Rebeca González
@QuecaGonsery
Candidata de Unidad Popular al Congreso

Desde la irrupción del 15M vivimos momentos de cambio en la mentalidad social sobre cómo concebir la política y el propio mundo. Eso ha dado pie a grandes cambios en la organización política y social. Ha cambiado la permisividad que se tenía antes sobre la corrupción, ahora se considera una Cuestión de Estado. Han cambiado las estrategias informativas, las formas de comunicar de los partidos. Puede decirse incluso que estamos acomodándonos en estos años de cambios, porque realmente, tras las fachadas de este año electoral, no está cambiando nada.

Hay un fantasma que recorre el Estado y pasa desapercibido en los partidos, en los presupuestos, en las leyes, los programas electorales, en los telediarios y las portadas, ya que esos lugares son para hablar de «Cuestiones de Estado». Se trata de los 80 feminicidios de este año, de los casi 1400 asesinatos desde 1995, de las miles de mujeres que viven bajo el yugo de la violencia machista sin herramientas para escapar. Se trata también de que la Región de Murcia es una de las que tiene mayor tasa de violencias machistas y más sentencias absolutorias del Estado, éstas rebajando culpa sobre el hecho de rociar a tu esposa con gasolina por ejemplo. No hay espacio para las mujeres en las Cuestiones de Estado, ni de las propuestas políticas, no lo hay en las portadas, no los hay en los cambios que muchos proclaman.

Las violencias machistas se han normalizado en la sociedad y llegan a puntos tan sutiles que están acabando en tasas de muertes cada vez más elevadas como una consecuencia natural de la convivencia entre seres humanos. La explicación es sencilla, el sistema patriarcal se cree con derecho a intimidar a la mujer con sus miradas, sus gestos y sus palabras, a juzgar y a condenar su forma de vestir y vivir. A opinar y valorar a la mujer en función de su físico, a utilizar el cuerpo femenino como herramienta de reclamo publicitario, a culpabilizar a las mujeres víctimas de acoso sexual o de otra índole, a opinar cómo y cuándo una mujer ha de desarrollar la maternidad.

El feminismo es la idea radical de que las mujeres somos personas. Me parece imprescindible la valentía de declararse feminista hoy día, sobre todo la valentía de romper las barreras de esa «normalización del cambio» actual y que, por un día, la cuestión de estado sea la violencia machista en todas sus formas, marchar a Madrid el 7 de Noviembre al grito de que nos queremos vivas y queremos que se pongan todos los medios para construir una sociedad igualitaria.
Las y los feministas vamos a caminar el 7N, me parece imprescindible la valentía de sumarse.