Pedro Antonio Hurtado García

Para obtener una información fresca, actual y completa de los exitosos festivales de San Javier, nos reunimos con el concejal de cultura y educación del municipio, David Martínez Gómez, quien, desde el pasado año, tiene asumidas las funciones de director general del “Festival Internacional de Jazz”, de la localidad costera, quien se apresura a comentarnos que el certamen de jazz está asociado al municipio otorgándole un gran prestigio, consolidado por sus muchos años de vigencia, pero añade que “existen razones muy poderosas para no olvidarnos del ‘Festival de Teatro, Música y Danza’, acontecimiento que ya alcanza sus 52 ediciones anuales” y del que Martínez Gómez también es el director general. ¿Qué nos depara este año ese ciclo?.

Variedad teatral que nos enriquece a todos.- Nos ofrece una programación de primerísima calidad, en la que se ha cuidado al máximo cada detalle, con el objetivo principal, y casi exclusivo, de llenar de luz las noches de verano en San Javier. Contaremos con relevantes espectáculos de teatro, música, danza y circo. Una variedad escénica con la que podremos viajar desde el teatro grecolatino, pasando al contemporáneo, coqueteando con nuestro Siglo de Oro o el teatro shakesperiano, lo que constituye una oportunidad ideal para entretenernos, disfrutar y aprender, creando conciencia social, al acercar a los colectivos, de todo tipo y condición, espectáculos que nos pueden llegar a hacer replantearnos nuestra propia existencia y la naturaleza humana. Añadimos, cómo no, la mejor música, gracias a esa gira veraniega de Ariel Rot y Kiko Veneno, que “aterrizará” en San Javier para rememorar, con él, aquel programa de la televisión pública que nos ilustraba el panorama musical del momento, “Un país para recordar”, y un gran espectáculo de danza, “Tocororo”, lo que llegará a nuestro “templo sagrado de la cultura” de la mano de Carlos Acosta y su compañía “Acosta Danza”, documentándonos profundamente sobre la historia de este gran coreógrafo cubano y, a través de él, la historia de superación y supervivencia de la propia isla de Cuba.

Con un julio repleto de excelente música y un agosto colmado de brillantes artes escénicas, ¿tiene San Javier más razones y motivos para convertirse en nuestro lugar de veraneo?.

Capital cultural del Mediterráneo.- San Javier siempre tiene todo eso y muchas más cosas que brindar al visitante, indudablemente, porque nuestro municipio se convierte en la “Epidauro de occidente”, una suerte de “santuario cultural” donde sanar el alma a través de la cultura, su oferta de sol y playa, gastronomía y muchos más atractivos. Respecto a la programación teatral, solamente podemos hablar de calidad incuestionable, ecléctica como nunca, con lo mejor del mundo del espectáculo, tanto del panorama nacional como internacional, superando las dificultades de sumarnos a las giras internacionales de 2020 y 2021. En definitiva, un programa que convierte a San Javier, a todas luces, en la capital cultural del Mediterráneo.

Era el pasado año cuando hablábamos de sacar el festival a la calle y, ahora, es un proyecto que ya va fructificando, ¿no?.

“Music in the gardens” como nuevo ciclo.- Así es, exactamente. Además de los espectáculos programados en años anteriores, a lo largo y ancho del municipio, en ambos festivales, “Jazz” y “Teatro, Música y Danza”, iniciamos un nuevo ciclo, denominado “Music in the gardens”, que, durante el mes de julio, nos hará disfrutar, en el entorno de la pinada de San Blás, de lo mejor de nuestro potencial artístico local, sumado a la actuación de alguna estrella internacional, como Gunhild Carling, el caso de nuestro conservatorio profesional de música o el show de la gran Dora Helena. Pero, eso sí, sin reglas y al más puro estilo americano, pues invitamos a los seguidores de “Jazz San Javier” a traer sus sillas de casa, un picnic y disfrutar, así, de la música, haciéndolo en un maravilloso espacio natural con total libertad, como libertad representa y aporta este género musical.

