MICAELA FERNÁNDEZ

Los escolares de Mula, incluidas guarderías, centros de Primaria y de Segucundaria de la localidad se dan cita año tras año en Viernes de Dolores para rememorar la gran tamborada de Martes Santo coincidiendo con las 12 del medio día de Viernes de Dolores.

Con sus túnicas negras y sus tambores, los niños esperan que el reloj de la Torre marque las doce campanadas para iniciar su propia tamborada infantil en la plaza del Ayuntamiento.
Un evento que se sigue de forma multitudinaria y en el que participan todos los centros educativos del municipio en el que la cantera tamborista muleña toca el tambor junto a sus compañeros de clase, amigos y profesores.
La plaza del Ayuntamiento se llena de padres, familiares y curiosos que disfrutan del toque de los más pequeños de Mula simulando la Noche de los Tambores.