JAIME PARRA

El viernes 13 poétas y músicos de la comarca se reunirán en Moratalla para participar en una nueva edición de Café con Versos. Acogerá este encuentro el Casino Cultural a partir de las 20:00 horas.

Hablamos con su organizadora, Pérez de la Hoyica.

¿Cómo se te ocurre la idea de crear Café con Versos?

Siempre me han suscitado curiosidad las tertulias literarias, y tenía constancia de que se organizaban recitales de poesía en numerosos lugares, sentía envidia por saber de qué se hablaría en aquellas reuniones entre verso y verso, cuáles serían las conversaciones que tendrían lugar entre personas que sentían amor por las letras. Pasé mi infancia leyendo con mi madre y asimilando la magia que desprendían las palabras junto a una chimenea, ese es mi recuerdo constante, así que se me ocurrió organizar este Café con Versos para seguir escuchando al mundo a través de la expresión poética que alguien quisiera compartir conmigo. Creo que la unión es perfecta, Café, armonía, tertulia, un lugar de encuentro compartiendo la sabiduría, la genialidad, el sentimiento, la iluminación y la profundidad de un verso con el que en un momento dado nos podemos fusionar.

¿Cuándo da sus primeros pasos Cáfé con Versos?

Me llevó un tiempo pero el primer Café con Versos tuvo lugar en abril de 2013, este mes tiene una luz especial por la diversidad de actividades que se realizan en torno al libro, la segunda edición fue un año después, en 2014 y en ambas ocasiones el lugar de encuentro fue una cafetería, El Paype, que regenta Paco, un entorno acogedor donde son habituales las reuniones distendidas para hablar de casi todo. Y ahora, un viernes 13 octubre, tres años hace ya del último encuentro. Será a partir de las 20:00 horas en el Casino Cultural de Moratalla.

¿Quiénes participan este viernes 13?

Serán muchos los poetas, tanto locales como de fuera de nuestro pueblo, que de una manera altruista participarán en este Café con Versos 2017 que cambia de lugar y en esta ocasión formará parte del programa cultural que José Rodríguez organiza en el Casino de Moratalla. Además contaremos con la colaboración de dos músicos que amenizarán la velada. Por lo general no se desvela el nombre de los participantes porque de lo que se trata es de descubrir in situ y de una manera cercana todo lo que la noche pueda deparar. Es una cita ineludible con la cultura de la que nadie se irá indiferente y por supuesto con el buen aroma y sabor en la memoria para repetir. Lo que sí te puedo decir es que será una entrañable fiesta entre cálidos poemas y sones de guitarra para recibir el otoño de una manera amable. antes de que el frío inunde las calles estrechas de este rincón del Noroeste murciano.

¿Cuándo será la próxima cita?

Igual que nunca sabremos qué nos deparará el futuro, nunca sabremos cuándo volverá Café con Versos a Moratalla. Tal vez no se repita, o nos reencontremos el próximo año, tendrá que ser lo que el tiempo vaya forjando, todo dependerá de la energía y el flujo de las palabras, si es tiempo de silencio o de que se propaguen. En cualquier caso el próximo viernes trece de octubre, como homenaje a un Don Juan Tenorio que resurgirá como siempre en la noche de difuntos, los amantes de las letras tienen un motivo especial para disfrutar de la poesía en el Casino de Moratalla.

¿Qué hay que hacer para participar?

Creer, en el poder de la palabra para cambiar el mundo, si no nos gusta. Querer embellecer la realidad cotidiana con un verso. Acercarse, aquí sabremos escuchar. Crear.

¿Por qué es relevante la poesía?

No todos los porqués tienen respuesta. Igual para muchos no tiene por qué ser relevante, para mí es totalmente imprescindible, como diría Gabriel Celaya: “Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.” Poesía para sacar lo mejor de nosotros mismos, para enfrentarnos a la existencia, para observar lo que nos rodea, para ser más completos como seres humanos, o no. En cualquier caso dancemos con las musas, probemos con Calíope, flirteemos con Erató, escuchemos a Talía… seguro que algo nos enseñan y después tal vez encontremos un porqué.