MICAELA FERNÁNDEZ

María Dolores Muñoz ha estado al frente de dos importantes instituciones durante la crisis sanitaria actual. Por un lado como alcaldesa de Bullas y por otro como presidenta de la Federación de Municipios de la Región de Murcia (FMRM), cargo que asumía hace tan sólo unos meses.

Entre videollamada y videoconferencia el pasado lunes conseguimos robarle unos minutos para detallar a los lectores de El Noroeste cómo está viviendo el municipio de Bullas la situación actual y cuáles son las principales inquietudes que los municipios murcianos trasladan a la Federación.

¿Cómo está viviendo la situación actual desde su puesto al frente del Ayuntamiento de Bullas?

Al principio con preocupación por el desconocimiento e incertidumbre ante lo que estaba sucediendo y después con sobreinformación a través de muchos frentes. Desde el primer momento intentamos llevar un esquema, una coordinación con el equipo de Gobierno, Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil y Servicios Sociales viendo las necesidades más imperiosas. Empezamos a ver algo de luz y bajo el orden de que las normas que nos decían había que cumplirlas porque era la mejor garantía. Hemos llegado a tener 14 casos de afectados en Bullas, ahora mismo sin ningún caso, pero con la incertidumbre de que puedan resurgir nuevos afectados. Ahora empezamos de nuevo a ver vida, pero incidiendo en que se tenga muy en cuenta la precaución para evitar problemas futuros.

¿Cuáles son las medidas extraordinarias más destacadas que se han tomado desde el Ayuntamiento tanto en política social como económica?

Desde el primer momento, a través de Servicios Sociales, garantizar la alimentación a las familiares con menores para poder cubrir sus necesidades esenciales, también a familias con necesidad perentoria, material escolar, acceso a Internet, ayudas urgentes a necesidades especiales, agua, luz, alimentos… Respecto a los autónomos y comercios, el aplazamiento de la tasa de basura para aquellos que mas lo necesitaban, aplazamiento del sello del coche, suprimir la tasa de ocupación de mesas y sillas mientras dure el estado de alarma y también la del mercado de abastos. Contamos con una subvención para comercios y estamos intentando modificar las bases para que pueda ampliarse esta partida y llegar a más empresas de Bullas. Hemos intentado que la gente esté informada, que la información fuera la adecuada, que los vecinos no se sintieran engañados ante tanta sobreinformación, la mayoría de veces mala información.

¿Está contribuyendo favorablemente a la economía local el hecho de que empresas de manufactura alimentaria hayan seguido desarrollando su actividad durante el periodo de crisis?

Es un análisis que no podemos hacer ahora mismo. Estoy muy pendiente de los datos del paro pero habrá que esperar para ver cómo ha evolucionado el empleo. El hecho de que en Bullas hayan estado trabajando de forma intensa hasta ocho empresas del sector alimentario ha protegido el tejido productivo. Tanto los responsables de las empresas como los trabajadores y la administración hemos tenido mucha preocupación e incertidumbre por los riesgos que suponía mantener esta producción pero realmente es extraordinario que se haya mantenido e incluso haya precisado de una mayor demanda de empleados.

El campo es también un recurso importante en el municipio, ¿cómo está siendo la actividad en ese sector?

En algún momento se vio la cosecha peligrar. Faltaba mano de obra pero tanto las medidas delGobierno central para permitir la incorporación de trabajadores en situación de desempleo como el traslado de esta necesidad entre agricultores y vecinos ha contribuido a cubrir esa demanda. Aún así, la agricultura va a tener un bajón tremendo. El resultado no se podrá ver hasta dentro de un mes o dos, pero seguro que nuestros principales cultivos como es la vendimia, la oliva y la almendra se van a ver afectados.

¿Cómo han colaborado los bulleros frente al confinamiento social?

Han colaborado muy bien. Sí ha habido casos. Tenemos casi 12.000 habitantes y con ese porcentaje de gente siempre hay irresponsables. La gente ha sido paciente, pero la responsabilidad ha primado. Ha sido un gran sacrificio y nos hemos mantenido en casa. El que no lo ha hecho, ha sido fácil detectarlo, y ha tirado por tierra el trabajo de aquellos sectores imprescindibles que han tenido que estar fuera.

¿Y durante las primeras fases de la desescalada?

Yo confío en los vecinos. La gente tenía muchas ganas de salir y empezar a funcionar. Está claro que la actividad lleva a la actividad. La gente ha salido con muchas ganas pero se está utilizando el sentido común, aunque haya permisos que se sobrepongan a algunas normas. Veo sentido común. La gente ha salido, ha quedado y se ha intentado mantener el sentido común. Tampoco voy a decir que todo el mundo lo haya hecho, pero sí se han mantenido las distancias y cumplido las normas. Volver atrás, no medir bien los pasos que se toman ahora nos haría volver atrás.

El municipio de Bullas cuenta con importantes parajes para el disfrute de los vecinos, ¿se ha restringido el acceso a espacios como el salto del Usero o la Rafa?

