POR PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA
Fue la primera esposa de John Winston Lennon, conocido en los mundiales ambientes musicales, pacifistas y de todo orden como John Lennon, y nunca sabremos si llegó a convertirse en un amor verdadero y real, porque se vio desbancada por la japonesa Yoko Ono, quien, al parecer, sí logró John y Cynthia Lennonser la auténtica debilidad del músico británico. Ahora, acaba de fallecer, en su casa de Mallorca, sin que hayamos sido capaces de desvelar el enigma, Cynthia Lennon Powell (10-09-1939, Blackpool-Lancanshire-Londres-Reino Unido/01-04-2015, Mallorca-España). Según ha declarado su hijo, Julian Lennon, el único que tuvo como fruto de su relación con el ex-componente de la banda de Liverpool, denominada The Beatles, se nos ha marchado, a los 75 años de edad, a consecuencia de «una breve, pero muy valiente batalla contra el cáncer de pulmón». Cynthia conoció a John, en 1957, pero contrajeron matrimonio el 23 de Agosto de 1962,con 22 años de edad, ella, y 21, él, cuando ya el cuarteto se hallaba en sus primeros años de fama mundial. A la ceremonia, celebrada en el mismo Liverpool, asistieron los otros tres componentes de The Beatles: Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, en un momento en el que las relaciones entre ellos eran verdaderamente inquebrantables. Su paternidad tuvo lugar el día 8 de Abril de 1963, cuandoCynthia alumbró a Julian, al que John conoció a los tres días posteriores por hallarse de gira en el momento de la llegada al mundo de su hijo. Cynthia contrajo matrimonio tres veces más, después del mantenido con John. Y no se privó de escribir dos libros sobre su matrimonio con el músico:»A Twist of Lennon» y «John». Y, tras su ruptura con él, en 1968, no mantuvo contacto con ninguno de los miembros sobrevivientes de la banda hasta 2006, año en el que coincidieron en la presentación, en Las Vegas, del show titulado «The Beatles Love».

Indescriptible euforia,con «Hey Jude», en el Palau Sant Jordi
Paradójicamente y pese a la aureola de pacifista del músico y compositor inglés, un biógrafo de The Beatles indicó que trataba a su esposa «horriblemente», mientras que la propia Cynthia señaló que «reprendía con agresividad a su hijo». Sin embargo, sí podemos asegurar, porque conocemos la historia, que, en Agosto de 1968, se lanzó al mercado discográfico la archipopularcanción titulada «Hey Jude», como «Cara B» del sencillo conocido como «Revolution», una canción que, en afinidad con la denominación otorgada, estaba dedicada, precisamente, a su hijo Julian, coescrita con su inseparable Paul McCartney, quien acompaña al piano en su interpretación, como balada. Su título inicial era «Hey Jules», pensada para consolar al niño después del divorcio de sus padres, en 1968, tras la aventura amorosa de Lennon con Yoko Ono, descubierta por Cynthia. Una composición que, con casi ocho minutos de duración, se convirtió, en aquellos momentos, en la canción más larga de la historia, además de ocupar la cima de las más prestigiosas listas de ventas mundiales durante muchas semanas.El propio McCartney quiso mediar en el conflicto matrimonial, pero su primera esposa no quiso conceder tregua alguna a Lennon y, por añadidura, parece que el «imán» de Yoko Ono ya era irrefrenable en los sentimientos de John. Esa canción se la vimos y escuchamos cantar a Paul McCartney, en el Palau Sant Jordi, de Barcelona, encaramado en el cesto de un gigantesca y longitudinal «pluma», en cuyo interior recorría todo el recinto, «sobrevolando» a un público al que «enganchó» como masivo coro de lujo, atreviéndose a prolongar la canción, todavía más de su ya extensa duración, hasta hacerla gloriosamente interminable. Logró una apoteósica situación de euforia verdaderamente indescriptible.

