PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

FOTOGRAFÍA: R. MELLADO

Apresurémonos a abordar las seis actuaciones de la pasada semana, ya que conseguir cabida para todo ello, en una única página, no deja opción a preámbulos, mientras exige un intenso ejercicio de síntesis.


Exquisito Allan Harris
No podemos resistirnos a acudir a la reseña del programa de actuaciones cuando se refiere al “multipremiado cantante, guitarrista y compositor de Nueva York” para señalar que “Allan Harris es uno de los más admirados de su generación. De él, ha dicho ‘The Miami Herald’ que ‘tiene la calidez de Tony Bennett, el sentido del ritmo de Frank Sinatra y la elegancia de Nat King Cole’”. Además de ratificar todo lo anterior, en base a su soberbia actuación, tampoco se equivoca Tony Bennett en su generosa valoración de este intérprete que toca la guitarra (eléctrica, en unas canciones, y acústica, en otras) con pasmosa seguridad y brillante ejecución y, por añadidura, canta como los propios ángeles con una voz melodiosa, relevante y seductora, acompañado por un virtuoso trío que le basta para alcanzar notoriedad y respeto escénico. Sonidos guturales que maneja con auténtico dominio y magistral perfección para rematar las canciones, como los buenos pintores aplican la policromía para culminar sus grandes obras. Exquisito. Pascal Le Boeuf (piano y órgano), Paco Perera (contrabajo) y Shirazette Tinnin (batería y cajón).
Insuperables Lee Ritenour & Dave Grusin
Para el segundo concierto del pasado miércoles se reunieron dos asiduos de “Jazz San Javier” que tenían que estar en el vigésimo aniversario del certamen: Lee Ritenour, una notable autoridad de la guitarra, y Dave Grusin, compositor, empresario musical y verdadero mago del piano y los teclados. Aglutinan, respectivamente, cuatro y tres visitas al certamen marmenorense. Magníficamente acompañados por batería y contrabajo, derramaron un jazz atractivo, fino, elegante y magníficamente embellecido. Ritenour es, además, ganador de un Grammy que, por añadidura, cuenta con otras 19 nominaciones en diferentes ediciones del prestigioso premio. Grusin lo ha ganado en 7 ocasiones y goza de la consideración de ser uno de los más distinguidos compositores de bandas sonoras como las de “El Graduado”, “Los tres días del cóndor”, “Campeón”, “En el estanque dorado”, “Tootsie”, “Los fabulosos Baker Boys” o la “oscarizada” “Un lugar llamado milagro”, así como una inacabable relación de títulos de primera línea. Insuperable actuación que la incómoda lluvia que asistió al “Parque Almansa” no logró detener. Tom Kennedy (bajo eléctrico y contrabajo) y Wes Ritenour (batería).
Magnífico concierto de Ivan Lins & Band
El viernes comenzamos con “Ivan Lins & Band”, formación que desgranó canciones de diferentes puntos geográficos de Brasil, recorrido ampliado, en ocasiones, a otros lugares del mundo. Lins, que se aproxima al medio siglo de carrera artística, brilló con unos músicos que, bajo la dirección del “maestro” desde sus teclados, conjugados con su peculiar voz e independientemente de los temas elegidos, interpretan de maravilla y manejan sus instrumentos con virtuosismo, cualidad con la que acaban ganándose la complicidad del público. Comparado con Antonio Carlos Jobim por su proliferación compositiva, Lins dejó calidad, conocimiento, profesionalidad y buen gusto. Magnífico. Claudio Ribeiro (guitarra), Nema Antunes (bajo), André Sarbib (piano) y Chris Wells (batería).
Bellísimo espectáculo de “Mingo/Coloma/Simón-Blues Express” con la voz de Tia Carroll
