ADMURM

En su última asamblea celebrada esta semana ADMURM ha analizado la situación de la enseñanza de la música en colegios e institutos comprobando cómo en muchos casos y especialmente en secundaria, las plantillas se han reducido de forma drástica y se han perdido entre un 30% y un 40% las horas de docencia de esta materia.

ADMURM denuncia que la materia de música ha sido la más perjudicada de las últimas reformas educativas. “Se han ido suprimiendo horas de música para aumentar las de las materias instrumentales (matemáticas, lengua e idiomas) sobre las que se realizan evaluaciones externas” denuncia Carmen Duque Suárez, presidenta de la Asociación, que recuerda que se empezó reduciendo drásticamente la carga horaria de las enseñanzas artísticas en Primaria, para continuar suprimiendo la música como materia obligatoria de primero de ESO y finalmente en este curso, con la entrada en vigor de la LOMCE, se ha perdido una hora más de segundo de ESO. Además -añade Carmen Duque- los recortes educativos y los ajustes de las plantillas del profesorado han impedido que la materia se pueda desarrollar como optativa, en cuarto de ESO y Bachillerato.

La presidenta de ADMURM ha recordado que en los últimos años se había hecho un esfuerzo importante por dignificar la música en el conjunto del currículo: “En este momento la Región de Murcia cuenta con un profesorado joven y formado que, además de sus clases, desarrolla un gran trabajo en forma de montajes, espectáculos musicales, conciertos, coros… en el que se invierten muchas horas no lectivas y constituye una de los mejores referentes de la calidad y formación integral que reciben los estudiantes de un centro”.

Pero tal y como denuncia ADMURM, tanto esfuerzo no recibe su compensación en forma de una mayor apuesta por la formación artística en general y la música en particular, que no interesan porque no salen en los informes.

En estos momentos se está debatiendo sobre un posible pacto educativo y tal y como ha sucedido en otras ocasiones aparecen movimientos a favor de ampliar horarios de distintas asignaturas, sin que nadie indique a quién se quitarán esas horas. “No es de recibo –afirma Carmen Duque- que un currículo se construya a golpe de grupos de presión y que quien tenga más contactos o más influencia consiga más horas. Tampoco lo es que en la educación primen los intereses mercantilistas por encima de la formación integral de cualquier persona”.

Recuerdan los docentes de música que resulta significativo que los países nórdicos logren mejores resultados académicos potenciando la formación artística y la musical.

Por todo ello ADMURM anuncia que estarán muy atentos y reaccionarán ante cualquier ataque a su materia y seguirán trabajando para recuperar las horas perdidas en sus asignaturas.