CARLOS MARTÍNEZ SOLER

En un pasaje de la serie que hoy nos ocupa, The Affair, uno de sus protagonistas (Noah) le revela a su futura amante(Alison) una teoría sobre los viajes en el tiempo. En ella grosso modo y de forma muy resumida The Affairse venía a decir que existe la posibilidad de poder vivir-experimentar 2 vidas diferentes. Este relato banal enmarcado en el juego y la tensión sexual entre 2 personajes que están a punto de dar el salto hacia el vacío puede que parezca no tener sentido. Sin embargo, esta pequeña escena resume en gran medida el espíritu de esta serie.
TheAffair es una obra en la que tiene más importancia el cómo, que el qué, es decir, la historia que en ella se nos cuenta es simple, conocida y nada original, pues se trata de la relación amorosa entre 2 personajes casados que deciden tirarse de lleno hacia el mundo del engaño, ya sea por falta de pasión en su matrimonio, por una trágica pérdida que les desmorona, etc. Hasta aquí como digo todo es muy cotidiano y rutinario, siendo precisamente el cómo se cuenta el principal punto fuerte de esta serie.
The Affair es narrada desde 2 puntos de vista, el de Noah, personaje masculino interpretado de manera muy convincente por Dominic West, y el de Alison, papel que recae sobre la cada vez más reconocible y sobresaliente Ruth Wilson. Esta doble realidad, a la que Noah hace un guiño en el segundo capítulo nos permite experimentar el affaire amoroso de estos 2 amantes de manera diferente, acercándonos a sus particulares versiones, que ya les adelanto que no se parecen en nada y que son diametralmente opuestas, aunque como es obvio siempre confluyen en un nexo común.
Esta particular fórmula para presentarnos la realidad no sólo nos permite disfrutar del engaño, sino que les sirve a sus creadores para lanzar trampas y giros argumentales que nos tendrán atrapados en nuestros asientos.Como adelanto y sin querer lanzar demasiado spoilers, ya les comento que la sombra de un asesinato asola todo el conjunto.
TheAffair es de esos productos que decide jugarse todo a una carta, en este caso su estructura narrativa, y pese a que muchos sostengan que ésta es tramposa y que manipula y juega con el espectador, lo cual también hay que decir que es cierto, está todo tan trabajado y pensado que terminas por disfrutar del engaño. Para que se hagan una idea, las dos versiones que se nos cuentan no sólo distan en su historia, sino que también sufren cambios en relación al maquillaje, vestuario e interpretación, por lo que si en el pasaje de Noah a éste se le presenta como un maduro atractivo, viril, inteligente y dubitativo, en la otra versión, la de Alison, pasa a ser más impulsivo, rudo, decidido…
The Affair juega al engaño de manera consciente dejando en manos del espectador la decisión de a quién y qué creer, por lo que de ustedes depende ser más de Alison o de Noah, yo por ahora me quedo con los dos.