DAVID LÓPEZ MARTÍNEZ

Parece que finalmente me he decidido a buscar en otras plataformas e intentar dejar descansar un poquito a 1984 de George Orwell, perdón, perdón, a Netflix de Reed Hastings (fundador) y Marc Randolph (cofundador). ¡Madre mía qué cabeza! Pues eso, me he dado una vuelta por otras plataformas que también tienen contenido en streaming de bastante calidad y he caído en el estreno de La Unidaden Movistar +. Una miniserie de seis capítulos por el momento, que ya pueden disfrutar aquellos que estén pagando su cuota con estos. Hay otros lugares para intentar dar con ella, ya saben, pero igual les cuesta un poquito más verla…

La serie es de producción propia, de Movistar +, y por lo que leo mientras os escribo estas líneas, resulta que ha sido el mejor estreno en toda la historia de la plataforma, posibilitando, que se trabaje en una segunda temporada (de imaginar tras ver su final). Al parecer, en la semana de su estreno, un gran porcentaje de quienes vieron su comienzo, se lanzaron a la aventura y se la terminaron en un ‘plis plas’. La verdad, y este es el motivo por el que yo estoy aquí, para recomendaros cosas que os puedan gustar, también cabe la posibilidad de que no, La Unidad engancha lo necesario para querer vértela de un tirón, o al menos, estar un par de días pensando en ella mientras la acabas. Y si un producto, serie en este caso, te consigue tener ahí sentado pendiente, o sin que la sueltes de tu cabeza, pues ya es un muy buen punto a su favor.

Este éxito tan en boca de todos, creo yo, es un thriller policíaco basado en el trabajo de una unidad de élite de la Policía Nacional especializada en terrorismo yihadista. La detención en España del líder terrorista más buscado del mundo, sin esperarlo, convierte al país en el principal objetivo terrorista por parte de sus seguidores. Seguidores que harán lo imposible por llegar hasta su meta final, que no es otra, que atentar, que quitarle la vidas a miles y miles de inocentes por la absurda (y peligrosísima) Ley de las creencias religiosas.

La Unidad tiene sus pequeñas dosis de acción, que en realidad, no pasan de detenciones policiales en grupo, tiene subtramas de personajes con más problemas que el que se nos cuenta en primera línea, como amores y desamores, pero esto no podía faltar, claro. Y también, momentos en los que dejar en vergüenza a tus superiores, o ninferiores, chantajes, enfermedades…. Una serie de puntos, vitales para poder armar un producto con el que disparar justo al blanco, y cazar, cazarnos, sin apenas darnos cuenta de ello. Recomendable, porque entretiene, no es infumable como muchas otras producciones de aquí o de fuera, y por ver caras delante y detrás de las cámaras, no muy familiarizado con ellas.