JUAN DAMIÁN GUIRADO/PRESIDENTE SALIENTE DEL BANDO DE LOS CABALLOS DEL VINO

El Presidente saliente, Juan Damián Martínez, bastante emocionado, quiso lanzar unas palabras de despedida a los asistentes a la Asamblea tras estos dos años de Mandato:

Estimados Caballistas

Como anticipé en la anterior Asamblea de Delegados, ha llegado la hora del relevo en el cargo de Presidente del Bando de los Caballos del Vino.

Siendo honesto, en general, han sido dos años excelentes, en los que mi único mérito ha sido saberme rodear de gente a la altura de las circunstancias, de los cuales he aprendido día a día. Sólo se aprende de los que son más sabios.

Me siento orgulloso de haber cerrado lazos de amistad con los que ya eran mis amigos y de poder llamar amigos a algunos que solo eran conocidos cuando empezamos esta aventura.

Ha sido un honor poder estar al frente de algo tan bonito como es el Bando de los Caballos del Vino.

Podemos estar orgullosos que todo lo que sucede en Caravaca de la Cruz es gracias a sus festeras y festeros, no le debemos nada a nadie.

Los Caballos del Vino son únicos, una forma de vivir y entender la fiesta, y para mí ha sido un inmenso honor haber aportado mi granito de arena.

A los que habéis estado a mi lado, muchas gracias, todos sabéis quienes sois. Me gustaría pediros perdón por los errores que hayamos podido cometer en estos dos años de andadura, pero sabed que en toda nuestra actividad NUNCA, repito, NUNCA hubo mala fe.

A vosotros:

Los disidentes con el Bando, los tramoyistas que sin estar habéis actuado con los colaboradores necesarios y que habéis puesto mucho interés y empeño en el descredito, e incluso llegando al insulto cuando no habéis tenido argumentos, lo cual era habitual.

A quienes habéis trabajado entre “bambalinas” para provocar la desconsideración y el desprecio, junto con vuestros colaboradores necesarios, dentro de la Asamblea.

A quienes habéis inculcado a nuestros colaboradores para que nos abandonaran, buscando nuestro fracaso.

A todos esos, les aseguro que nos hemos sentido tan dañados por vosotros como un tsunami al que quisieras detener con un paraguas o apagar el brillo del sol con un soplido.

A vosotros también os doy las gracias, porque, no me habéis provocado ninguna reacción negativa, tal vez tristeza de que podáis albergar sentimientos tan dañinos hacia esta institución y quien lo representa

Pero, aquí NO VALE TODO.

Aquí ya dejo de valer la manida frase de “Esto son los Caballos del Vino” y pretender que bajo el manto de esta institución se ampare los desatinos de algunos.

Sabed que subir cuesta, pero bajar …. ¡ay bajar! Caer se cae en un instante y todo el esfuerzo y trabajo dedicado se va por la borda en un abrir y cerrar de ojos.

Pero volviendo a lo que merece la pena, deciros que ha sido un verdadero honor estar al frente de estainstitución, con nuestras tradiciones, nuestra cultura y nuestra historia, la historia de un pueblo que se rememora cada 2 de mayo.

Nos vamos ¡SI!, pero con la cabeza muy alta y con los bolsillos vacios.

Gracias a todos.

¡VIVAN LOS CABALLOS DEL VINO!