MARIANA PÉREZ ALMAGRO

Cuando rodamos, nos unimos de alguna manera a nuestros vehículos, ya sea en una Harley Davidson o en un  Ford Mustang del 68, espíritu y máquina se fusionan formando parte del asfalto, ese asfalto que erosiona nuestras ruedas, como erosiona nuestra protagonista con sus agujas en la piel de quienes eligen su técnica para tatuarse. Esta Zaragozana afincada en Valencia, empezó a tatuar en el año 2015, una estudiante de Bellas Artes que salto de las artes plásticas al tatuaje.

DETALLE TATUAJE REALIZADO POR BERTA GÓMEZ

Detalle tatuaje realizado por Mimusa

Berta Gómez, conocida artísticamente como Mimusa fusiona el tatuaje en la piel del mismo modo que nosotros nos fusionamos con el paisaje cuando rodamos.

En su técnica de transferencia del diseño del tatuaje a la piel, Berta utiliza rodillos, con quienes desarrolla patrones repetitivos que abarcan mucho espacio en poco tiempo, en el estilo de tatuaje denominado Nuevo Techno-Sujeto, creando marcas que guardan un cierto parecido al de las causadas por un neumático.

Su estilo está ligado a la pintura abstracta, pasando del expresionismo Alemán hasta el informalismo de los años 60, aunque como ella cuenta, le cuesta trabajo definirse –“hoy en día los tatuadores poseemos muchas influencias artísticas que trasladamos al tatuaje”-, pero sin duda, donde Berta mejor se mueve es con el estilo Blackwork, el trash y los grabados.

En esta entrevista “Mimusa”, nos habla un poco sobre cuándo y por qué decidió llevar esta forma artística a la piel, para entender así mejor su “novedoso” estilo de trabajo y su técnica con rodillo:

-“Llegué a Valencia a finales de los 90 en pleno auge de la música electrónica y la cultura rave qué marcó mucho mi desarrollo personal, así que pensé en cómo podría trasladar el techno al tatuaje. Esto me llevó a trabajar conceptos como el ritmo, la velocidad, ruido, distorsión, frecuencias, golpes contundentes… y formalmente, cierto tipo de manchas y patrones, representaba esta idea cinética a la perfección. Ampliar la escala de los diseños, acoplarlos al cuerpo que es lienzo, y toda la adrenalina de la originalidad del proyecto, han hecho engancharme por completo a esta línea de trabajo.”-

¿Existen otros tatuadores en nuestro país que empleen este tipo de técnica en el tatuaje?

-“Paralelamente, grandes artistas como Mocho, LeonKa Art , y mi pareja, Malasombra, también me animaban a seguir por ahí. Los tres son grandes artistas con los que conecto y me ayudaron a encontrar mi estilo. Pero lo más decisivo para mí fue tatuarme el brazo derecho con Mocho. Este trabajo fue un ritual de reafirmación, autodeterminación, un antes y un después… Es como llevar una chuleta a un examen, mi tatuaje me ayuda a focalizar.”-

¿Qué perfil de cliente reclama este tipo de tatuaje?

-“El tipo de clientes q lo entienden y se lanzan son personas con una sensibilidad especial para el arte y la música. No son diseños de masa ni comerciales. Tienen una connotación tribal, eso es innegable.”-

¿Crees que tu estilo es algo novedoso en la cultura del tatuaje en nuestro país?

-“Novedoso veo el uso del rodillo en sí. No conozco a nadie q lo haga, por lo menos en España… supongo que con las redes nos hubiéramos enterado ya, pero quién sabe…siempre se ha dicho q está todo inventado!”-

Berta seguirá pasando su rodillo no solo en las pieles de sus clientes para tatuarlos, sino también en uno de los proyectos en los que actualmente trabaja ilustrando portadas de discos de música electrónica, fusionando así sus tres pasiones, el arte, el tatuaje y la música.