POR PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA
Con el inicio del nuevo añLos Everly Brotherso, se nos ha ido la mitad del mítico dúo Everly Brothers, pues el pasado día 3 de Enero fallecía, también víctima de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, como nuestro español Tito Mora, el extraordinario artista Phil Everly (19-01-1939, Chicago-Illinois-Estados Unidos/03-01-2014, Burbank-California-Estados Unidos), que contaba con 74 años de edad y que, este mismo mes, hubiera alcanzado los 75.
La noticia la comunicó su esposa, Patti Everly, al diario Los Angeles Times. “Estamos absolutamente destrozados, él luchó mucho y muy duro”, sentenció su viuda, quien “justificó” que la enfermedad de su marido no fue más que la consecuencia de haber llevado toda una vida como intenso fumador.
Junto a su hermano, Don Everly, formaba uno de los dúos más influyentes de la historia del “rock and roll”, formación que alcanzó su máximo esplendor de popularidad a finales de los años ‘50 y principios de los ‘60. Las refinadas y catalogadas como “preciosistas” armonías de los hermanos Phil y Don (76 años) influyeron de forma notable y decisiva en grandes nombres de la historia de la música como The Beatles, The Beach Boys y The Byrds, por ejemplo. Entre sus temas más emblemáticos figuran “When will I be loved”, “Cathy’s clown”, “Bye, bye, love”, su canción identificada universalmente con letras que reflejaban el fatalismo de la música country y un compás rítmico constante.  “All I have to do is dream” y la excitante “Wake up little susie”. Los sonidos e ideas de sus canciones serían, luego, mistificados por sus más leales seguidores, transformándolos en un nuevo tipo de música que recalaría en todo el mundo.

Su carrera abarcó siete décadas distintas
En conjunto, su carrera se extendió por siete décadas diferentes (’50, ’60, ’70, ’80, ’90 ’00 y ’10), incluída la separación accidental de la que ahora hablaremos. En sus años más “dulces”, entre 1957 y 1962, mantuvieron 19 canciones entre las 40 más escuchadas.
Y, aunque fueron numerosos y relevantes los éxitos conseguidos en su carrera conjunta, incluso con eso, los hermanos Everly tomaron la decisión de emprender caminos musicales diferentes, en 1973, como consecuencia de ligeras “tensiones” producidas, quizás, por los muchos años que llevaban trabajando juntos, dicen unos, mientras que, otros, lo achacan a un altercado surgido entre ellos en ese año de 1973. Pero, pese a ello, tras varios años llevando vidas artísticas separadas, en 1983, “sellando con un fuerte abrazo su reencuentro”, según palabras del propio Phil Everly, deciden reunirse para preparar y ofrecer un magno concierto, que alcanzó la calificación de histórico, en el londinense e incomparable recinto del Royal Albert Hall.

El ex Beatle Paul McCartney les escribió el imprescindible éxito “On the Kings of a Nightingale”
Tras ese memorable éxito y como consecuencia del mismo, en 1984, el álbum EB84 (siglas que representan su nombre artístico, Everly Brothers, así como el año de su lanzamiento) pasa a convierte en un incontestable éxito a nivel mundial, destacando el imprescindible sencillo titulado “On the wings of a nightingale”, canción que escribió, exclusivamente para ellos, nada más y nada menos que el mismísimo ex-Beatle Paul McCartney. También incluyeron en ese mismo “plástico” el indiscutiblemente clásico de Bob Dylan conocido como “Lay, Lady, Lay”, entre otras inigualables e insuperables canciones, lo que supuso que el álbum que nos ocupa, una vez más, se convirtiera en una revolución de ventas, así como que fuera mundialmente reconocido por su brillantísima calidad musical.
Y tal fue el grado de éxito obtenido que, eso especialmente, fue lo que, como ya hemos dicho, les hizo entender como conveniente y necesario, no ya volver a reunirse y grabar como el dúo que tanta gloria cosechó, sino continuar su carrera conjunta para siempre. Volvieron de nuevo a la actualidad los hermanos Everly el pasado mes de Diciembre como resultado de que el intérprete Billie Joe Armstrong, cantante de la banda estadounidense Green Day, se unió a la solista Norah Jones para reinterpretar su disco “Songs our daddy taught us”, un álbum de melodías tradicionales estadounidenses que los Everly Brothers grabaron en 1958 con doce canciones de “folk-country” interpretadas, únicamente, con guitarras acústicas y su característica armonía cerrada.