Julian Lennon siempre cercano a su madre
Julian Lennon, quien siguió los pasos de su padre, como músico, y que, finalmente, recaló en el mundo dela fotografía, ha permanecido junto a su madre en todo momento y ha agradecido las oraciones que se hayan podido elevar pidiendo por ella. Pero, igualmente, en nombre de la familia, solicitaba que se respetara su privacidad «en este difícil momento». No hace mucho tiempo que era descubierta la desconocida, relevante y cercana amistad entre Julian y la princesa Charlene de Mónaco, tanto que el hijo de Cynthia gozódel privilegio de fotografiar a la Princesa en el crítico e inolvidable momento de su sonada boda. Tras el fallecimiento de la primera esposa de John Lennon, todo el entorno más cercano de Julian se ha desvivido con él, manifestándole todo su apoyo y cariño, condición en la que se incluyen los mismos Paul McCartney, Ringo Starr y hasta Yoko Ono. Mientras tanto, Julian ha querido despedirse de su madre creando un especial y emotivo vídeo que ha convertido en un precioso álbum de recuerdos familiares que recorren la vida de Cynthia y sus más singulares momentos.

Acusaciones escasas de base
No obstante, ahora que conocemos muchos de esos datos sentimentales desde hace lustros, cabe reseñar que durante los primeros años de triunfo de The Beatles, John, animado a separar su vida privada de la profesional en la música, evitó conceder publicidad a su matrimonio, tanto es así que la mayoría de sus fans no eran conocedores de su situación de casado y mucho menos de que era padre de un niño. Cynthia estuvo muy ligada a la trayectoria de The Beatles, deforma discreta y sin intromisiones de ningún tipo, eso sí, hasta que se produjo el divorcio de ambos, en el año anteriormente indicado, cuando se alejó definitivamente, divorcio que resultó tan convulso como complejo y en el que Lennon consiguió un acuerdo final basado en pagarle a Cynthia con 100.000 libras de las de entonces y cederle la custodia de su hijo. Y ahí, al parecer, es donde radica la valoración adversa y de carácter violento que se hace sobre John Lennon, muy probablemente impulsada por el inevitable enojo y la irremediable rabia de la infidelidad conyugal, pues la defensa de Cynthia acusó al músico británico como una persona con repentinos y bruscos cambios de humor que, adicionalmente, reprendía con agresividad a su hijo y que consumía drogas abusivamente.

La bellísima Cynthia
Cynthia era muy guapa de joven y ha fallecido guapa, pese a sus 75 años, manteniendo su aspecto reservado, refinado y femenino de siempre y su coquetería permanente que le acompañó en todo momento. La calificaba de «tranquila, callada y muy reservada, además de totalmente diferente a John», Hunter Davies, el autor de la que se considera única biografía oficial de The Beatles, ya que, con ese motivo, tuvo oportunidad de compartir con ella muchas horas en su casa, toda vez que le visitaba con frecuencia mientras trabajaba en ese libro biográfico que le dio la oportunidad de pasar más de dos años cercano al matrimonio y, seguramente, hasta autoridad de opinión para calificarles como «objeto de la atracción de los auténticos polos opuestos», hasta tal punto que, «cuando comenzaron a salir juntos, tras conocerse en la escuela de arte esa relación, todo del mundo se sorprendió bastante», apostilló. Este biógrafo, no muy favorecedor de las tesis de Lennon, asume, igualmente, la autoría de la afirmación de que «John se acostó con Yoko en su propia cama de matrimonio y, como supimos después, también la agredió físicamente».

El talento de todos y cada uno de los componentes de The Beatles lo calificaba Cynthia como «mágico»
«John no era una persona con la que desearas enfrentarte, no, ni mucho menos. Le amabas o le odiabas y así sigue siendo, aunque ya no esté aquí», declaró Cynthia el pasado año 2009 con motivo de la exposición que se celebró en Liverpool, donde se exhibían muchas fotografías e ingente correspondencia del artista, para terminar manifestando a la londinense BBC que ni ella ni su hijo guardaban rencor al músico, añadiendo que nunca desacreditaría a ninguno de los componentes de The Beatles, «dicho muy sinceramente» –recalcó-, «porque creo que atesoraban, todos ellos, un talento únicamente calificable de mágico, una condición que perdurará por y para siempre», concluyó.
Descanse en paz la mujer nacida como Cynthia Powell que, sin duda, representó una insustituíble fuerza estabilizadora para el entonces joven John, quien había perdido a su madre siendo un adolescente para ser criado por su tía Mimi a la que adoraba. Buenos días.

Pedro Antonio Hurtado García
es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN
en el Noroeste murciano