E. SOLER

La soprano Montserrat Martí Caballé actuará dentro de la programación cultural del Ayuntamiento de Calasparra el próximo sábado 9 de febrero ( 20:00 horas ) en el Auditorio Municipal con un recital de ópera y zarzuela en el que comparte escenario con el barítono Luis Santana y el pianista Antonio López Serrano, una estupenda ocasión para disfrutar de ambos géneros líricos.

– En primer lugar, ¿cómo surgió la idea de crear un recital de Ópera y Zarzuela?

– Es un programa que, con el barítono Luis Santana y el pianista Antonio López, llevamos haciendo casi un año por rincones de toda España, además está gustando mucho por lo variado que es, ya que mezcla Arias y dúos de ópera y también música española como zarzuela. Donde lo hemos realizado ha tenido muy buena acogida.

– La Zarzuela, un género mal llamado ‘género chico’.

– Sí, de chico no tiene nada porque es muy grande para mí y tiene mucha dificultad también, no hay que menospreciarlo en absoluto.

– No estará sola, comparte escenario con el barítono Luis Santana y el pianista Antonio López serrano, ¿qué tal ha sido la preparación?

– Para mí es un poco como estar en familia, llevamos un tiempo juntos y además nos llevamos muy bien. La gente que acude a nuestros conciertos lo comenta después de los recitales, que ven la química que existe entre los tres.

Cuando trabajas, haciendo música, con gente con la que te sientes a gusto eso al final lo nota el público. Además de la gran profesionalidad que tienen ambos.

– Pónganos los dientes largos, y adelántenos algunos temas de la selección.

– Pues hacemos algún extracto de la ópera La Traviatta de Verdi, también durante la primera parte interpretamos canción italiana de Donizetti, Rosini. En la segunda parte hacemos canción española de Falla y terminamos con zarzuela con títulos muy conocidos, contando que entre barítono y soprano no hay cosas tan populares como podría ser entre un tenor y una soprano, pero son piezas muy bonitas que gustan mucho.

– La Ópera llega hasta las poblaciones más pequeñas, cuando hace unos años era muy complicado tener un programa de ópera so pena que vivieras en Madrid o Barcelona. ¿Por qué momento pasa el género?

– Creo que en los últimos años se han adaptado a los nuevos tiempos, incluso en los grandes teatros han hecho sus abonos en la temporada para que todo el mundo pueda asistir por diferentes precios. Aquella época donde la ópera se veía como algo elitista, creo que ya tiene que olvidarse y hay que continuar trabajando para que llegue a todos los públicos.

Lo comentamos muchas veces, la acogida en lugares más pequeños es fantástica, la gente está muy agradecida y feliz de vayas y que la ópera sea cercana a todo el mundo. Además añado que en todos los sitios donde hemos estado la gastronomía es fantástica, y en Calasparra seguro que también lo es.

Aunque por supuesto la entrega siempre es la misma, pero cuando estas composiciones preparadas en muchos casos para grandes escenarios y de pronto se transportes a lugares más íntimos, se nota de otra manera el cariño de público. La verdad es que cuando tienes una distancia entre el escenario y el público, porque hay una orquesta entre medias en el foso, a no sea que sea por el aplauso el público está más lejano.

Este formato más íntimo nos da la opción, no solo de ver las caras de la gente que también da más miedo para los cantantes, pero también es una manera de comunicar mucho más cerca. Hay detalles como las miradas, los movimientos que en los escenarios más grandes son más difícil de percibir. En sitios más pequeños el público puede percibir hasta la respiración del cantante.

– Y ya por último próximos trabajos.

– Todo febrero está completo con estos recitales, también tenemos un programa religioso montado. Además realizó diferentes conciertos por toda la geografía española. También tengo la oferta de hacer una Micaela que están realizando en el Palau de la Música y en abril la Traviatta.