ANA VACAS

Por las circunstancias que nos acontecen, las entrevistas han tenido que realizarse vía telemática, y me queda pendiente un tranquilo café con esta virtuosa de la guitarra. Aunque a veces esa cercanía existe desde el primer instante que compartes una conversación, aunque sea de manera virtual. Después de pasar por el Conservatorio y conocer en primera instancia muchos de los instrumentos que anteriormente desconocía, tanto en tesitura como en registro,  y apreciando sin duda el valor de cada uno de ellos, esto aumenta   la posibilidad de  incluir dentro del proyecto la mayor parte de ellos; me encanta la guitarra pero no sé por qué razón la guitarra  me persigue edición tras edición, siempre sorpresivamente. Nunca pensé que había tantos guitarristas clásicos de primera, cerca de mí.

María Bastida

María Bastida

Hace tiempo que conozco a María por las redes, me quedé prendada la primera vez que la escuche. Yo amante de la música como saben los que me conocen, supe distinguir de inmediato el talento de derrochaba esta hermosa criatura. No era su belleza, ni su elegancia al tocar, era una especie de magia en su conjunto; la disposición de sus manos en el instrumento, con sutileza, pero con carácter, y una delicadeza extrema que imprime ese sello personal al sonido que desprende su guitarra, te transporta de inmediato.

Su historia viene a ser genuina como cada una de las personas que suelo presentar. María, criada en una familia con tres hermanos, siempre se sintió querida y respetada en casa, una infancia como ella misma dice “sencilla, fácil y feliz”. Aun su mente cuando retrocede se llena de alegría y su rostro recupera esa sonrisa llena de agradecimiento.

El interés por la música le surge de observar a su madre, quien practicaba guitarra matriculada en el mismo centro que sus hijos. Su madre ejercía de profesora con ella, enseñándole todo aquello que iba aprendiendo. Comenzó los estudios musicales reglados, en su pueblo Bullas, a la edad de siete años, con el profesor de guitarra Teo Ludeña. Posteriormente ingresó en el Conservatorio de Caravaca “Leandro Martínez Romero”, donde recibió clases con el profesor Toni Torrecilla al que tiene un enorme aprecio, concluyendo sus Estudios Profesionales de Música en dicho centro. Ya, irremediablemente había sucumbido a la música como oficio decidiendo realizar los estudios superiores, graduándose en Interpretación por el Conservatorio Superior de Música de Murcia Manuel Massotti Littel, en la especialidad de guitarra clásica, bajo la tutela de Carmen Mª Ros Abellán. (2013 – 2017). Posteriormente realiza un Máster de Artes en Música en el Real Conservatorio de Bruselas junto a la prestigiosa guitarrista Antigoni Goni y los profesores asistentes Maarten Stragier, Pierre Bibault, Yiannis Efstathopoulos y Kostas Tosidis. (2017-2019)

Para María la música es la elección que ha hecho de vida. Es su trabajo y su afición, es su sustento y su forma de expresión, lo es todo. Cuando interpreta una obra intenta crear una línea narrativa o visual a través de imágenes o figurativa, que abarque dos frentes, el recordatorio para que no se le olvide lo aprendido y el lírico en el sentido emocional, proporcionando la transmisión directa en un lenguaje que todos puedan entender. Le gusta cuando comienza un concierto comentar en su inicio para poner en contexto al público que la acompaña, clarifica su idea y la comparte para que todos puedan seguirla.

Durante su formación musical ha ido obteniendo numerosos galardones: Primer Premio de grado elemental del concurso nacional de guitarra Ciutat d´Elx; Primer Premio en el certamen instrumental nacional del Conservatorio Profesional de Música Mariana Baches de Pilar de la Horadada; Mención honorífica en el concurso internacional de Guitarra Clásica de Almería Antonio Torres. En 2014, Mención de Honor del premio Calendura en el XII Festival de guitarra Ciutat d’Elx.

Ha recibido clases magistrales de guitarristas de la talla de Leo Brouwer, Ricardo Gallén, Cecilio Perera, Miguel Trápaga, Iliana Matos, Jorge Orozco, Margarita Escarpa, Marco Smaili, Stephen Robinson, Laura Snowden, Andrea Dieci, entre otros.

Como buena interprete encuentra referentes musicales en diferentes estilos, aunque su especialidad sea la guitarra clásica. Sus preferencias pueden pasar desde Narciso Yepes hasta Aretha Franklim. Este abanico de posibilidades la enriquece, como un buen vino lleno de aromas; adquiere personalidad con cada momento que ha dado lugar a su formación, desde una lectura a primera vista de una partitura, como por contraste su investigación musical.

Todavía se carece de esa concienciación social que existe en otros países de Europa, de considerar el oficio de músico como un referente, en años de estudios, en esfuerzo, en dinero que se invierte. Es difícil vivir como interprete solista exclusivamente de dar conciertos, sin tener una plaza asegurada en algún Conservatorio o centro de enseñanza. Por ello lo más habitual el compaginar ambas vertientes. María compagina sus estudios musicales con la enseñanza de estos como profesora. La docencia le interesa y le gusta mucho; proporcionar la información adquirida durante años y ver como la absorben los alumnos haciendo crecer a otros músicos en potencia.

Su labor como concertista solista y junto a agrupaciones, es actualmente desarrollada por diversos lugares del ámbito nacional, e internacional, habiendo sido a su vez, guitarrista acompañante en el concurso internacional de Instrumentos de Plectro Yasuo Kuwahara, en 2015 en Schweinfurt (Alemania) e invitada a tocar en el Recital de guitarra de alumnos de Antigoni Goni en Muzieakademie Anderlecht (Bélgica), en la academia italiana de Bruselas Italia Per Passione, en London Winefair 2018 (Londres), en el recital de alumnos laureados de Volterra Project 2018 (Italia), o como concertista solista en el XI Ciclo de Jóvenes Solistas de la Región de Murcia 2018, en el VII Festival de guitarra «Ciudad de Caravaca» y en el 85th Aniversario de Julian Bream Bruselas 2019 (Bélgica).

Forma parte de los artistas que se sienten atraídos por cualquier otra disciplina artística considerando que existen conexiones sensoriales entre ellas. Actualmente, reside y cursa los estudios de Postgrado en la especialización musical en Bruselas y estudios de Doctorado en Bellas Artes por la Universidad de Murcia, y en esta investigación doctoral pone de manifiesto la mezcla de sentidos que se produce en la interpolación de la música con otras artes.

Yo sinceramente puedo decir que María es un músico extraordinario, entiende su arte, no sólo del punto de vista técnico, si no holístico, teniendo en cuenta que interpretar música va más allá de tener buena técnica; es una filosofía de vida que requiere cultivarse en otras facetas enriquecedoras para su interpretación que la dotan de su personalidad. Bienvenida María