Pilar López/ Participante Programa “Activa Joven Alemania” Fundación San Juan de la Cruz – Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz

Las razones por las que decides mudarte a otro país son diversas. Puede ser incluso, que no tengas elección. No voy a engañar a nadie. No es fácil, aunque quizá haya excepciones. En mi caso, me planteé esta opción por motivos académicos y por suerte,
tuve conocimiento de los programas que, aunque difieren un tanto con su propósito inicial ya que están orientados a la formación profesional, ofrece la Fundación San Juan de la Cruz de Obertshausen (Johannes Kreuz en alemán), con la que colaboran tanto el ayuntamiento de esta localidad alemana como la Concejalía de juventud de Caravaca. Sin embargo diría, que es una de las mejores decisiones que he tomado.


Asumes riesgos como en casi todo, pero gracias a esta asociación y por supuesto, a la de españoles que tiene sede en este municipio, me he sentido siempre respaldada: fui muy bien acogida a mi llegada, y recibí y recibo ayuda cada vez que los necesito, son mi familia en este país que no sé qué tiene, pero te engancha. Quizás formalidad, trabajo, oportunidades, y por supuesto también sentido del humor.
Siempre es un buen momento para aprender un nuevo idioma, otra cultura. .aunque al principio ambas te resulten casi un suplicio. Pero la asociación «Johannes Kreuz» te ofrece muchas posibilidades de prácticas para que te adaptes y relaciones con la gente de aquí. De hecho, yo he realizado en horario de mañana, prácticas en un supermercado y actualmente en una escuela infantil. A cambio de éstas, remuneradas en algún caso, la asociación me ha ofrecido alojamiento gratuito y una experiencia
que, en el caso de la escuela infantil, ha despertado en mí un interés que estoy segura de que tendrá repercusión en mi futuro laboral.
Por las tardes en mi tiempo libre, yo particularmente voy a una escuela en Frankfurt Am Main para estudiar gramática y lengua alemana, propósito que como estudiante de Filología alemana, me trajo aquí.
A estas alturas imagino que os estaréis planteando que vosotros no podríais porque no tenéis ni idea de alemán. Pues bien, con tener en principio un nivel básico es suficiente y quiero aprovechar para deciros que en Caravaca ya existen los recursos para el
aprendizaje de esta lengua, como por ejemplo la Escuela Oficial de Idiomas.
Espero que al compartir con vosotros mis vivencias, otros jóvenes de Caravaca se suban a este tren. Os animo a que disfrutéis de esos recursos Y de las posibilidades que se ofrecen desde el Centro Joven donde encontraréis más información al respecto y podáis enriqueceros tanto profesional como personalmente.

No quiero despedirme sin agradecer a las instituciones citadas su labor, pero especialmente a fraud Hildegard Bühl por acogerme en su casa, y preocuparse de mí y mi aprendizaje, al siempre caravaqueño aunque en la distancia, Luis Gálvez por su ayuda y atención constante y al Padre Hoffmann por su amor a la Cruz de Caravaca y haber fundado esta asociación que hace posible que yo y otros jóvenes caravaqueños podamos participar en estos programas. Muchísimas gracias por todo, estaré eternamente agradecida por esta inolvidable y fructífera experiencia.