MICAELA FERNÁNDEZ

El pasado año Javi Guillamón participaba en la Feria de Murcia presentando su libro de poemas ‘La calma después de mi tormenta’, un libro que le ha valido, entre otros, el primer premio de poesía en los Premios Letrame.

Hablamos con este escritor, vecino de Campos del Río, sobre su experiencia en la pasada edición de la Feria.

P¿Qué supuso para usted poder participar en la Feria del Libro de Murcia con ‘La calma después de mi tormenta’?

RFue maravilloso estar “al otro lado”. Lo de estos últimos dos o tres años ha sido como sacado de una película Disney. Jamás hubiera imaginado salir de dónde estaba. Jamás hubiera imaginado contar mi historia, y, mucho menos, que ésta llegara a tantas manos. Realmente, creo que a día de hoy tampoco soy consciente de todo lo bonito que ha ido viniendo.

PLa poesía es un género con un público menos multitudinario que la narrativa pero muy fiel, ¿qué supone para un joven como usted en un pueblo pequeño haber apostado por la poesía?

R Como todo en la vida, la poesía ha ido evolucionando con el paso de los años y se ha ido adaptando a las necesidades del lector y a lo que éste demanda. Sería muy injusto comparar la poesía actual con, por ejemplo, la poesía del siglo pasado. Es simplemente diferente.

Eso sí, creo que la actual es mucho más cercana, más asumible y asequible para el público de a pie.

Al final escribimos para contar aquello que tenemos dentro, no tendría ningún sentido enrevesar el mensaje o cargarlo de abalorios si la intención es que cualquiera que abrace el libro pueda ponerse en tu piel, sentir, reír, llorar o erizarse con tu historia.

PEste libro que forma parte de un momento muy personal alcanzaba el primer premio de poesía en los Premios Letrame, ¿esperaba que tuviera esta acogida?

R Tendrías que verme en aquella gala. Estaba rodeado de grandísimos escritores, se respiraba arte y nervios a partes iguales. Y allí estaba yo, disfrutando cada segundo… y comiendo como al que lo invitan a una boda pero no conoce a los novios.

Notaba la tensión en el ambiente y no entendía cómo yo podía estar tan tranquilo. Todo había pasado tan rápido que a mi mente, quizás, no le correspondía aún estar en un lugar como ese. Y bueno, ya sabéis el final. Otra ensoñación, y ya iban unas cuantas.

El premio “real” fue poder, delante de tanta gente, agradecer el estar ahí, sano, feliz y sabiéndome tan querido y arropado por mi gente.

PDespués del proceso de promoción del libro, ¿cómo está funcionando en este momento ‘La calma después de mi tormenta

R Mejor de lo que me hubiera imaginado. Al final terminas creyéndote que has conformado un buen libro y que tu historia está emocionando a mucha gente. Eso es precioso.

Es verdad que, llegados a este punto, es inevitable mirar más allá y me gustaría saber qué podría pasar si el libro estuviera en manos de una editorial más grande, a dónde podría llegar y a cuánta más gente podría ayudar.

Es eso lo que ambiciono en este momento en relación al libro. Me da un poco de pena “dejarlo atrás” con tantas preguntas sin respuesta.

PEn su pueblo, ha tenido la oportunidad de dar a conocer a sus vecinos, también al público más infantil, este libro de poesía, ¿cómo fue acogido?, ¿ha acercado el mundo de la poesía a este colectivo más infantil?

RMi pueblo me tendió la mano desde el primer momento. De hecho, sin los vecinos de Campos del Río no habría libro. El libro se financió gracias a un crowdfunding donde muchísima gente del pueblo y otro montón de amigos aportaron su dinero, y su amor, para que “La calma después de mi tormenta” pudiera ser lo que después fue.

Mi gente fue la tinta de la historia de mi vida. Me consta que muchos jóvenes del pueblo se han adentrado en la lectura gracias a él, otros incluso se han atrevido a escribir motivados por “el libro de Javi”, y muchos otros crecerán y seguirán leyendo siendo mi libro el primero de su vida.

Ocupar ese espacio en sus corazones es otro de los grandes regalos que he recibido estos meses. Espero poder compensar tanto cariño.

P¿Qué supone para un escritor tan joven ser parte de la Feria del Libro?

R Es la oportunidad de estar rodeado de personas con las que compartes pasión y de estar cerca de aquellos que te han leído y vienen a verte con los ojos llenos de cariño, y otros tantos que, buscando un libro, el libro termina por encontrarlos a ellos y empiezan a formar parte de la familia.

Es un fin de semana de infinita alegría y constante sonrisa.

P¿Cómo valoraría estas ferias en el aspecto de acercar el mundo de las letras a los ciudadanos?

RYa no es solo lo que la Feria del Libro aporta a una ciudad como Murcia, es, además, lo bonita que se pone. Todo el mundo en la calle celebrando la semana de la literatura.

Paseando en familia en busca de un tesoro de cinco letras. Esos críos apretando sus libros contra el pecho, deseando llegar a casa para ver qué encuentran dentro.

Lo triste es que la celebración de eventos de esta índole sean de tan poca periodicidad. Cine, música, la literatura y el resto de las bellas artes tendrían que tener mucha más presencia en el programa anual de las instituciones competentes.

PSegún su impresión personal, ¿se lee más? Y, que prefiere ¿publicaciones online o en papel físico?

RCreo que se lee menos, pero mejor. Somos más selectivos. Aprovechamos la cantidad de información que tenemos al alcance y leemos lo que creemos que va a satisfacer nuestros deseos y necesidades puntuales.

En definitiva, probamos menos. Ya sabes: Prima la inmediatez y el evitar la sensación de que hemos perdido el tiempo consumiendo algo que no era lo que esperabamos. Y en cuánto al “cómo”, no tengo ninguna duda. Siempre en papel. A no ser que me obsesione con cualquier libro en particular y no pueda esperar a que me llegue a casa. Rara vez se da, pero ha pasado. Así que por lo general, prefiero aferrarme al formato clásico.

No hay sensación más agradable que tener un libro en las manos. Bueno sí, acumularlos en la estantería jaja.

P¿En qué se encuentra trabajando en este momento?, ¿veremos pronto un segundo libro?

RAhora mismo estoy en un proceso de rigurosa documentación. Ya ha pasado el de barbecho, tan necesario, y toca leer mucho, ver mucho, escuchar mucho y, sobre todo, sentir mucho para tratar de armar una coctelera de lo más sorprendente. Ya hay cosillas de lo que ojalá sea el próximo libro, dónde, además de poesía, tocaré otros palos… otros géneros, y como estoy surcando mares desconocidos para mí, lo último que debo tener es prisa si lo que quiero es llegar entero a la orilla.

P¿Volverá este año a la Feria de Murcia?

REste año me toca ir de público. Me toca a mí comprar libros. Iré a visitar a varios amigos que sí que han publicado este año y, con todo el gusto, disfrutaré del espectáculo desde fuera del stand.

PPara todas aquellas personas que no hayan tenido contacto con un libro de poesía, ¿qué les diría?

RQue la poesía es la línea recta, el camino más corto entre lo mundano y el corazón. Que le den una oportunidad. Que se dejen llevar y que la disfruten. Que no tengan miedo a conectar con ellos mismos. Que no les preocupe lo que puedan encontrar dentro porque la poesía, poco a poco, se encargará de arreglarlo.