especialmente, de la música folk, pero, también, de la canción romántica interpretada con unos juegos de voces verdaderamente irrepetibles.

Múltiples componentes
“Mocedades”, un inolvidable grupo musical español, de origen bilbaíno, creado en el año 1967. En sus inicios, su composición la integraban únicamente las hermanas Izaskun, Estíbaliz y Amaya Uranga Amézaga, un trío femenino, con la denominación artística de “Las Hermanas Uranga”, al que, de forma progresiva, se fueron sumando otros hermanos, pero también amigos que, asistiendo a los ensayos, se fueron animando, experiencia que dio lugar a un nuevo grupo, bastante más amplio, al que bautizaron con el nombre de “Voces y Guitarras”. Iniciaron su andadura protagonizando modestas actuaciones en locales poco pretenciosos de diversos municipios de su provincia de origen, pero, como consecuencia de ello y con la ilusión de triunfar y otorgarle contenido a su proyecto, acuerdan remitir una maqueta con varios temas musicales a diferentes productores de Madrid. La suerte les sonrió porque, esas maquetas, cayeron en manos de personas muy adentradas en el mundillo musical, pero ellos, por añadidura, gozaron del privilegio de que les localizara el inolvidable santanderino Juan Carlos Calderón (1938-2012) para convertirse en su productor durante toda la época dorada de la formación que, con el nombre de “Mocedades”, nos regaló preciosas, bonitas e imperecederas canciones salidas, en su mayoría, de la propia “factoría” del mencionado compositor, productor y arreglista cántabro, quien tuteló al grupo durante casi una docena de años.
Comenzó con ocho componentes “Mocedades” y registró numerosos cambios en su formación, siendo bastantes los miembros que pertenecieron a ella y, desde luego, todos muy bien seleccionados y plenamente identificados con el mundo del folk, los juegos de voces y la calidad interpretativa en la que siempre se mostraron con alto nivel de autoexigencia. Así, pues, sus dos primeros álbumes contaron con el concurso de sus ocho integrantes iniciales u originales, con cuatro hermanos Uranga: Izaskun, Estíbaliz, Amaya y Roberto, así como dos hermanos Blanco: Sergio y Rafael, a quienes se sumaban Francisco Panera y José Ipiña, dos componentes, estos últimos, que abandonaban coincidiendo con el final de 1970, circunstancia que daba entrada a Javier Garay.

Sergio y Estíbaliz
Corría 1973 cuando salen de la formación, para emprender otros proyectos, Estíbaliz Uranga y los dos hermanos Blanco, situación ante la que cabe recordar que Sergio Blanco y Estíbaliz Uranga formaron el dúo popularmente conocido como Sergio y Estíbaliz, convirtiéndose en pareja artística para serlo, igualmente, en la vida real, ya que contrajeron matrimonio y crearon una feliz convivencia hasta el fallecimiento del esposo, Sergio Blanco Rivas, óbito que tuvo lugar el día 15 de Febrero de 2015 y que recogimos en estas mismas páginas culturales del semanario “El Noroeste”.
A consecuencia de esa merma del grupo, volvió, nuevamente, José Ipiña, sumándose, además, el guitarrista, teclista y cantante Carlos Zubiaga Uribarri, quien procedía de “Los Mitos”, otro famoso grupo bilbaíno de la época que brilló, esencialmente, con la canción titulada “Es muy fácil”. Quedó así, entonces, la que fue llamada, durante mucho tiempo, formación de “los seis históricos”: Izaskun, Amaya, Roberto, Carlos, Javier y José, logrando los éxitos más relevantes del grupo. No entramos en más metamorfosis de “Mocedades” para abordar otros aspectos importantes de su trayectoria. Sí diremos que, luego, sin desaparecer “Mocedades” y con una composición muy distinta, surgió “El Consorcio”, un quinteto que aglutinó a Sergio y Estíbaliz, quienes abandonaron el dúo con el que popularizaron “Tú volverás”, la canción con la que representaron a España en el Festival de Eurovisión”, en 1975, y con la que obtuvieron un muy digno décimo puesto clasificatorio. Pero también estaban Amaya e Iñaki Uranga y Carlos Zubiaga. Antes de eso, en 1984, Amaya había abandonado “Mocedades” para emprender carrera en solitario que acabó con su incorporación a “El Consorcio”.

Peculiar estilo
No hace falta señalar que “Mocedades” practicó un estilo muy particular que le sirvió para hacer importantes, en España y América Latina, los espirituales negros, numerosos temas que les compuso Juan Carlos Calderón, sin olvidarse de incorporar a su repertorio canciones vascas populares que, habitualmente, interpretaban en euskera. Los grupos correligionarios de la época, en estilo y línea musical, eran “Nuevo Mester de Juglaría”, los de “Que sí que, que no que”; “Jarcha” (“Libertad sin ira” o “Andaluces de Jaén”); “La Compañía” (“El soldadito”); “Voces Amigas” (“Canta con nosotros”); “Agua Viva” (“Poetas Andaluces”); “Nuestro Pequeño Mundo” (“Me casó mi madre” o “Sinner Man”) y un amplio etcétera de formaciones de esta naturaleza que triunfaron en un marco social muy propicio para ellos.

“Eres tú” y Eurovisión
“Mocedades” nos defendió en Eurovisión, en 1973, con “Eres tú”, de Calderón, consiguiendo un segundo puesto que debió ser el primero, no por sentimiento patriótico, que también, sino porque fue la mejor interpretación, la canción más valiosa y uno de los temas que más calidad y brillante interpretación pusieron sobre el escenario eurovisivo de todos los tiempos. Pero este grupo de ricas voces nos brindó, además, composiciones eternas como “El vendedor”, un tema que no triunfó como otros, pero que, para los más entendidos, es una de las canciones con más contenido, sensibilidad social y mensaje, de las que se han escrito para esta formación, “Desde que tú te has ido”, “Tómame o déjame”, “La otra España”, “¿Dónde estás corazón?” o “Maitechu mía”, cuya interpretación junto a Plácido Domingo es un placer para los sentidos. Un grupo que ha hecho historia en la música española y que siempre será respetado por su calidad a todos los niveles. Buenos días.