DAVID LÓPEZ MARTÍNEZ

En Netflix es fácil perderse, aburrirse buscando nuevo material que ver, desesperarse y salirse sin ver nada. Principalmente, aburrirse. Dejas así entonces pasar las horas sin nuevas aventuras, o, si eres un buen y exigente explorador, probablemente te busques la vida de otra manera para llegar a esas propuestas cinematográficas deseadas. Mi aventura de esta semana no fue sacando cepillo y paletín, todo lo contrario, se me vino encima, de sopetón, y yo decidí probar sin tenerlas todas conmigo….

Lost in Space (Perdidos en el espacio) es una serie de ciencia ficción, drama y suspense basada en la serie original creada por Irwin Allen en 1965, Perdidos en el espacio. La serie ha sido creada y escrita por Matt Sazama y Burk Sharpless y como showrunner tiene a Zack Estrin (autor y productor). Sus dos temporadas, serán tres en el futuro, pueden encontrarla en Netflix (seguimos sin salir de esta plataforma) para su disfrute y entretenimiento puro y duro. La serie cuenta como treinta años en el futuro, la familia Robinson ha sido elegida para comenzar una nueva vida en una colonia espacial. En el camino hacia lo que ellos creen que será un mundo mejor, su nave sufre una brusca desviación que los lleva a un entorno peligroso. Y desde ese lugar desconocido y desde ese primer instante, la serie te proporciona tal divertimento y entretenimiento, que no podrás parar ni para orinar.

He de decir que me gusta mucho la Ciencia Ficción en un campo bastante amplio, pero no soy de productos como Star Wars, Star Trek…, que podrían asemejarse bastante a la recomendación de esta semana. Pero no, para mí no van los tiros por ahí en absoluto. Aquí, este producto, recomendado y hecho para jóvenes y adultos, se diferencia bastante a los mencionados, y en él se nos regala historias, porque son muchas, llenas de corazón, odio, rabia, amor, incertidumbres, y como digo, muchísimas aventuras. Con una producción asombrosa y unos relatos y personajes que enganchan mucho, te verás envuelto rápidamente en un mundo lejano a este en el que residimos, debatiendo y luchando por una vida mejor. Nada nuevo, cierto, pero diferente para un servidor. Lo podrán comprobar si acceden a ella.

El derroche de esta producción es elocuente, hasta estas dos temporadas, no se ha escatimado en absolutamente nada. Escenarios, naves, personajes de carne y hueso, robots inteligentes, efectos especiales… Un menú sin fin para una propuesta altamente recomendable. Dos temporadas llenas de nuevos mundos para nosotros, de muchas preguntas, de pensamientos, tensión, alegrías, mosqueos e incertidumbres. Lost In Space es arqueología espacial, con matemáticas, física y peripecias segundo tras segundo. No es algo con lo que no se pueda dejar de dormir, pero sí es una serie para aprender, deleitarse y continuar llenándose de buenas y amenas historias, que es finalmente una baza bien importante dentro del séptimo arte.

Ya saben, no duden en montarse en La Resolutte y cojan camino hacia ‘Alfa Centauri’, el principal destino desde el capítulo uno.