GLORIA LÓPEZ

Este año iba ser el año que Boutique Jaime celebrase el cincuenta aniversario desde que su fundador abriese la tienda con más glamour de toda la comarca. Corrían los años 70 y en España se respiraban nuevos aires en la moda y Jaime supo darles estilo (estilazo que diría yo) en una tienda como nunca antes se habían visto en aquella Calle Mayor y que nunca hemos visto igual después. Medio siglo en el que sus probadores nos han reflejado cual espejo de Blancanieves primero como hijas, luego como novias y más tarde como madrinas. No hay evento festero, bautizo o  boda que no haya vestido esta boutique. 

Publiserr colabora con la iniciativa

Publiserr colabora con la iniciativa

Hoy me atiende Alberto que lleva al frente de la tienda diez años, desde que su padre Jaime se jubilase. Cerraron al público el mismo día que se decretó el cierre de todos los comercios. No lo pensó dos veces porque entendió al minuto la gravedad de la situación y, como otros, antepuso la salud de todos a las pérdidas materiales. Y las suyas, con solo mirar el almacén, sabía que iban a ser muchas. Toda la temporada se ha quedado colgada en las perchas como una mala imagen de lo que vendría después. Pero Alberto es joven, y dispuesto, y resolutivo. Le bastó el domingo para analizar la situación, el lunes para aburrirse y el martes para comenzar a pensar cómo podría él, con sus medios y sus conocimientos ayudar a una ciudad que lo ha mantenido abierto, con su fidelidad, durante tantos años. De qué forma podría él devolver todo lo recibido.

Pensarlo y hacerlo fue todo en uno. La necesidad de mascarillas era pública y hacerlas algo que estaba a su alcance. Como siempre han hecho todo en esa marca… con clase. Buscó todo lo que necesitaba saber en internet, telas, formas, medidas, como las estaban haciendo en otros lugares y llamó a sus costureras de siempre. Las manos que habían arreglado vestidos de novias ahora pespuntearían mascarillas de enfermera. A las dos primeras se unirían otras después de su anuncio en el facebook. Luisa, Isabel, Luli, Angelines, las dos Marías, Pepe, Juani  y las que se han incorporado después, Fina y M José.

Fue la publicación en las redes lo que detonó la solidaridad de todo un entramado que hoy reparte mascarillas entre quienes la necesitan.

Tejidos Molina también se ha sumado

Tejidos Molina también se ha sumado

¿Cómo se vivió la semana de antes en la tienda?

Fue una semana normal, se hablaba de la situación pero nunca entendimos la gravedad ni nos esperábamos ese cierre de un día para otro…

¿Como se te ocurrió la idea de hacer mascarillas?

Pues viendo en internet y por los comentarios de la gente, la necesidad de material para la gente más expuesta. Dentro de lo que yo podía hacer estaba confeccionar mascarillas, ya lo estaban haciendo en otros lados. Se me ocurrió que podía hacerlas pero de una manera diferente, para alegrar un poco todo este sinsentido y hacerlas como a mi me gusta llamarlas “ de diseño”. Me bajé a Tejidos Molina, que en todo momento ha colaborado para proporcionarme las telas que he necesitado. De algodón, para que se puedan lavar, y de colores diferentes y motivos alegres, cosidas sobre tejido TNT que nos ha donado Publiserr.

¿Al llamar a las costureras cual fue su respuesta?

Desde el primer momento dijeron que si, entendimos que dos eran pocas y fue cuando decidí poner el anuncio en las redes. Enseguida empezó gente a ponerse en contacto conmigo, que sabía coser o tenía máquina. Y ahora hay nueve… aunque no paran de unirse.

¿Cómo repartes las telas y se recogen luego acabadas?

Todo se hace siguiendo las medidas estrictas de seguridad, yo recojo las telas y las dejo en la puerta de las costureras, sin abrir las puertas y la recogida se hace de la misma manera.

¿Cuantas estáis haciendo más o menos?

Pues eso depende del día, de las horas que cada una pueda dedicarle, puesto que son difíciles y necesitan tiempo, de las telas… Pero más o menos al día suelen salir unas 50 y esta semana hemos repartido 500 unidades.

¿Donde las estáis repartiendo?

Desde el primer momento queríamos que fuesen para la gente de Caravaca, así que la preferencia es Caravaca y ya hemos repartido en el Hospital de aquí, salud mental, ambulatorio, Residencia de ancianos y en el Sangui. Procuramos repartir a toda la gente que nos escribe y que sabemos que las necesitan porque están expuestas.

¿Os han escrito de más sitios fuera de Caravaca?

Si… la iniciativa, ya te digo, a raíz de la publicación en redes tuvo una repercusión tremenda, comenzaron a escribirnos de Murcia,  del Reina Sofía y la Arrixaca…por pedir… nos han pedido hasta de Badajoz. Pero como ya te he comentado, queremos que primero esté todo la demanda del pueblo cubierta… si después nos da para más se mandarán fuera.

 

Si ayer Jaime nos vistió de fiesta, hoy su hijo Alberto nos viste en la dificultad. Si ayer nos vimos guapas con sus modelos, hoy sus modelos nos hacen sentirnos seguras. Si ayer abrieron sus puertas para festejar, hoy las cierran para ayudar. Cuando mañana se vuelva abrir, serán sus mascarillas las que cuelguen en los cubos de basura como una mala imagen de lo que pasó.