JAIME PARRA

¿Cómo se gestiona la angustia? ¿Cómo hablar de la pandemia a nuestros hijos? ¿Cómo la puede sobrellevar el personal sanitario? ¿Qué recomendaciones debemos seguir si vivimos el confinamiento en familia o por el contrario nos ha tocado pasarlo en solitario?

La psicóloga sanitaria Laura Caballero Escámez nos ayuda al responder a estas y otras preguntas.

¿Cómo podemos gestionar la angustia o el miedo que provoca una situación desconocida como esta?

Algo que podemos hacer para gestionar el miedo y que no nos paralice, es hacernos conscientes de todo aquello que está en nuestra mano para manejar la situación, además de seguir las indicaciones de las autoridades y quedarnos en casa. En primer lugar, dosificar la información que recibimos y también la que difundimos. Exponernos continuamente a informaciones por televisión y difundir sin conciencia todo lo que recibimos por redes sociales, no nos ayuda. En segundo lugar, será imprescindible tomar distancia emocional. Para lograrlo necesitaremos tener una planificación de actividades. Tener cosas que hacer es un buen antídoto, por eso se habla tanto estos días de establecer rutinas y planificarnos objetivos cada día. Será inevitable tener momentos difíciles y para gestionar esas situaciones propongo trabajar la aceptación: tomar conciencia de que la situación ahora es la que es, y que por más que nos instalemos en la queja o verbalicemos que queremos que pase ya, que estamos hartos, etc., tendremos que vivirla de todos modos. De nosotros dependerá el añadir al dolor psicológico inevitable de la situación, sufrimiento derivado de los pensamientos que alimentamos y de nuestra actitud. Practicar meditación también ayuda. En definitiva, enfocarnos en el presente, en vivir día a día y estar en contacto con los nuestros.

¿Cómo pueden sobrellevar en solitario los adultos una cuarentena como esta?

Todo lo que hemos dicho anteriormente vale para todos, pero en el caso de vivir solos será especialmente importante evitar el aislamiento social, estando en contacto con los seres queridos, mejor si es mediante videoconferencia o video-llamada porque enriquece la comunicación. También puede ayudarnos pensar qué puedo hacer para colaborar en el bienestar de los demás. Estamos viendo estos días cómo aflora nuestro lado más humano. Conectar con esa parte compasiva y altruista nuestra, puede ayudarnos a sobrellevar el confinamiento y más si vivimos solos.

¿Y en familia o pareja cuando surjan conflictos?

Aquí las rutinas también son imprescindibles y en este caso es especialmente necesario dividir las tareas entre todos para que ningún miembro se sobrecargue. Puede ser interesante crear rincones en la casa para las diferentes actividades siempre que sea posible, para no estar siempre en el mismo espacio, diferenciar los espacios individuales de los comunes y respetar los momentos de soledad, que serán necesarios. Afrontar esta circunstancia excepcional es cosa de todos los miembros de la familia, con lo cual es imprescindible mantenernos unidos y transmitir una idea de equipo: tener en cuenta las opiniones de todos los miembros de la familia, respetar turnos de palabra, practicar la escucha activa y comunicarnos con lo que se denominan “mensajes yo”, es decir, hablar desde lo que siento, desde lo que opino y necesito, no acusando o exigiendo al otro. No es lo mismo decir “no me estás ayudando”, que “necesito que me eches una mano”. En cuanto a los conflictos en sí, es importante identificar cuáles son los temas que pueden causarlos para evitar hablar sobre ellos si no son imprescindibles. De no ser así, de nosotros depende el enfoque que le demos y también debemos aceptar que todos estamos pasando por momentos difíciles y nos ayudará no tomar las cosas como algo personal cuando sucedan. Marcharnos a otra habitación para desconectar y calmarnos es también un buen recurso.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos en un largo confinamiento?

Es imprescindible mostrarles mensajes de confianza y esperanza, explicándoles que no solo nos protegemos a nosotros mismos sino también a los demás y recordarles que es temporal. Puede ser muy útil realizar un horario visual donde aparezcan las actividades y rutinas que se realizarán a lo largo del día. Esto les puede motivar, al tiempo que les hacemos partícipes y ellos mismo pueden consultar el horario sin necesidad de que estemos constantemente recordándoles qué vamos a hacer. También es importante limitar el uso de pantallas (tablets, televisión, videojuegos, etc.) y adecuarlo a la edad del niño.

¿Qué recomendaciones daría para preservar su salud mental al personal sanitario?

El personal sanitario está especialmente expuesto, no solo al virus sino también a las consecuencias psicológicas de esta situación por estar en primera línea. Además del estrés por sentirse desbordados en el trabajo, está el lidiar con las emociones por contemplar situaciones muy duras. A eso se añade el miedo a contagiar a su propia familia al volver a casa. Será habitual que piensen que ellos son secundarios y que tienen que estar siempre disponibles para los demás. Los turnos de trabajo son largos, pero deben cuidar su alimentación y su descanso para reponer fuerzas, así como hidratarse regularmente. También se están poniendo en marcha mecanismos para facilitar la atención psicológica a este colectivo. La Universidad de Murcia, a través del Servicio de Psicología Aplicada (SEPA), junto al Colegio Oficial de Médicos de la Región de Murcia (CORM) y el Sindicato Médico (CESM Región de Murcia) han creado el ‘Proyecto EquilibriUM’ para prestar apoyo psicológico, de forma gratuita, a los profesionales involucrados en la lucha contra la pandemia por coronavirus en la región. Por último, es importante siempre que sea posible, dedicar el tiempo que tenga libre para hacer alguna actividad placentera que les permita desconectar. Deberán gestionar la culpabilidad que pueda causarles el dedicarse tiempo a ellos mismos, teniendo una premisa clara: solo si se cuidan, podrán atender adecuadamente a los pacientes.

¿Cree que dejará secuelas mentales esta pandemia?

No tenemos antecedentes en la sociedad actual sobre un acontecimiento de esta envergadura como para predecir qué va a pasar con exactitud, todo dependerá de muchos factores: del tiempo que dure el confinamiento, de factores individuales de personalidad, de cómo se afronte la situación, de si hemos perdido a familiares por coronavirus…

La facultad de psicología de la Universidad Complutense junto a la Universidad de East Anglia (Inglaterra)está realizando un estudio sobre el estado de salud mental en más de 2.000 personas en 17 comunidades autónomas a lo largo del confinamiento. Según este estudio, algunas de las consecuencias psicológicas pueden ser depresión, estrés, insomnio o ansiedad. Por ello es de vital importancia poner todo el empeño en sobrellevar esta situación y consultar con profesionales si vemos que la situación nos supera.

En ese sentido, el Colegio Oficial de Psicólogos de Murcia, ha puesto en marcha un dispositivo de atención psicológica dirigido al manejo del estrés y malestar derivado por la pandemia de coronavirus. Se podrá acceder al mismo en el teléfono 697 445 403 de 9 a 22 horas todos los días.