ANA MARIA VACAS

Ángel nacido en Calasparra en 1999 refleja en su rostro los pocos años con los que cuenta en su haber, pero sin embargo esto no es coincidente con su inicial carrera Profesional de Música, la que ya tiene una trayectoria considerable…
De carácter sereno, amable en su conversación, nos transmite con palabras y con enorme entusiasmo su amor por la música, lo que posteriormente hará con la marimba o cualquiera de los instrumentos que domina en esta especialidad tan completa y versátil. Disfruta, se emociona y si lo observas atentamente cuando interpreta entra en una especie de concentración que lo evade, lo mantiene a un nivel inalcanzable para cualquiera.

Ángel Rodríguez

Ángel Rodríguez

Comienza sus estudios musicales a los siete años en la Escuela de Música de Calasparra, al poco tiempo se replantea continuar sus estudio, pero en ese momento de incertidumbre tuvo la oportunidad de ser invitado a una clase donde se impartía percusión, en ese instante cambio rotundamente su decisión, quedó fascinado y decidió que quería estudiar esa especialidad. A pesar de que al involucrarse de lleno en la música su niñez estuvo carente de juegos propios de sus años, no se arrepiente porque considera que la música le ha aportado tanto que ha conseguido cambiar su destino, llegando a ser su profesión en un futuro no muy lejano, porque ya no se reconoce en otro oficio que el de músico.
Desde los once años forma parte de la Banda de Música de Calasparra con la que comparte numerosos recuerdos de esos años entre colegio y ensayos. A los doce comienza en el Conservatorio de Caravaca de la Cruz ”Leandro Martínez Romero” donde cursa estudios hasta el año 2017 que se gradúa con la calificación de Matrícula de Honor, apoyado en todo momento por el profesor que acompaña su desarrollo Jesús González. Durante los últimos años de estudios profesionales, su inquietud por aprender lo llevan a realizar numerosos cursos de técnica e interpretación que complementan su formación, como el de Marimba impartido en el Conservatorio de Cieza por Conrado Moya y otros con profesores dentro de la percusión como Raúl Benavent (RTVE), Esaú Borreda (Sinfónica de Madrid), Verónica Cagigao (Madrid), Antonio Soto (Madrid), Carolina Alcaraz (Orquesta de Córdoba).
Necesita estar en la vanguardia musical pues sus aspiraciones así lo requieren, por ello considera importantísimo visitar aquellos lugares donde se reúne el talento como es el caso del Festival de Percufet en Valencia, donde se encuentra una representación de los mejores músicos nacionales e internacionales del momento, y se consiguen escuchar la música más actual, junto con todas las novedades dentro de la percusión. Atento siempre de seguir a los músicos más representativos, como las innovaciones en composición de Ney Rosauro, músico y pedagogo que marca un antes un después en esta especialidad por la cantidad de obras compuestas y desarrollados sólo para percusión. O la Japonesa Keiko Abe, con la introducción de las cuatro baquetas dentro de la Marimba. Pero su mayor preferencia la consigue el alemán Martin Grubinger y Christoph Sietzar., por los que demuestra una enorme admiración, sobre todo por la sutileza a la hora de realizar sus interpretaciones.
Si piensas en contabilizar todas sus participaciones te faltan años para poder ordenar sus múltiples proyectos musicales, que ha desarrollado en toda la región de Murcia. Participo en la Banda de alumnos de los Conservatorios de la Región de Murcia, en la Banda Sinfónica de la federación de Bandas de la Región de Murcia, en la Joven Orquesta del Noroeste de Murcia, en la Banda y la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Caravaca de la Cruz.
En el 2016 Obtuvo el primer premio en la V edición del concurso para Jóvenes Intérpretes Villa de Molina y en año 2017 consigue el primer premio en la XX edición del concurso Entre Cuerdas y Metales de la región de Murcia, cuyos talentos hemos tenido la suerte de poder disfrutar en el concierto en homenaje a Santa Cecilia hace sólo unas semanas, en colaboración con el Conservatorio de Caravaca de la Cruz.
Se está preparando para superar las pruebas de acceso al Conservatorio Superior en la academia OKHO en Madrid, a la que acude una o dos veces al mes para exponer las partituras estudiadas que prepara a diario en su casa, pero siempre con la ambición y certeza de conseguir formar parte en uno de los Conservatorios Superiores más prestigiosos de España. Considera que hay numerosos profesores con calidad extraordinaria dentro de nuestro país como son Jousef Furio, Paco Díaz, o Juan José Carrillo, pero no descarta el viajar a Europa donde encuentra numerosos referentes a los que dirigirse y los cuales sigue a diario como Marinus Konst, Roland Denes.
Toda esta evolución musical no hubiera sido posible, (como en otros muchos casos de jóvenes músicos) sin el apoyo incondicional de sus familias, sacrificándose por ellos. En el caso de Ángel, su madre ha estado siempre presente en su camino, tuvo el acierto de matricularlo en su primer centro, la Escuela de Música consiguiendo así que su formación siguiera el camino más certero, y ayudándonos a conocer el talento admirable de este joven trabajador incansable, al que desde el primer momento que escuchas ya no puedes olvidar jamás.