JAIME PARRA

Fotografía: JOSÉ PITA JUÁREZ

Un recorrido por obras que han sido significativas en su trayectoria personal y profesional.

Así plantea la guitarrista de Bullas María Bastida el concierto que prepara el 3 de noviembre en Puente Tocinos dentro del ciclo Jóvenes Solistas. Una oportunidad además para ver tocar a la guitarrista, que continúa su formación de en Bruselas, de nuevo en la Región de Murcia. “De una manera u otra, muchos de los que estén presentes en el concierto forman parte de mi vida o han formado y es gracias a todos ellos quién soy yo a día de hoy, así que cuanto menos será una experiencia emotiva, de reencuentros y agradecimiento por haberme hecho ser la persona que se les presentará una vez más tras la guitarra”, explica María.

María Bastida actúa el 3 de noviembre a las 20:00 horas en la Casa del Belén de Puente Tocinos dentro del ciclo Jóvenes Solistas

María Bastida actúa el 3 de noviembre a las 20:00 horas en la Casa del Belén de Puente Tocinos dentro del ciclo Jóvenes Solistas

Háblanos sobre ti, ¿cómo empiezas a tocar la guitarra?

La guitarra comencé a tocarla a la edad de 7 años gracias a una de las dos personas que me lo han enseñado todo en esta vida, mi madre. Ella inscribió a mis hermanos a música y también se apuntó ella para acompañarlos así que como yo era la pequeña de la casa, mientras ellos empezaban a practicar sus instrumentos yo no tenía mucho que hacer y me sentaba al lado de mi madre a escucharla tocar. Al final dedicaba más tiempo en intentar que yo pusiera las manos en ese gran instrumento que por entonces me quedaba gigante, que en aprender ella. Por un tiempo hasta fuimos compañeras de audiciones y todo.

¿Cuándo tienes claro que vas a dedicarte a tiempo completo a la guitarra?

Realmente nunca lo tuve claro pero es algo que no podía dejar. Cuando llegó el momento de tomar algunas de las decisiones que podrían marcar parte de mi futuro para siempre, en este caso creo que fue en segundo de bachiller cuando hice selectividad, la verdad es que no hubo duda o puede que muchas, pero la guitarra y la música era lo único que sabía que de una forma u otra iba a estar presente en mi vida y quería que así fuera. Hay una conversación con una de mis primas más cercanas en la que hablando sobre este tema, (ella tiene mi edad), me dijo: “a ver prima es que si entras al Conservatorio Superior tú ya sabes lo que te vas a encontrar, te gusta lo que haces, a lo que quieres dedicarte y vas a ser feliz el resto de tu vida si lo consigues aunque tengas que luchar por ello pero llevas haciéndolo toda la vida, en cambio yo voy a escoger una carrera universitaria porque creo que me gusta pero nadie puede asegurarme que me vaya a encantar o defraudar”. En ese momento no pude sentirme más afortunada y lo sigo sintiendo a día de hoy por poder dedicarme a la carrera que comencé profesionalmente a los 12 años. 

¿Qué supone para ti estudiar en Bruselas con Antigoni Goni, ganadora del prestigioso Guitar Foundation of America Competition?

Sí, y ganadora también entre otros del concurso Julian Bream en el que él mismo le hizo entrega del premio.

Para mí está siendo la oportunidad de mi vida, tanto personal como profesionalmente. Estudiar con Antigoni Goni es una experiencia única de poder tener como tutor a una de los guitarristas representantes de la guitarra clásica actualmente. Pero sin duda lo que más me fascina es su método pedagógico al igual que el de los demás profesores asistentes, yo soy yo y mis circunstancias y no buscan copias ni títulos, cuáles son tus metas y objetivos y qué hacer para conseguirlos o lograrlos. Puedes ser quien tú quieras ser, tu mejor versión, deséalo y pon todo de tu parte para conseguirlo. Eso es maravilloso. 

¿Necesitabas marcharte de España para progresar?

No para progresar pero sí para crecer. En España hay muy buenos músicos y docentes y me siento muy orgullosa de haber podido formarme cerquita de casa con la grandísima calidad que tienen los diferentes profesores que he tenido. De hecho con algunos sigo manteniendo un estrecha y gran relación de amistad como si fuera parte de la familia. Pero si que es verdad que a nivel cultural en España falta mucho trabajo por hacer, no digo que no se esté intentando puede que estemos en el camino pero las diferencias son grandes cuando vas a otro lugar a estudiar y te encuentras por ejemplo que puedes asistir gratis a todas las Masterclass de profesores venidos de cualquier parte del mundo y no importa la especialidad instrumental porque puedes estar presente y participar de todos modos, o poder asistir a muchos grandes conciertos gratis por ser estudiante del Real Conservatorio o sin serlo tener descuentos en toda actividad cultural siendo menor de 26 años, etc. Todo ello no quita que haya muy buen nivel musical y de músicos en España, con excepciones como en todos sitios, pero al viajar y estudiar en otro país me estoy dando cuenta que somos muchísimos los españoles que estamos fuera de nuestro país y eso ha de tener alguna razón de ser.

De todos modos, estudiar en Bruselas me está dando la oportunidad de tocar en lugares y conocer personas alrededor del mundo artístico que no hubiera podido lograr de ninguna otra forma. Al hacer las pruebas de acceso y conseguir una de las plazas ofertadas para realizar la maestría sentí muchísima alegría pero también un gran desconcierto, ahora sé que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado nunca.

¿Lo que vives lo transmites en tus conciertos?

Por supuesto, soy músico e intérprete y todo lo que vives va a influir de una forma u otra en la interpretación frente al público. En muchas ocasiones se pueden camuflar sentimientos personales y otros estados pero en otras tantas es un método de transmitir o evocar lo que tú has sentido o sientes en un momento determinado a otra persona a través de la música.

¿Cómo te planteas el concierto que ofrecerás en el Museo del Belén dentro del ciclo Jóvenes Solistas?

Creo que va a ser muy emocionante tanto para mí como para el público en general. Hace bastante que no toco por la zona y volver a casa siempre además de imponer es un oportunidad preciosa de compartir con los que te han visto crecer lo que estás llegando a ser. De una manera u otra, muchos de los que estén presentes en el concierto forman parte de mi vida o han formado y es gracias a todos ellos quién soy yo a día de hoy, así que cuanto menos será una experiencia emotiva, de reencuentros y agradecimiento por haberme hecho ser la persona que se les presentará una vez más tras la guitarra.