Son maestros consumados con brillo particular en sus diferentes formaciones, pero, por iniciativa de “Jazz San Javier”, se han reunido, de esta forma, para ofrecer auténtica “canela en rama”. Mingo Balaguer (armónica y voz), Francisco Simón (guitarra) y Lluis Coloma (piano y órgano Hammond) son, para la ocasión, “Mingo/Coloma/Simón-Blues Express”, quienes no conformándose con ese ambicioso proyecto, incorporan, además, como invitada de lujo, a Tia Carroll. Una especial conjunción para una noche que comenzó con cierta llovizna y que, finalmente, quedó despejada y con una preciosa luna que quiso iluminar la doble velada de la programación del “Parque Almansa”. Balaguer, excepcional con su voz y magnífico con su enorme colección de armónicas. Los teclados ríen, se alegran y hacen fiesta cuando son acariciados por Coloma, mientras que la guitarra de Simón parece salida del baúl del mago cuando suena gloriosa. Y, adicionalmente, una voz mágica, poderosa, melodiosa y envidiable que envuelve todo el ambiente del recinto: Tia Carroll, haciéndonos disfrutar de sus interpretaciones, su arte y su facilidad para engrandecer las canciones con un timbre exquisitamente especial y una identificación con el público que le llevó a descalzarse para disfrutar más, si cabe, de todas sus interpretaciones, sobre todo las aderezadas por Coloma con unos encandiladores “solos” que ofrecían ritmo, fuerza y contagio a las gradas. Bellísimo espectáculo. Manolo Germán (contrabajo) y Marc Ruiz (batería).
Brillante concierto de “Therry Lang-Heritage Trío” & Olivier Ker Ourio
Jazz europeo con Therry Lang, maestro del piano en el jazz de Suiza, reputado y académicamente reconocido artista que se hizo acompañar, para la ocasión, por Olivier Ker Ourio, el excelente armonicista francés que, como el pianista, se esforzó en hablar castellano. Nos brindaron una velada llena de suavidad, armonía, conjunción, ritmo estético y unos detalles magníficamente concebidos, para obtener como resultado una música sublime que acaricia los sentidos y genera paz, placer y ganas de más. Esa destreza en el piano y la maestría con la armónica, así como el arropamiento de contrabajo (Heiri Kaenzig) y batería (Mario Gonzi), embelesaron a un público respetuoso y agradecido que supo premiar esa magia con sus ensordecedores aplausos. Ofrecieron un repertorio selecto, escogido con mimoso cuidado. Brillante.
Sublime interpretación de Stacey Kent & Jim Tomlinson
Y es, entonces, cuando tienes mucho que decir y poco espacio disponible. ¿Solución?. Recurso telegráfico. Disculpas, en su nombre, ofrecidas por Alberto Nieto, en su presentación, por llegar la norteamericana con una voz deteriorada que estuvo a punto de suspender el concierto. Luego, resultó que sonaba extraordinaria, aunque se percibían sus esfuerzos para ello, que estaba en plena forma y que su voz es especialmente agradable. Domina perfectamente inglés, francés y portugués que, además, practica en sus canciones. También, un poquito de español. Stacey Kent, hace reiterada mención a Antonio Carlos Jobim, con el que se identifica plenamente. Canta una canción del compositor brasileño a dúo con su marido, el británico Jim Tomlinson (saxo tenor, flauta y otros metales), a quien da mucho juego interpretativo y ofrece primera línea escénica. Además de ese jazz aterciopelado que practica, nos brinda diferentes géneros con un recorrido por el fado, samba, bossa nova y canción francesa. Dulzura es lo que tiene en la voz esta mujer, timbre agudo, melodía y musicalidad que nos regala, además, una cariñosa simpatía y nos anuncia que quiere hacer una gira con una gran orquesta y que le encantaría incluír a España en la misma. No nos cabe la menor duda de que será una auténtica delicia. Sublime actuación para poner broche de oro al sábado y, al mismo tiempo, al fin de semana. Graham Harvey (piano y teclados), Jeremy Brown (contrabajo) y Josh Morrison (batería, quien nos brindó un “solo” de “tesis doctoral”). Buenos días.