MICAELA FERNÁNDEZ

A pocas horas de que se celebren los principales actos de las Fiestas Patronales de Bullas 2021, la alcaldesa de la localidad, María Dolores Muñoz, nos cuenta cómo se han organizado estos festejos marcados por las restricciones de la pandemia.

¿Cómo ha sido la organización de estas fiestas?

Le diría a los vecinos que este año, quizá, ha sido el más difícil para preparar unas fiestas. Se ha intentado ese punto medio tan difícil. El hecho de sentir que tenemos que volver a la normalidad y nuestras obligaciones y pensar en nuestro bienestar de salud psíquica, de salud mental y luego que hay también muchos sectores productivos que no merecen un castigo continuado con esta situación. Teníamos que empezar a hacer fiestas pero sí es verdad que no todo lo que nos gusta de las fiestas se puede volver a hacer, por lo menos por el momento, y posiblemente estas cosas tienden a coincidir con las actividades más bonitas y en las que participa más gente y eso es justamente lo que no se puede hacer y, para colmo las cosas que se hacen vienen con unos aforos limitados. Ha sido difícil, Me consta que nuestra semana de teatro, que es muy querida en Bullas, sólo el hecho de sacar las entradas ha sido poco menos que estoica y lo ha sido entre otras cosas porque hay que poner una serie de datos, de organizar todo, por grupos, entonces la organización es mucho más difícil, garantizar que la gente cumpla con las medidas y eso lleva un plus pero todo eso lo hacemos con gusto si conseguimos que gente pase unos días buenos, que nos olvidemos, que pensemos que podemos pasarlo bien sin ponernos en riesgo y, con esa intención se ha hecho. Espero que todas las actividades tengan bastante público o el suficiente, porque ojala pudiéramos decir que todo el que quiera asistir. Espero que tenga una buena aceptación porque se han hecho actuaciones y actividades para todos los públicos.

No se parte de cero, acaban de pasar las Fiestas del Vino que han servido de experiencia.

Partimos de las Fiestas del Vino y también de las Fiestas de La Copa que han salido muy bien, han tenido una gran aceptación entre los vecinos, un cumplimiento de las normas genial, puesto que todo el mundo ha entendido cual era la situación y todo el mundo lo ha cumplido a rajatabla. Los vecinos han participado hasta donde se les ha permitido y ha funcionado muy bien. En el caso de las Fiestas del Vino igual, se ha hecho con todas las garantías de seguridad y aforos limitados y también han funcionado bien. Entendemos que las Fiestas Patronales tienen que funcionar bien y tenemos que reservar ese poco que nos quede para que las siguientes sean extraordinarias.

¿Va a haber algún aspecto que modifique los espacios de las fiestas?

En las fiestas ya se ponía una carpa en el parque municipal y otra en la parte joven, el Jaraiz, ampliamos las actividades que se hacen en La Almazara, ampliamos las cosas que se hacen en el Jardín, entre otras cosas porque las actividades que se hacían en la Casa de la Cultura no se hacen. Además hay más actividades para estar sentados, porque incluso en las actividades que no son para estar sentados hay que estarlo. Sí que hay tres escenarios distintos y, aunque son los que ha habido siempre, son distintos porque no ha habido más remedios que hacerlos en un plan mucho más tranquilo y sereno pero pensamos que, a pesar de ello los vecinos van a tener la oportunidad de divertirse.

Un deseo para los vecinos.

Aunque sea un tópico no es ninguna tontería que salir, el hecho de socializarnos, de estar unos con otros, además, de contarnos penas que son en muchas ocasiones muy parecidas nos hace sentir un poco mejor, el alivio es importante y después de una pandemia y también con la rutina del día a día nos hace falta eso. Posiblemente no seamos capaces de verlo pero si pensamos el cuando menos salgo menos ganas tengo y cuanto más salgo más quiero, pues ha llegado el momento de que le pidamos al cuerpo salir un poco más, sobre todo porque después viene el invierno y que lo hagamos con la responsabilidad que lo hemos hecho de aquí atrás.