JAIME PARRA

Autor precoz -aún conserva obras de su infancia-, con una constante en su temática, la denuncia social, no ha sido hasta su madurez cuando ha tenido necesidad de publicar parte de su obra.

Alentado por las pocas personas conocedoras de la calidad de sus escritos, Emilio López Marín ha publicado “Entre mares y amores”, editado por Tirano Banderas.

La prosa poética de este caravaqueño nacido en el cortijo de Aguzaderas, Moratalla, tiene la capacidad de conectar con el lector por su capacidad para transmitir emociones. Pequeñas píldoras que requieren de un lector atento, dispuesto a continuar la historia de la que Emilio a veces solo ofrece un esbozo, fiándose de que el encanto de sus palabras les acompañará durante mucho tiempo.

Admirador de Eduardo Galeano y Juan Rulfo, con el que se emociona al pensar que toda la literatura posible se encuentra en las escasas páginas de “Pedro Páramo”, ha participado en la Feria del Libro de Caravaca en la que respondió a los lectores, presentó su obra y firmó libros.

Una obra, “Entre mares y amores”, que sin hacer ruido y gracias al boca a boca y a las recomendaciones de los afortunados que la han leído pronto se convertirá en la favorita de un público más amplio.

Esta entrada al mundo literario de Emilio López Marín, parte de cuyos beneficios se destinarán a Adinor, ya puede encontrarse en las librerías de Caravaca, además del supermercado de Barranda, donde reside el autor.

Usted escribe desde hace años, ¿qué le lleva ahora a publicar?

Aunque escribo desde los 13 años, nunca había encontrado el momento de ordenar y seleccionar, que me ha sido aún más difícil que escribir. Ahora me encuentro con un poco de vértigo por la reacción de los lectores, pero confío en que todo vaya bien.

Si vuelve la vista atrás, ¿qué ha cambado en su manera de escribir?

Me ha sorprendido, porque aún conservo escritos de los 12, 13 o 14 años que no desentonarían con este libro. Hablaba de injustica social y décadas después sigo hablando de injusticia social.

La inquietud es la misma. Ahora hay una mayor crudeza, porque con 15 años no se tienen apenas experiencias, no se han sufrido pérdidas como la de la madre.

¿Qué busca como escritor?

Soy incapaz de leer algo que no me cautive y que no me sirva de evasión. Así escribo yo también.

¿Por qué prosa poética, un género difícil?

Escribo así porque yo hago escritos que parece que están cortados, y efectivamente. Pero es así a propósito. Tienen la magia que cualquiera de ellos puede continuarlo la persona que lo lee. El lector puede continuarlos como si fuera su propia historia.

A veces me dicen que por qué de este u otro no hago una novela. Pero de esta manera hago cómplice mío al lector.

¿Cuándo tiene tiempo para escribir?

Soy autónomo de agricultura. Es difícil no llegar a casa cansado o con preocupaciones. Además yo escribo de madrugada que es cuando me llega la claridad.

¿Y la inspiración?

No busco la inspiración en lugares, sino que la encuentro en mí, con calma me llega seguro.

¿Hace de la escritura un hábito?

Siempre intento crear un hábito. Si escribes habitualmente, se te hace más fácil. Pero en general como decía si tengo calma voy a escribir seguro.

¿Por qué autoeditarse con Tirano Banderas?

Tenía claro que quería hacerlo así porque me da una mayor independencia. Y estoy contento con el resultado.

¿Continúa escribiendo o se ha dado un descanso mientras promociona este libro?

Sigo escribiendo, en un año podría publicar varios libros, pero no tiene sentido solapar uno con otro.

¿Qué se encontrará el lector?

Una crítica social, ya que habla mucho de la pobreza, de Latinoamérica, donde no he estado pero he aprendido a escribir con la dulzura de ellos. También hay mares y amores, como indica el título. Pero es en la crítica social donde más incido.

¿Cómo animaría al lector a acercarse a su obra?

La escritura es una evasión, no entiendo un libro que quieras volver a leer hacia atrás, repetir la página para saborearla mejor. Así es mi obra.