Tenemos 82 kilómetros cuadrados de superficie y suficiente casco urbano para que los vecinos puedan estar por las calles para pasear sin aglomeración. Los que vivimos en pueblos tenemos la suerte de disponer de espacio. De momento algunos espacios seguirán cerrados. Sí se va a abrir en breve la parte deportiva de la Rafa pero la de ocio de momento vamos a intentar que siga cerrada porque sino todo el mundo se agruparía en el mismo sitio.

¿Qué previsión tienen para el final del confinamiento y la reapertura gradual de la actividad en el municipio?

Se están haciendo planes en todas las fases que van sucediéndose. Intentamos coordinarnos con las distintas direcciones generales para estar unidos y que se tomen las decisiones adecuadas. La idiosincrasia de los municipios es mucha, vamos pasando de fase paso a paso. Sobre la economía y el turismo, vamos acorde a lo que nos marca la norma que la actividad productiva siga todos los pasos y se ponga en marcha con todas las garantías que marca la ley.

¿Cómo está siendo la labor de las distintas áreas municipales?

Servicios Sociales ha estado sin descanso desde el minuto uno con reparto de comida junto con Protección Civil y el concejal del área atendiendo, no sólo a gente vulnerable, sino también a mayores haciendo sus compras, yendo a por medicinas a la farmacia o incluso con teleescucha. Ha sido un gran trabajo. En el área de Mantenimiento había que mantener todas las infraestructuras y luego otras cuestiones como la desinfección permanente a diario. Lo que la gente quiere ver es cierta normalidad y así lo hemos intentado desde todas las concejalías. Hemos estado muy pendientes también de Violencia de Género, programación cultural y deportiva. La concejalía de Seguridad, Sanidad, el área de comunicación… Se ha mantenido un trabajo muy activo e incrementado con videoconferencias, ha sido brutal y con mucha coordinación.

El Ayuntamiento ha tenido que suspender festejos y actividad de gran importancia en el municipio, ¿cómo se han vivido las fiestas de San Marcos?

Hemos visto San Marcos a través de las redes sociales y los balcones. Se ha vivido de otra manera. Hubo gente que se vistió, que engalanó sus balcones, todo a través de redes. Con actividades diversas sobre el festejo de forma virtual. Hemos intentado participar de otra manera.

También estaba prevista una importante participación de los vinos de la DO de Bullas con motivo de la celebración de Murcia Capital Gastronómica…

Está aparcado. Desde Turismo hemos mantenido varias reuniones con la Consejería y hemos realizado dos brindis virtuales uno con las tres Denominaciones de Origen y otro este pasado sábado. Es una situación difícil pero esperamos poder seguir alguno de los objetivos que había.

Algunas bodegas han estado ofertando sus vinos a través de canales digitales, ¿cómo ha funcionado esta experiencia?, ¿se abre un nuevo mercado para los bodegueros de Bullas?

Era una posibilidad que han aprovechado las bodegas de la Ruta del Vino de Bullas. Yo creo que se llega a un camino distinto. Creo que debería de mantenerse. Es un momento para agudizar el ingenio y cualquier nueva oportunidad debería mantenerse. Es abrir un nuevo mercado de negocio que no se había consolidado.

¿Cómo está viviendo su cargo al frente de la Federación de Municipios de la Región de Murcia?

De manera muy intensa. La cantidad de circunstancias que se han sobrevenido han sido muy intensas. Las casuísticas de cada municipio son distintas. Hemos estado coordinados con ellos y con la Comunidad Autónoma para que las decisiones vengan avaladas y coordinadas entre todos.

Iniciaba su labor al frente de la Federación con importantes propuestas, ¿han quedado a un lado para trabajar en la nueva situación?

Sigue ahí. El gran objetivo es obtener financiación clara y justa para los municipios y esa cuestión sigue encima de la mesa.

¿Cuáles son las principales inquietudes que les están trasladando los municipios de la región?

Son muchísimas. De interpretaciones jurídicas sobre las normas y cuestiones del día a día. En estos momentos nos han llegado cuestiones sobre mercadillos, escuelas infantiles, playas, piscinas… No podemos solucionar todas las cuestiones sin la coordinación con la Comunidad Autónoma y de lo que se mande por las autoridades a nivel nacional. Si hay preocupación por la situación de las arcas municipales de los Ayuntamientos que ya estaban mermadas y no podemos dejar que sufran todavía más.

¿Cómo está siendo el trabajo junto al Gobierno Regional?

Estamos en ello, estamos trabajando.

Hace unos días mostraban su malestar por no haber sido informados sobre la modificación de la Ley de Protección Ambiental, ¿se está aprovechando la situación para tomar decisiones que afectan a todos los municipios?

No voy a entrar en los tópicos que se están haciendo al Gobierno de España con nuestro Gobierno regional. Sólo queremos estar informados y ellos mismos han reconocido que la forma no había sido la más correcta. Me conformo con que la próxima vez nos tengan en cuenta.

¿Alguna vez imaginó una situación similar a la que está sucediéndose?

Para nada, en absoluto. Parece una situación de ciencia ficción. Si lo trasladamos al género del cine son un tipo de películas que me han parecido inverosímiles. La advertencia de que podía pasar estaba y no pensamos que podría llegar a ser real.