PSOE-RM

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista Rafael González Tovar se ha reunido esta mañana con los alcaldes de Calasparra, José Velez; el de Cieza, Pascual Lucas; y el de Hellín, Ramón García, así como concejales en representación de los municipios de la zona afectada, que han presentado en la Asamblea Regional una iniciativa legislativa para frenar la amenaza del fracking en sus territorios.


González Tovar indicó que el Partido Socialista siempre se ha opuesto a esta agresiva práctica, “por precaución, ya que no está demostrada su inocuidad, y porque estamos convencidos que en una Región como la nuestra, con un alto riesgo sísmico y en la que el agua del subsuelo es muy necesaria, no es compatible con la inyección de sustancias de efectos nocivos, ya que podría repercutir en los productos de nuestra agricultura”.
El portavoz socialista exige al Gobierno regional que no siga haciendo oídos sordos al clamor existente contra esta técnica en la Región de Murcia. Recordó que el Grupo Parlamentario Socialista tiene presentadas en la Cámara diversas iniciativas en este sentido y también en el Congreso de los Diputados.
“Desde que en esta legislatura el Partido Popular perdió la mayoría absoluta se han aprobado iniciativas en este sentido. El problema es que el Gobierno regional sigue sin cumplir el mandato de la Asamblea y no las ejecuta”.
Por otro lado, se interesó por la situación en que se encuentran los proyectos aprobados en la Región, como son el Leo y Aries I y II, que siguen en vigor.
“Hemos mostrado a los alcaldes nuestro apoyo, así como a las plataformas y colectivos que vienen trabajando para la eliminación de esta práctica extractiva y nos hemos comprometido a seguir trabajando desde la Asamblea para que no se lleve a cabo esta técnica en la Región; respaldamos la iniciativa que han registrado esta mañana y esperamos contar con la sensibilidad del resto de grupos de la Cámara para impedir el fracking en la Región de Murcia”.
Por su parte, el diputado socialista Jesús Navarro destacó la gravedad de esta técnica para zonas como el Noroeste, ya que el proyecto Leo afecta directamente al sinclinal de Calasparra, al acuífero del Molar y a los acuíferos del sur de Castilla-La Mancha, “con lo que se podría contaminar la reserva hídrica más importante existente en el subsuelo de la Región de Murcia”.
Además de esta circunstancia, Navarro señaló que hay que tener en cuenta la afección atmosférica que tendría esta técnica, “ya que podría contaminar una de las zonas regables del trasvase más importantes, de la que dependen más de 5.000 hectáreas de producción de frutales y podrían arruinar nuestra agricultura”.
Además del PSOE, son muchas la voces en contra. Las tres D.O. (denominaciones de origen) se han opuesto, así como otros colectivos y organizaciones agrarias más representativas del sector, que demandan que se desista de aplicar esta técnica.
Navarro agregó que otro riesgo es el sísmico, en concreto, en la falla de Socovos, con el consiguiente riesgo para la zona. “Estamos muy preocupados con estos proyectos y exigimos al Gobierno regional que no especule con el subsuelo de la Región de Murcia e impida que sigan adelante porque son inadmisibles”.