Jesús Amo Pérez

Rasgo de atractivo para unos, realidad de envejecimiento para la mayoría, las canas siempre han estado dentro de las conversaciones sobre estética. Desde hace años la comunidad científica ha buscado dar una explicación al fenómeno de aparición de las canas, querían dar respuesta al por qué el pelo de algunos individuos va perdiendo su color característico y empieza a tornarse a blanco.

Jesús Amo Pérez

Rasgo de atractivo para unos, realidad de envejecimiento para la mayoría, las canas siempre han estado dentro de las conversaciones sobre estética. Desde hace años la comunidad científica ha buscado dar una explicación al fenómeno de aparición de las canas, querían dar respuesta al por qué el pelo de algunos individuos va perdiendo su color característico y empieza a tornarse a blanco.
La comunidad científica sabía que los melanocitos, con la correspondiente producción de distintos tipos de melanina, eran las células encargadas de darle color al pelo. Estas células se encuentran en los folículos pilosos, es decir, el lugar donde se forma el cabello. Un estudio realizado por la University College of London ha encontrado un gen implicado en este proceso, al mismo tiempo que han encontrado una mutación del mismo que afecta al correcto funcionamiento del proceso de producción de estas melaninas, este gen es el IRF4.
Años antes IRF4 ya se había relacionado con procesos como la producción y almacenamiento de melaninas, sin embargo, este estudio se había realizado en sujetos en su mayoría europeos por lo que cuando se realizaban comparaciones no se encontraban grandes diferencias entre unos individuos y otros y la comunidad científica no pudo sacar grandes conclusiones en torno al motivo de la aparición de canas.
En el estudio realizado más recientemente, la participación de voluntarios procedentes de diferentes áreas geográficas ha permitido visualizar diferencias no encontradas hasta el momento y que arrojan información clave referida al proceso de producción de la melanina responsable de pigmentar nuestro cabello.
Al parecer una mutación en IRF4 lleva consigo una menor producción de una enzima, la tirosinasa que es imprescindible en la producción de pigmentos de melanina y es por esto que los portadores de esta mutación tienen una mayor predisposición a la aparición de canas. También se pudo comprobar que la incidencia de esta mutación es mayor entre la población europea.
Además los investigadores también llegaron a la conclusión de que no solamente es la presencia y expresión de esta variable mutante la responsable de la aparición de las canas sino que factores como el estrés o un evento traumático también puede llevar a su presencia.
Para finalizar, debemos tener en cuenta que el conocimiento de este gen, sus diferentes variantes y su regulación, son herramientas importantes para el desarrollo de futuras terapias que puedan prevenir o revertir las canas.