Investidos en el “Salón de la Fama del Rock ‘n’ Roll”
Su ritmo de discos exitosos disminuyó considerablemente a finales de la década de los ’80. No obstante, protagonizaron giras de conciertos muy sonados en Estados Unidos y Europa, así como en otros continentes visitados por ellos. Por otro lado, también fueron investidos en el “Salón de la Fama del Rock ‘n’ Roll”, en 1986, el mismo año en que lanzaron un disco superventas de pop-country titulado “Born Yesterday”.

The Beatles y Bob Dylan, entre otros, llegaron a considerarse “sus discípulos”
The Beatles, al comenzar su dilatada carrera musical, tuvieron la generosidad de referirse alguna vez a sí mismos como “Los hermanos Everly ingleses”. Por su parte, Bob Dylan comentó, en alguna ocasión, “les debemos todo a estos tipos. Ellos lo iniciaron todo”.
En cuanto a los inicios del dúo, tenemos que reseñar que, al adentrarse en su propia adolescencia, consiguieron un efímero pero muy valioso contrato con la discográfica Columbia Records, donde su sencillo inicial fue “The Sun Keeps Shining”, sin éxito notable, pero suficiente como para captar la atención del reconocido y prestigioso guitarrista, además de artista de éxito en el panorama de la música country Chet Atkins, quien le insiste sobre ellos con reiterados comentarios y llega, por su machacona actitud, a conseguirles una audición con el director de Cadence Records, Wesley Rose, ejecutivo musical que, al coincidir con Atkins sobre su incuestionable talento artístico y musical, les contrata para la citada compañía Cadence Records y, a partir de ese mágico momento, los Everly Brothers saltan a la fama más irreversible.
Un estilo extraordinariamente propio y de muy diferenciada identificación
Debido a su estilo interpretativo tan peculiar, pausado, melodioso y en el que cada uno de ellos cantaba en un tono concreto, se distinguieron mucho por tales razones que les proporcionaron un estilo extraordinariamente propio y de muy diferenciada identificación. Además, usaban siempre guitarras de la mundialmente conocida marca Gibson, con las que introducían y controlaban magníficamente el efecto llamado “trémolo” en muchas de sus canciones, efecto que se sustenta en una fórmula rítmica que consiste en la fluctuación o variación periódica en la intensidad de cualquier sonido, tanto en relación con su volumen como con su amplitud, mientras que, sin embargo, la frecuencia o altura permanece constante a lo largo de la interpretación. Como consecuencia de ello, la referida marca Gibson, en honor a ellos, no dudó en lanzar una guitarra de edición limitada denominada “Gibson Jumbo Everly Brothers”. Sin duda y por su visión estratégica, unos excelentes empresarios, los de esta firma constructora de guitarras, que obtuvieron, igualmente, una extraordinaria recompensa comercial por la  inmejorable acogida que tuvo en el mercado esa limitada serie del instrumento de las seis cuerdas habituales.
Pero, pese a ese amplio y nutrido bagaje compositivo, musical, escénico, discográfico y artístico, al final, lo relevante, hoy, en esta crónica-obituario, es que nos hemos quedado sin Phil Everly, el 50 por ciento de un dúo mítico, legendario, mundial y respetado por todos. Ha querido, por lo visto, que nadie le arrebatara el macabro “privilegio” de ser el primer músico importante en abandonarnos en este 2014 y, desde luego, lo ha conseguido, lamentablemente. Descanse en paz un melómano incomparable, un monstruo de la interpretación, un guitarrista de postín y un cantante de lujo. Buenos días.

Pedro Antonio Hurtado García
es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN
en el Noroeste murciano