Jesús Barriuso Varona

En las circunstancias actuales numerosas facetas de mi vida se han transformado y dificultado. Aunque la solidaridad de la gente y las instituciones ha mitigado en parte los perjuicios, no en todas las actividades, porque algunas instituciones , que se supone deberían ser las mas humanas y las mas solidarias, se han enrocado en posiciones absurdas e insolidarias… como la universidad de Murcia.

La universidad de Murcia, y en concreto sus profesores y directivos, se han propuesto acabar en la fechas previstas antes de la pandemia. Y se han enrolado en una suerte de desarrollo de planes de emergencias que han supuesto:

  1. La impartición de clases por videoconferencia, que solo algunos profesores dieron. En el mejor de los casos en horarios cambiantes que daban sin anunciar con antelación, y con la consecuente disminución de calidad de enseñanza que los medios y experiencia insuficientes producen. Otros profesores directamente subían defectuosos “powerpoints” incluso sin texto. Dejando toda la carga del aprendizaje en los alumnos. Y pidiendo que entendiéramos la situación de los profesores.
  2. El retraso de los exámenes, únicamente una semana, donde desde su condición de funcionarios, deforma insolidaria están protegiendo sus vacaciones por encima de todo.
  3. El desarrollo de los exámenes por medios telemáticos, aquí los profesores han decidido defender por encima de todo la importancia absoluta de la docencia. Suponiendo que los alumnos son tramposos en su totalidad y deben ser vigilados al estilo de “Gran Hermano”.

La universidad ha decidido olvidarse convenientemente de sus obligaciones legales, como asegurar la calidad de la enseñanza, y no discriminar por ninguna razón  o situación social, dejando de lado a los alumnos que trabajan, y ahora encima tienen que ejercer, durante largas sesiones  de profesores de sus hijos.

De los que tienen situaciones familiares complicadas y no han podido seguir el curso ni estudiar.

De los que por su condición económica no tienen acceso a internet en sus casas, webcams, o móviles de ultima generación.

De los que son trabajadores esenciales y han combatido cara a cara con este virus, con el riesgo de sus vidas y tensiones que ello ha supuesto…. Etc etc.

Pero curiosamente no se ha olvidado de vigilar, exigiendo vernos por cámaras en nuestras casas, invadiendo nuestra intimidad, a pesar de la ilegalidad evidente que esto supone. Llegando a pedir que nos descarguemos aplicaciones, y poder exigirnos en cualquier momento ver nuestras habitaciones o nuestras pantallas por sorpresa. Eso no se les ha olvidado. Eso es lo mas importante, por lo visto, para la universidad de Murcia. Llegando incluso los profesores a mencionar que, si no aceptábamos, los exámenes serian de extrema dificultad.

Es difícil explicar, en este corto espacio, cómo han manipulado al consejo de estudiantes, o asustado a los delegados, para implantar todo esto .

Por eso, algunos de los alumnos más perjudicados y discriminados pedimos qué :

  1. Se respete nuestra intimidad y se implanten medidas de verificación de identidad no invasivas.
  2. Que en las circunstancias actuales, se realicen, como en otras universidades, exámenes en septiembre. Murcia cambió hace unos años esa convocatoria, implantando convocatoria en julio.
  3. Que se elimine la obligatoriedad de aprobar doce créditos este curso, para poder seguir en las diferentes facultades, estudiando nuestras carreras.
  4. Que las exigencias de asistencia a las practicas se elimine.
  5. Que no se dificulten los exámenes y que se mantengan las condiciones y el tipo de examen que se realizan todos los años .
  6. Que se puedan anular las matriculas con devolución del importe, o bien que no se cobren las que se repitan el año que viene.

En definitiva, que si nosotros entendemos la situación de la universidad de Murcia, también launiversidad de Murcia entienda la nuestra.

Muchas gracias por su atención y comprensión.