JOSÉ LUIS ÁLVAREZ-CASTELLANOS/Coordinador Regional de IU-Verdes Región de Murcia

Se han presentado los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para 2022 en la Asamblea Regional para su tramitación y posterior aprobación prevista para el 18 de enero próximo, y no traen buenas noticias para la comarca del Noroeste en materia de gasto sanitario.

Las inversiones, que se esperan desde hace tiempo para ampliar el Hospital Comarcal con la construcción de la UCI, una nueva zona para Hospital de Día y la reforma de las consultas externas, vuelven al punto de partida después de más de cuatro años de promesas incumplidas que parecían haber llegado a su fin cuando el Consejo de Gobierno aprobó, por fin, el inicio del procedimiento de contratación de las obras el pasado 16 de abril, con un presupuesto de 3.599.6069 euros.

Ahora resulta que los Presupuestos del SMS para el año próximo prevén solo una inversión de 200.000 euros en dichas obras de un presupuesto total de 3 millones; calco y repetición de los presupuestado para 2021 y de años anteriores en los que no se ejecutó ni un céntimo. Es decir, de lo aprobado por el Consejo de Gobierno nada se refleja en el documento presupuestario. Alguien debería dar, al menos, alguna explicación al respecto.

Algo parecido ocurre con las obras del nuevo Centro de Salud para Caravaca, presupuestado por quinto año consecutivo con cantidades similares y esta vez incrementada hasta los 5,7 millones con un gasto previsto para 2022 de 1,5 millones de euros y que, sin embargo, tienen la misma pinta de ejecutarse que los años anteriores, es decir, ninguna.

Otro tanto pasa con la reforma de la Central Térmica del Hospital del Noroeste que repite presupuesto por tercera vez, aquí sin variación, 600.000 euros de gasto total y solo 50.000 para el año venidero. Si ponemos la fe en el refranero popular, es posible que “a la tercera vaya la vencida”.

Pero la cuestión más acuciante, tiene que ver con la previsión de nuevas plazas de facultativos en el Área IV de Salud, cuestión que ha motivado las protestas del personal médico del Hospital Comarcal durante varias semanas y que continuarán, con toda certeza, tras el periodo navideño a tenor de lo recogido en el Proyecto de Ley de Presupuestos de la CARM para 2022.

Aunque se recoge lo aprobado con los sindicatos en la Mesa General de la Función Pública del 29 de noviembre en cuanto a la consideración de plazas de difícil cobertura y a las medidas para incentivar el desempeño de dichas plazas, el Sindicato Médico las considera insuficientes, a tenor de los ocurrido en otras CCAA con la misma problemática. Otras medidas, como por ejemplo las de carácter económico, se posponen a futuro con numerosos condicionantes, el más determinante quizás sea que no se recogen partidas presupuestarias con dicha finalidad, no pasando de una mera declaración de intenciones lo expresado en el artículo 45.ter del proyecto de ley.

Por otra, las posibilidades de nuevas contrataciones de facultativos que acaben recalando en Áreas de Salud periféricas, como es la del Noroeste, parecen escasas dadas las previsiones de medios personales del SMS recogida en los Presupuestos: 31 facultativos para el conjunto de las nueve Gerencias Únicas de Área.  No obstante, habrá que confiar en que las medidas de incentivación previstas puedan dar mayor resultado que el alcanzado en otros lugares.

En definitiva, el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la CARM en materia de Salud, traen escasas expectativas de cambio para la comarca del Noroeste en relación a los problemas endémicos que padece. Un “dejá vu”.