Flo Battah

Es casi mediodía en Cehegín. Llego a la cafetería La Taza y ya está esperándome Sergio Rodríguez con un quinto de cerveza en la mano. LeSergio, con el resto de la plantilla pido disculpas por la espera.

Sergio es un muchacho joven, de unos 22 años y natural de Cehegín. Me saluda y en seguida comienza a hablarme de fútbol, del Real Madrid y del Barcelona. Se nota que es un gran apasionado del deporte rey. Además, me destaca el buen papel que está haciendo la Real Sociedad esta temporada.

Pero rápidamente dejamos de lado la primera división y nos centramos en el objetivo que hoy nos une: Sergio es el único jugador de la liga regional de fútbol sala adaptado para discapacitados físicos que ha nacido en el noroeste murciano. Evidentemente, Sergio es discapacitado físico y se desplaza en silla de ruedas.

Hasta el momento, desconocía por completo que existiera este tipo de ligas en la región. Así que las preguntas me abordan inmediatamente.

Me cuenta que todo comenzó hará más de dos años, cuando en el pabellón de Cehegín se realizaron unas jornadas de deporte adaptado. Allí descubrió que a pesar de tener que ir en silla de ruedas, podría practicar una actividad muy parecida a su deporte favorito: el fútbol. Sergio observó un partido de fútbol sala adaptado y se enamoró perdidamente. Desde ese momento decidió que quería ser jugador y al final lo consiguió. Se puso en contacto con un club llamado El Aljibe y comenzó a formar parte del mismo unas semanas más tarde. Sergio cuenta emocionado que desde ese momento, cumplió su sueño.

Indagando un poco por internet descubro que existe, a nivel nacional, una liga de futbol sala adaptado pero es para discapacitados intelectuales y Sergio me lo confirma: “En España existe una liga de fútbol sala adaptado pero es para discapacitados intelectuales, no físicos. Ellos tienen movilidad en piernas y brazos y las reglas son muy similares a las del fútbol sala. Además, en esa liga participan muchos equipos”.

Sin embargo, en Murcia se creó hace años la primera liga nacional de fútbol sala adaptado para discapacitados físicos, convirtiéndose así Murcia en la región pionera. En esta liga, se permite jugar a toda aquella persona que tenga alguna discapacidad física, ya vaya en silla de ruedas, con andador, andando (con movilidad reducida) e incluso a gatas. El reglamento tiene algunas variaciones respecto al reglamento oficial del fútbol sala ya que por ejemplo, está permitido coger el balón con las manos durante cinco segundos, aunque en general, las reglas básicas son muy similares a las del fútbol sala.

Esta competición comenzó como una quedada entre amigos pero cada vez fue cogiendo más forma y competitividad hasta llegar a su situación actual: un torneo dividido en dos fases, una primera con formato de liga, que es la fase regular; y una segunda con formato de eliminatorias, que son los denominados play offs. Actualmente son 4 los clubes que participan: El Aljibe, Atlético de Estudiantes, Atraspace y Racing de Afés.

Esta temporada, solo se ha disputado la fase regular de momento, quedando El Aljibe primero y consolidándose así como el favorito para ganar el título en los playoffs, que se disputarán a partir de octubre.

Entre los jugadores de este club, destaca el joven muchacho que se encuentra hoy frente a mí y que ha contribuido a conseguir la meritoria primera posición de su equipo durante la fase regular. “Mi posición en el equipo vendría a ser la misma que tiene Khedira en el Real Madrid. Robar balones en el centro del campo” dice Sergio. Aunque eso no quita para que haya conseguido marcar varios goles esta temporada.

Entre sus anécdotas, cuenta que el año pasado disputó varios partidos con el club Atlético de Estudiantes. Le faltaban jugadores al club y pidieron su cesión. Fue el capitán del equipo durante esos partidos. Hoy sin embargo, defiende de nuevo los colores de su amado club, el Aljibe.

Y en seguida me cuenta otra anécdota: de dónde proviene el nombre de su club. Resulta que un aljibe es un pozo de agua, y como murcianos que son, los creadores de El Aljibe quisieron que su club fuera una sección de El Pozo de fútbol sala y que tuviera ese mismo nombre pero no lo consiguieron, así que decidieron bautizar al equipo como El Aljibe, por tener el mismo significado que El Pozo.

Dejando aparte las anécdotas, además de la liga, también disputan varios partidos amistosos a lo largo del año, como son el torneo de Navidad frente a los Halcones del Noroeste, y el torneo Ciudad de Albacete, frente al Albacete (ambos son clubes de fútbol sala adaptado para discapacitados intelectuales). En estos partidos se modifica mucho el reglamento para igualar a los equipos. Sergio sonríe al recordar estos enfrentamientos ya que ocurren muchas situaciones graciosas: “una vez jugando contra el Albacete, un jugador contrario me cogió la silla de ruedas para quitarme el balón y luego se enfadó porque no pudo y le dio una patada a la silla” apunta el ceheginero.

Sergio sonríe al recordar toda la historia y dice que ya no podría vivir sin jugar al fútbol sala adaptado. Eso sí, me recuerda que nombre la página web de su club, www.elaljibemurcia.es para que todo aquel discapacitado físico que quiera jugar pueda informarse y unirse al equipo.