José Francisco García, presidente del PP de Caravaca

Frente al balance ficticio e irreal que ha realizado el PSOE de su gestión en el Ayuntamiento de Caravaca, nos genera una gran preocupación el resumen real de actividad en el que está inmerso el municipio. No hay nada más que salir a la calle y escuchar atentamente lo que dicen nuestros vecinos de la gestión municipal de estos años de gobierno del Partido Socialista. La gestión política conlleva tomar decisiones y el actual gobierno, la única que toma, es la de la inacción y la pasividad.

Hacer no es sinónimo de generar promesas y que queden guardadas en un programa electoral. ¿Alguien ha vivido un pleno en la calle? ¿Conocemos las auditorías realizadas? ¿Han realizado las elecciones democráticas de los alcaldes pedáneos? ¿Han municipalizado algún servicio? ¿Han quitado o reducido la Zona Azul? ¿Han reubicado el mercado semanal? ¿Han dado solución a los problemas urbanísticos de Caravaca? ¿Están más limpias nuestras calles? La respuesta a todo esto es no. Y un municipio que se asienta en el no, sin duda alguna, no avanza.

Desde el Partido Popular nos preguntamos si hacer conlleva inevitablemente resultados, ¿dónde están los hechos y no las palabras descritas en un boletín? Porque nosotros cuando hacemos lo contamos, cuando estamos, lo compartimos y los hechos permanecen, están y se debaten. Y para aquellos que cuestionan nuestras fotos, que reflejan nuestros hechos, gusten o no, reflejan realidades.

La política que están reclamando hoy en día nuestros vecinos, no tiene nada que ver con la crítica constante, sino con la capacidad de generar respuestas que sumen a la mayoría de los caravaqueños y para ello, la colaboración no debe ser reclamada, sino que debe ser facilitada. Porque el PP de Caravaca siempre estará dispuesto a sumar por el bien del municipio.

Señor alcalde, no cabe el lamento tras tres años de gobierno. No cabe tampoco el discurso de la herencia, pues casi cuatro años en política y gobernando, es toda una vida, y 1.250 días dan la oportunidad para hacer y callar bocas, y las nuestras si alzan la voz es porque todavía tienen mucho que decir, porque está todo por hacer.

Y le ponemos varios ejemplos. Cree suelo industrial y ponga las condiciones necesarias para generar oportunidades, riqueza y empleo.

Limpie Caravaca. Jamás hemos tenido en los últimos 30 años una ciudad tan sucia y decadente. Por cierto, no se olvide de las pedanías, la sensación de abandono en ellas se supera día a día.

No deje que nos sitúen en la cola de servicios sociales. Usted sabe, tanto como nosotros, que diferentes estudios profesionales publicados en medios nacionales nos vuelven a colocar ahí.

No descuide el deporte, ni nuestras instalaciones. Cuide la seguridad de nuestro municipio. Avanzar no es retroceder y cada vez vivimos con mayor inseguridad ciudadana.

Respecto a los avances y logros, no venda aquello que no es suyo, porque sus hechos demuestran más que sus palabras.

Recuerde que mientras usted ‘vende’ como suyos los planes de empleo regionales del SEF, las empresas locales se marchan a Cehegín e incluso a otros municipios y como consecuencia, aumenta el paro y perdemos 1.000 afiliados a la seguridad social. Eso, señor alcalde, nos preocupa mucho.

No venda una bajada de deuda con esfuerzo de su grupo de Gobierno cuando lo que realmente baja es la cuota. Explíquele a nuestros vecinos que al igual que una hipoteca baja cuando se va pagando cuota a cuota, nuestra deuda baja igualmente. No se ponga medallas que sean del banco.

No venda obras de su gobierno que son financiadas por los Planes de Obras y Servicios de la Región o que se hacen con talleres de empleo del SEF. Nosotros no hubiésemos dejado escapar oportunidades perdidas como los más de 6 millones de euros del EDUSI y el ARRU. Y usted sí los ha dejado perder.

No venda como propia la gestión cultural del Año Jubilar, usted sabe mejor que nadie, de quién ha sido la iniciativa.

Por último, si hablamos de avanzar, hablemos de los problemas reales a los que se enfrentan nuestros jóvenes, que han sido los grandes olvidados de su equipo de gobierno.  Hablemos de turismo, artesanía y comercio, en pleno retroceso por su falta de políticas.

Señor alcalde, aunque estemos en la recta final de su mandato, súbase al carro del trabajo, del compromiso, de la gestión y de los problemas reales de los vecinos y cuando vuelva a decir “avanzamos”, recuerde, Caravaca, ahora no avanza.