San Javier soporta el peso de 52 años de festival de teatro y 24 de certamen de jazz. Mantener este doble proyecto es una apuesta tan comprometida como arriesga, especialmente en los complejos tiempos que vivimos, ¿verdad?.

Cultura y educación, ejes de la sociedad.- Más que eso, lo que supone es un objetivo del ayuntamiento de San Javier, cuya apuesta por la cultura es plenamente evidente. Y, para nada, podemos considerarlo un riesgo, ya que cumple una destacada labor pedagógica, que debería representar una obligación para cualquier entidad pública. Porque, como todos sabemos, cultura y educación son los únicos y más potentes motores que mueven y alimentan una verdadera, sólida y favorable evolución de la sociedad.

El espíritu para afrontar la pandemia.- En cuanto al impacto de la pandemia sobre estos ciclos culturales, nos dice David Martínez que “solamente puede hacerse una valoración positiva, sobre todo si pensamos que, a pesar de las dificultades aparejadas por este fenómeno contagioso, nuestros festivales volvieron a la carga en 2021, con las limitaciones internacionales correspondientes, pero como fruto de una importante apuesta de San Javier por mantener sus valiosas ‘joyas de la corona’, mientras otros ayuntamientos se aferraban al coronavirus para paralizar e, incluso, hacer desaparecer algunos de sus más significativos proyectos culturales. La pandemia nos sirvió para concienciarnos de la vulnerabilidad de nuestra sociedad y para encarar el futuro de nuestros festivales con la ilusión puesta en nuevos objetivos y proyectos paralelos. La pandemia, en resumen, nos sirvió para tomar impulso y lanzarnos a la conquista de los corazones de todos los amantes de la cultura que viven en San Javier o nos visitan cada verano”, sentencia decidido.

Una ciudad viva, alimentada de cultura.- Al solicitarle que nos razone las influencias de estos ciclos culturales en el turismo local y de la zona, nos asegura que “muy positivamente, ya que, con una media de mil espectadores por noche, es obvia la repercusión en la hostelería local, antes y después de los espectáculos, así como en las reservas hoteleras que crecen cuando, en un corto periodo de tiempo, el festival ofrece actuaciones de la talla de Stanley Clarke, Kenny Barron, Andrés Barrios y Gunhild Carling en un mismo fin de semana”, asegura. Al preguntarle por los resultados globales de estos “clásicos” certámenes culturales, nos confirma que se sienten “plenamente reconfortados, porque San Javier se transforma totalmente y vive una auténtica fiesta de la cultura. Sus calles y plazas se llenan de música, público, ambiente, atractivo y demás valores colaterales. Nada goza de más importancia que una ciudad viva, alimentada de cultura y, en especial, de la música, lenguaje universal que une a todos los pueblos del planeta sin ningún tipo de excepción”, matiza.

En el ciclo jazzístico, se observa, en las gradas, que acude un público fiel y caras que se repiten de un año para otro. Eso es una clara ventaja de fidelidad añadida…

Abonos agotados varios días antes del inicio de “Jazz San Javier”.- Indudablemente. A la vista está que, este año, por ejemplo y por primera vez en la historia del festival, agotamos los 350 abonos a la venta, incluso varios días antes del inicio de “Jazz San Javier”. Y tenemos la certeza plena de que algo similar sucederá con los abonos del “Festival Internacional de Teatro, Música y Danza”. Partir de una base tan sólida, nos aporta la seguridad y nos regala la confianza en el éxito, ante un público, en general, que, una u otra noche, elegirá San Javier para disfrutar de sus veladas de verano con las vibraciones de espectáculos que, cada uno en su género, son exponente claro y robusto del arte en su más pura esencia.

Un ciclo y el otro se hallan entre los más señeros del territorio nacional, ¿no es así?.

