Ana María Vacas

Cuando paseo por la calle Mayor siempre me detengo a mirar en los pocos escaparates de comercio que quedan en ese trayecto de antiguo esplendor de pasado. Pero entre ellos siempre me llamó la atención la generosidad de uno de ellos, Peluquería Encana como la mayoría la conocemos o Sanación Energética, como ahora se llama. En el escaparate está escrito que ofrece sus escaparates para el uso de quien los necesite, artesanos, artistas, vestuario festero, o cualquier otra disciplina que se precie de manera totalmente altruista. Tardé un tiempo en entender su filosofía, su requerimiento hacia mi persona y sobre todo a mi obra, pero ella tenía una percepción en ese momento de la que yo carecía y que indudablemente me hizo comprender de un vuelco y dejar atrás los prejuicios de exponer mis trabajos en una peluquería; entendí que todos los espacios por insólitos que parezcan son merecedores del esfuerzo, ya sean de personas profesionales o aficionadas. Sus escaparates muestran de alguna manera la persona que habita dentro,  derroche de ilusión, colaboración sin límites, reconocimiento de sus vecinos, incasable amante de mostrar el alma humana; ese centro neurálgico del pueblo es un punto de unión de mucha gente y les aseguro no me excedo en mi descripción. Sus enormes experiencias personales han conformado una persona fuerte que como el ave fénix ha vuelto a renacer de sus raíces, para revelarse con la mediocridad y ser diferente, sin importarle que no lleguen a entender su convencimiento absoluto por la colaboración y el acercamiento. Intenta que cada persona que cruce la cancela de su local reciba la atención que necesita y les aseguro que siempre no se trata de un corte de pelo; a veces hay que detenerse en escuchar a una anciana, o dejar que descanse al dormirse a una clienta, todo absolutamente todo se respeta y les aseguro que eso es muy difícil de encontrar en ningún sitio hoy día. Ayuda a promocionar a una modelo o a presentar personas a alguien que quiere montar un negocio, mientras tanto entre conversación y conversación masajea tus cabellos cuando te ve extremadamente agotada.

Peluquería Encarna

Peluquería Encarna

Muchas de las personas que la rodean, saben y disfrutan de la paz  y energía que allí se respira,  base necesaria para todos los seres; fluye sin estorbos absurdos e innecesarios sobre ese peculiar y acogedor espacio. Encarna siente la necesidad de concienciar en vivir con calidad humana, (empezando por nosotros mismos), moviendo  la buena vibra;  como ella misma explica “así  casi sin apreciarlo estamos haciendo una siembra para  despertar la inquietud interior” y la mejor manera es con hechos que motivan a otras personas que están dormidas. Nos pide que reflexionemos, porque ha llegado a un estado de consciencia que les puedo asegurar transmite a pesar de los numerosos inconvenientes que se cruzan en su camino, siempre encuentra quien lo reciba. Una de sus frases más frecuentes es,  “nunca es tarde para nada”, y como ella yo estoy segura de ello. Se siente orgullosa de ser ella misma, aceptándose con todos los condicionantes que la forman y hoy día señores  cuando nadie lo espera, abre sus alas y vuela dándonos ejemplo a los demás.