BITACLICK
Quien haya seguido los textos que humildemente compartimos en El Noroeste ya sabrá por qué no es recomendable dejar una página web en manos de no profesionales y por qué administrar una tienda online es mucho más que mantener la web funcionando. HLogo de Bitaclickoy, además, vamos a ver un par de aspectos legales que toda página de empresa debería cumplir.
Hay, principalmente dos leyes que debemos tener en cuenta a la hora de desarrollar nuestra página web. Normalmente, no nos paramos a revisar este apartado o le restamos importancia; sin embargo, si le dedicamos el tiempo necesario puede influir positivamente en los resultados de nuestra web. Vamos a hablar de la LOPD (Ley de Protección de Datos) y la LSSI (Ley de Servicios de la Información) en lo que respecta al diseño web.
La LOPD es una ley cuyo fin es proteger los datos de los usuarios, de forma que no puedan ser utilizados por terceros para otros fines distintos a los que se han cedido. Es frecuente recibir correos electrónicos con ofertas y productos que nosotros no hemos pedido. Una de las cosas que la LOPD pretende evitar es este tipo de correos. Ya no son las empresas o instituciones las que piden datos al usuario, es el usuario quien decide cederlos. Y para ceder los datos debe estar claro a quién se los cedes y para qué.
Si en nuestra web recogemos algún tipo de dato de un usuario: correo electrónico, datos personales, bancarios, etc., debemos adaptarla a la LOPD. No voy a entrar en los detalles de cómo adaptar una empresa a esta ley, pues es un proceso mayor, únicamente diré que es necesario que la empresa haya implantado la ley. De esa implantación tendrá un texto específico para publicar en la web: la «Política de privacidad». Esta política debe ser cuidadosamente revisada y publicada en un enlace visible en el pie de página y en cualquier formulario de recogida de datos que tenga la web. Debemos informar al usuario del uso que daremos a sus datos y las posibilidades que tiene para rectificarlos o cancelarlos. La LOPD en sí es más compleja, pero para este breve artículo basta con saber que es obligatorio adaptarla si solicitamos algún dato a nuestros visitantes.
La LSSI pretende regular los servicios prestados por vía electrónica. Aunque debemos analizar cada tipo de negocio y tomar las medidas necesarias para cumplir con la LSSI, hay dos aspectos a tener en cuenta. El primero es que es obligatorio disponer de un “Aviso legal” en la web donde, entre otros datos, informemos del nombre de nuestra empresa, CIF o NIF, domicilio, teléfono y otras formas de contacto. El usuario que nos visita debe saber quiénes somos, quién está detrás de la web. Es muy importante identificarse, además de evitar posibles sanciones, ofrecemos seguridad al visitante.
Por otro lado, encontramos la mal llamada “Ley Cookie”, ya que no es una ley en sí, es parte de la LSSI. Esta “ley” garantiza que no se instalarán pequeños programas en el ordenador del usuario sin su consentimiento. Basta con que los usuarios continúen navegando por nuestra web para que den su consentimiento, pero hay que informar en lugar visible del uso de cookies en los casos en que lo exige la ley. Como en los casos anteriores, la ley es mucho más amplia, esto es únicamente una pequeña pincelada.
No basta con abrir tu web al mundo; como ves, son muchos aspectos los que debes tener en cuenta.