Raúl Orenes/Usuario de Betania

¿Yo?: 37 años.  

Y sí, estoy leyendo un cuento de fábulas, descubriendo quien soy y construyendo un nuevo yo.

Antes no tenía ni idea de lo que era un taller de lectura, imaginaba un corro de gente en un círculo leyendo libros. Pues bien, toda esa idea se me hundió al entrar en Betania y conocer su taller de lectura.

Estar leyendo en voz alta y sentir mi propia voz me ha reforzado mucho la autoestima. Comprender y entender lo que leo e incluso meterme en el propio cuento…

¿Que como es? Pues poniéndome en la voz de un cazador, en la piel de un loro triste, haciendo gruñidos como lo hiciese un león feroz… Entonar como lo harían esos personajes me motiva bastante a seguir leyendo y poder abrirme a otras personas.

También me resulta gratificante ver, notar y sentir como mis propios compañeros que entraron con algo de miedo, pueden comprobar como el taller de lectura les hace sentir valientes. Atreverse a leer en voz alta les da alas y pueden ausentarse por instantes de todo lo malo que puedan sentir. Resulta fácil leer, claro que sí, pero cuando pierdes los prejuicios se disfruta muchísimo más.

Al mismo tiempo, pones en tu cabeza conocimientos. Un poema para mí era eso: “un poema”, pero en los talleres llegue a encontrarles más sentido. No me refiero a saber lo que dicen, si no a reflexionarlo. Os pondré de ejemplo a Miguel Hernández y al “El niño yuntero”. Cuando este poema te absorbe, consigues poner en tu mente lo que su escritor quiere transmitir, puedes llegar a sentir lo que el niño sentía, puedes llegar a imaginar lo que su autor veía y puedes notar sin problemas lo que era la vida en esos tiempos.

¿Y queda todo ahí? Pues no. Y es que nunca llegue a imaginar que un cantante de la categoría de Joan Manuel Serrat hiciese una canción con ese bello texto. Ahí consigues ver la película de esas estrofas…

Betania nos enseña muchas cosas, nos reeduca, nos enseña a quitar miedos, ayuda a superar adicciones y nos muestra como volver a una nueva vida. Pero si indagas un poco más, hay mucho trasfondo.

Nuestro taller de lectura nos enseña a dominar también esos sentimientos que tenemos a flor de piel. Nos transmite esa paz que creíamos ya extinguida y por unos instantes nos transporta a una selva para que una tortuga gigante salve a un cazador moribundo… Os estoy hablando ahora del mundo de fabulas que nos brinda Horacio Quiroga en sus cuentos y relatos.

Tener el valor para aceptar tu pasado es muy duro, poder cambiar tu presente es un trabajo constante y a la vez satisfactorio, pero ver crecer tu futuro con cosas que no esperabas no tiene precio.