Eventos de primera línea en el panorama nacional.- Ambos festivales, ciertamente, ocupan ese preferente rango. El de jazz se halla en segundo lugar, tras el ciclo de San Sebastián, pero delante del de Vitoria. Y no lo digo yo, sino quienes más saben de música en nuestro país. Y algo similar le ocurre con “su hermano mayor”, el festival de agosto, de un nivel similar a “Sagunto a Escena” o en la línea del “Grec Festival”, de Barcelona. Mérida, por su parte, es un festival de teatro clásico grecolatino; Almagro, de nuestro Siglo de Oro, pero San Javier y sus “hermanos mediterráneos” ofrecen una mayor variedad de puestas en escena, con lo que el resultado final ha de ser, sin más remedio, una experiencia total, toda vez que, en un mismo programa, puedes ver casi lo más importante del panorama artístico del momento.

Vienen trabajando ustedes en diversas novedades, como la de avanzar en la arquitectura de estos festivales con salidas a la calle, participación de los vecinos del municipio, identificación de la gente…, ¿qué más propuestas estudian?.

La necesidad social de asistir a estos festivales.- Involucrar, cada vez más, al tejido cultural local en las programaciones y generar, a través de la calidad y variedad, la necesidad social de asistir a nuestros festivales y reafirmar la importancia de estos certámenes para la imagen y el desarrollo económico, social y cultural de nuestro municipio.

Muchos artistas importantes se sienten identificados con San Javier, han repetido en numerosas ocasiones, han llenado siempre y gozan de un gran predicamento en este respetado escenario. A cambio, también ellos, dispensan un cercano, cariñoso y profundo respeto a esta cita artística…

Garantizado un futuro de grandes artistas.- Eso es meridianamente obvio y, aunque lo obvio no precisa explicación, sí diré que todavía recuerdo la última visita de Chick Corea a San Javier. Se sentía como en casa y así nos lo demostró. Estoy convencido de que esto ocurre con muchos de esos clásicos de “Jazz San Javier”, quienes han preparado la entrada, en este mundillo, de una nueva generación de artistas que ya llevan marcado que serán los grandes de ese futuro que se presagia y se espera como no muy lejano.

¿Qué les diría a todas esas personas que todavía no han venido nunca al “Parque Almansa” por dudas, dejadez o falta de decisión?.

Experiencia para los sentidos.- Que no duden en venir a San Javier, que el municipio está deseando compartir con ellos su amor por la cultura y promete no decepcionarles nunca. Vivir las noches de verano en este municipio marmenorense es más que una noche de concierto o función teatral, es una auténtica experiencia para los sentidos y una inyección reconfortante para nuestro espíritu. Además, la noche sanjaviereña seduce con su cielo estrellado y esa luna radiante que se convierten en implacables testigos de excepción de nuestra intensa ebullición cultural.

Documentado, experimentado e ilusionado como el primer día, percibimos a David Martínez Gómez, máximo responsable de los dos grandes festivales de San Javier, quien no nos cabe la menor duda de que tiene perfectamente asumido que sus veranos tienen como escenario su casa, aunque, ciertamente, por muy poquito tiempo diario, ya que las 24 horas de cada jornada “se las come”, en mayor medida, el ayuntamiento y las instalaciones del “Parque Almansa”, marco central de los acontecimientos culturales que ofrecen estos dos certámenes. Y bien puede sentirse orgulloso, aunque no nos cabe la menor duda de que es así, del equipo de colaboradores del que se ha rodeado, del público fiel con el que cuenta año tras año, del brillo y el lujo alcanzado por estos dos ciclos a nivel internacional y de la colección de artistas que pasan por su escenario, brindando la gloria de ver en acción a lo más rutilante y notable del panorama musical, especialmente el jazzístico, así como ese conglomerado teatral y escénico que nos ofrece el segundo ciclo local de su calendario veraniego.

Muchos años le deseamos para que el éxito siga sonriendo a San Javier, porque de ahí se deriva la posibilidad de que los aficionados a la música y a la escena podamos seguir viviendo la gloria de noches inolvidables, espectáculos de prestigio e intérpretes de los que impactan con su arte. Suerte, ánimo y… ¡¡¡adelante!!!. Buenos días.