CARLOS MARTÍNEZ SOLER

Desde su aparición en nuestro país no hace mucho tiempo, Netflix se está acostumbrando a convertir muchos de sus productos en fenómenos sociales, el verano pasado fue Stranger Things, y este año el turno ha sido para Por 13 razones, obra destinada para el público adolescente, pero que sin darse cuenta ha calado hondo en distintos grupos generacionales, yo soy una prueba de ello, ya no soy ningún chaval, y Por 13 razones, me ha gustado, bastante diría yo.

Si algo me ha resultado interesante de esta serie producida por Selena Gómez, es que pese a estar dirigida a los teenagers, su discurso es profundamente adulto. Por 13 razones empieza fuerte, no oculta sus cartas, desde un principio sabemos que Hannah Baker se ha suicidado, por lo que el qué deja de ser importante, siendo el cómo lo que realmente interesa, y para desvelar esta historia no hay recurso más simple, pero a la vez más efectivo que un diario, en este caso no será escrito, no iban a ser ellos tan académicos, sino unas cintas de cassette donde nuestra protagonista narra sus últimos días y las razones que le llevaron a quitarse la vida.
Por 13 razones va lanzando miguitas de pan capítulo a capítulo, siendo testigos durante todo este transcurso, del acoso, la rabia, la frustración, la soledad, el desamparo, la indiferencia, la ira…., que asola a sus protagonistas y que han dado como resultado el funesto desenlace que ya conocemos. En este juego de espejos en el que Por 13 razones ha intentado plasmar parte de nuestra realidad, lo que más me ha cautivado de ella ha sido sin duda alguna su puesta en escena, esa decisión sumamente premeditada de unir 2 mundos, el pasado en tonos cálidos (naranjas, amarillos…), y el presente en tonos fríos (azules, grises…), que ponen ya de manifiesto que Por 13 razones no es un producto cualquiera, sino que estas decisiones, le hacen desmarcarse de las obras adolescentes que pueblan la parrilla de televisión, lo cual ya es decir mucho, siendo el único pero al que tendrá que hacer frente esta serie, el de su supervivencia más allá de una historia que parece diseñada para una sola temporada, aunque para eso como siempre habrá que esperar.