ANTONIO ESPÍN/DIPUTADO SOCIALISTA EN LA ASAMBLEA REGIONAL

En estos días prenavideños han llegado a la Asamblea los presupuestos regionales para 2022 y, para variar, López Miras sigue tratando a las comarcas del Noroeste y el Río Mula como las hermanas pobres de la Región.

El que debiera ser el año de la recuperación justa y el fortalecimiento de nuestros servicios públicos, seguirá siendo, con estas cuentas, el año de la desidia y la desigualdad, como los 26 anteriores.

A las congelaciones y recortes en educación, sanidad y servicios sociales, hay que sumarle la práctica ausencia de inversiones en nuestros municipios, absolutamente olvidados desde hace décadas.

Para el PP de López Miras seguimos siendo ciudadanos y ciudadanas de segunda. Pagamos rigurosamente nuestros impuestos, pero no revierten en nosotros de forma justa. Y esto cercena toda posibilidad de progreso económico de nuestras comarcas, ávidas de una apuesta de Región por revitalizar nuestro tejido empresarial y turístico. Como es lógico, esta inexistente vertebración racional de nuestro territorio está acelerando la despoblación del Noroeste, la comarca murciana que, por excelencia, más lo sufre.

Estos presupuestos, además, acrecentarán la descomunal deuda pública de la Región, cercana ya a los 11.000 millones de euros; no afrontan los retos de la transformación ecológica, digital y feminista; no atajan la enorme desigualdad y la precariedad laboral que sufrimos; no contemplan la recuperación del Mar Menor; no apuestan por nuestro turismo de interior, y siguen maltratando a nuestros ayuntamientos, a los que tienen absolutamente infrafinanciados.

Sin embargo, mientras López Miras sigue castigándonos de forma cruel, el Gobierno de Pedro Sánchez ejecuta la mayor inversión de la historia en nuestra Región.

Hasta la fecha, y desde el inicio de la pandemia, llevamos recibidos del Gobierno de España casi 1.000 millones de euros extra, a los que hay que añadir los más de 800 que llegarán a nuestra Región en 2022. Una inversión sin precedentes que López Miras ha utilizado para todo, menos para lo realmente importante. Las pruebas le delatan.

A todo esto hay que sumar que los Presupuestos del Estado para 2022 recogen más de 723 millones de euros para inversiones en la Región de Murcia, casi el triple de lo que invierte el propio Gobierno regional, siendo Murcia la comunidad en la que el Estado más invierte por habitante. Para ser más exactos, 479 euros por murciano o murciana mientras que la media nacional se sitúa en 274 euros. Nunca un Gobierno de España ha apostado tanto por esta Región, pese a la tremenda deslealtad del Ejecutivo de López Miras, que tergiversa continuamente los datos y manipula la información con un claro fin partidista, buscando siempre la confrontación y la polarización política.

El Gobierno de España tiene una hoja de ruta clara que sigue materializando semana tras semana y que está teniendo un enorme impacto en la ciudadanía murciana. Así, ha actualizado las pensiones, revalorizándolas entre un 2,5% y un 3% para el próximo año; ha subido el salario mínimo interprofesional, como nunca antes se había hecho; ha conseguido la mayor cifra de la serie histórica en personas afiliadas a la Seguridad Social, llegando a niveles de paro inferiores a los años previos de la crisis económica; ha aprobado una Ley de Vivienda que garantizará este derecho básico a toda la población; ha realizado una inversión sin precedentes en los pilares de nuestro Estado de Bienestar (educación, sanidad y prestaciones sociales); ha blindado, por ley, el Ingreso Mínimo Vital. Y así, decenas de medidas que están haciendo de España un país más justo, competitivo económicamente y moderno.

Sin ir más lejos, este compromiso con nuestra Región y nuestras comarcas, que es una apuesta de nuestro secretario general, Pepe Vélez, está teniendo un impacto directo en nuestros municipios.

Valgan como ejemplo los casi 700.000 euros destinados a la restauración de la fachada del Castillo, los incentivos fiscales para el Año Santo de Caravaca de la Cruz, la distribución de más de 126 millones de euros en la implementación de programas vitivinícolas y ayudas al sector del vino o el aumento sin precedentes de plazas públicas de Educación Infantil 0-3 años.

Y es que, a pesar de la deslealtad de López Miras, el Gobierno de España y el secretario general del PSRM, Pepe Vélez, son los mejores aliados para que la Región y nuestras comarcas sigan delante. Y así seguirá siendo, por mucho que le pese a quienes han dejado Murcia hecha un solar a lo largo de estas tres últimas décadas.