FAE REGIÓN DE MURCIA

El acoso escolar es una problemática que siempre ha estado presente en la enseñanza con un notable incremento en estos últimos años. Recientemente ha tenido mucha repercusión en los medios de comunicación debido al suicidio de Lucía, una menor de 13 años que sufría maltrato por parte de compañeras en redes sociales que incluso cambió de centro por esta causa.

Actualmente estudiaba en el instituto Licenciado Francisco Cascales en Murcia al que fue desplazada desde el Ingeniero Juan de La Cierva donde el personal docente había descartado cualquier tipo de acoso a la niña a pesar de los avisos de esta. Habían definido el maltrato que sufría como “problemas de integración”. Por supuesto, esta argumentación por parte de la dirección del centro no es válida ya que estos problemas se venían dando de años atrás.

Este no es un caso aislado, ya que hace menos de un mes, un alumno de otro centro manifestó su deseo de suicidarse por el acoso recibido por ser homosexual.

Sólo tres días después del suicidio de Lucía, ha sido desmantelado un grupo de menores que se hacían llamar los ‘Haters’ y se dedicaba a dar palizas a sus compañeras en el instituto Sanje de Alcantarilla mientras, entre risas, grababan los hechos con su móvil para difundirlos en las redes sociales. Con esto queremos demostrar que el bullying, poco a poco, va siendo una lacra que golpea duramente la convivencia en los centros de estudio.

Se deben adoptar medidas que acaben con el acoso escolar sin ninguna tolerancia, ya que si no se aplican antes de que la gravedad aumente, puede acarrear graves problemas. El ambiente dentro de los centros escolares cada vez favorece más a este tipo de actos de maltrato, y aún más, las redes sociales.

Desde el Frente de Acción Estudiantil queremos dar nuestro más sincero pésame a las familiares y amigas de la chica fallecida y dar nuestro apoyo a cualquier compañera que sufra acoso.

Esta semana ha sido Lucía, pero la próxima podría ser esa persona que recibe todo tipo de burlas por parte de sus compañeros y que, al no verse apoyado, intenta solucionarlo de la peor manera posible.