Diego Boluda/Concejal de Cultura y Patrimonio Histórico de Mula

El próximo mes de marzo, concretamente el día 28, concluye la conmemoración del centenario de la muerte de Don Juan Ortega y Rubio, acaecida en 1921 en Madrid.

Calle de Ortega y Rubio

Juan Ortega y Rubio fue una de las personalidades más influyentes en el ámbito de la Historia entre los siglos XIX y XX. Sus obras han sido referentes, marcando a toda una época y  generaciones de estudiantes, tanto de España como de Iberoamérica. Aunque algunos estudiosos sobre su figura afirman que Ortega y Rubio era oriundo de La Puebla de Mula, en base a su partida bautismal, el profesor y catedrático don Pedro Ortega, así como como el cronista oficial de la ciudad de Mula y presidente de la Real Academia de Alfonso X el Sabio, don Juan González, coinciden en afirmar que su nacimiento en La Puebla fue algo circunstancial y casual, dado que su madre se refugió para el alumbramiento en casa de su madre, que en ese momento estaba ubicada en dicha pedanía muleña. Dicho esto, la realidad es que puede confirmarse sin ningún tipo de duda que Ortega y Rubio se afincó en Yéchar desde prácticamente su nacimiento hasta que, ya adolescente, partió hacia Murcia, y de ahí a la capital española, para comenzar su formación en el Instituto de San Isidro de Madrid. La casa donde vivió en Yéchar, y a la que acudía en periodos vacacionales ya en época adulta (no con la regularidad que a él le hubiera gustado, como así manifestó en varias ocasiones), sigue encontrándose en pie a la entrada de esta población, conocida popularmente como “la casa de la balsa”.

Desde que comenzó sus estudios en Madrid, don Juan fue consagrándose como un gran estudiante, buena fe de su sapiencia se manifiesta en todos los títulos adquiridos: licenciatura y doctorado en Filosofía y letras, catedrático en el Instituto de San Sebastián, consagrándose en Valladolid como catedrático de Historia Universal e Historia de España, cargo que ocuparía durante más de veinte años. A lo largo de su vida profesional fue todo un referente entre los estudiantes del momento, llegando a ser sus obras imprescindibles en la formación de los estudiantes que vivieron a caballo entre los siglos XIX y XX. Fue docente de personalidades muy destacadas, entre las que podríamos resaltar a Menéndez Pelayo y a Leopoldo Alas Clarín, entre otros.

Historiador, investigador, escritor, traductor… podemos considerar a nuestro ilustre protagonista como uno de los muleños más influyentes e importantes de nuestra historia reciente: desde 1877 fue académico correspondiente de la Real Academia de la Historia y también fue académico de número de la de Bellas Artes de Valladolid.

La relación que Ortega y Rubio mantuvo siempre con su tierra natal fue estrecha pese a la distancia, cordial y recíprocamente afectuosa. Prueba de ello es que el Ayuntamiento de Mula lo nombró “Hijo Predilecto” de Mula y en 1919, dos años antes de su fallecimiento, su pueblo le honró dedicándole la calle principal de la ciudad en ese momento, conocida popularmente como “calle Boticas”, denominándose desde entonces como calle de “Juan Ortega y Rubio”. En la actualidad, puede encontrarse la placa original con su nombre en la fachada de la conocida “Casa de los Coy”.

Un Instituto de Secundaria y Bachillerato de la ciudad de Mula también lleva su nombre, así como el centro educativo de Infantil y Primaria de La Puebla de Mula. Yéchar designó una de sus principales calles con el nombre de quien fue su vecino.

Es necesario seguir recordando hoy día la importancia de su figura y la influencia y prestigio que tuvo en su época, para que no caiga en el olvido. A veces es difícil luchar contra él y el irremediable paso del tiempo si se deja de recordar. Es importante seguir ensalzando su figura, conociendo no solo al profesional destacado que fue, sino acercándonos a su vida personal y humana. Por ello, desde la concejalía de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Mula estamos actualmente entablando contacto tanto con su familia como con estudiosos de  su biografía  y obra, así como con la Junta Vecinal de Yéchar, para realizar un conjunto de actividades a finales del primer trimestre del 2022, coincidiendo con la fecha donde finaliza el centenario de su muerte, con el objetivo de clausurar tal efeméride promoviendo, difundiendo, profundizando y dando a conocer a niños y adultos la figura de uno de los muleños más importantes que nuestra ciudad ha tenido en su historia reciente.

Don Juan Ortega y Rubio pertenece a lo que Laín Entralgo definió como la “Generación de Sabios”, esa misma generación a la que también pertenecieron, entre otros, don Marcelino Menéndez Pelayo o don Santiago Ramón y Cajal y que fueron el punto de partida de la que luego se conocería como la “Edad de Plata” de la cultura española.