Si miramos cada uno de los comercios de nuestra comarca, nos encontramos con una situación parecida: de la desesperanza de 2020, al rayito de luz de 2021, a los negros nubarrones que de nuevo asoman en este 2022.

Sin embargo, el de los comerciantes es un gremio curtido, que ha comenzado a adaptarse a las ventas online debido a los nuevos hábitos del cliente, que ha continuado formándose y que por cada cierre otro emprendedor ha decidido abrir un nuevo comercio.

Entrevistamos a Cynthia Pedraza, propietaria de Bolero Boutique y presidenta de los comerciantes caravaqueños.

El caso de Caravaca nos sirve para ejemplificar el 2021 que han vivido todos  y cada uno de los comerciantes de nuestras comarcas.

¿Cómo os ha ido a los comerciantes en el 2021?

Ha sido un año muy difícil para todos, un año lleno de muchos miedos. Venimos de un 2020 terrorífico en todos los sentidos y este 2021 ha sido un año de intentar ponernos en pie y de seguir adelante.

Es cierto que no ha sido tan malo como esperábamos y que gracias a todos los eventos que se han podido realizar y a que hemos podido llevar una vida más o menos normal, el comercio ha podido respirar un poquito. Pero el daño causado en 2020 no se podrá curar en un corto plazo, necesitamos todas las ayudas posibles para poder recuperarnos lo antes posible.

¿Qué expectativas tenéis para el 2022?

El 2022 debería de venir cargado de ilusión porque las expectativas no son nada malas, en un principio volvemos a celebrar muchas cosas, tanto nuevas como atrasadas, y eso para nosotros es ideal.

Pero, desde hace unos días nos vuelve a entrar el miedo, porque somos conscientes que el virus sigue entre nosotros, y no sabemos en que momento toda nuestra ilusión se puede venir abajo y que todo lo que hemos arriesgado para el año que viene se vuelva en nuestra contra.

Por esto, debemos de ser conscientes de la realidad y de hacer las cosas lo mejor que podamos para que poco a poco podamos salir de esta pesadilla.

El comercio sigue haciendo las cosas bien, tomando todas las medidas de seguridad e higiene y es un sitio seguro para todos.

¿Han tenido que cerrar comercio en Caravaca en 2021?

En Caravaca se cerraron más de una veintena de comercios entre finales del 20 y principios del 21, pero, gracias a que este pueblo es un gran y fuerte centro comercial, han podido abrir otros.

Pero no nos engañemos, abrir un negocio no es nada fácil y menos en estos momentos.

El coronavirus ha traído un aumento en las compras online, ustedes se han adaptado, aún así ¿por qué los clientes deberían de volver al comercio de cercanía?

El confinamiento hizo que se perdiera el miedo total a las compras online y que nos acostumbráramos a ellas de una manera mucho más rápida.

Con esto, el pequeño comercio se ha tenido que adaptar a ello y facilitar la venta online a sus clientes, la cual tiene sus ventajas porque se incrementan las ventas ya que puedes vender tu producto o servicio en cualquier punto de España o de fuera. Pero, también tiene su parte negativa y es que la competencia es brutal y en muchas ocasiones desleal.

Aunque la compra online sea algo sencillo y rápido, la compra física en el comercio local tiene muchas más ventajas como: poder ver el producto y probártelo, la asesoría en el momento de la compra por parte de los profesionales del comercio, los descuentos especiales que se le hace a nuestros clientes, el rato de ocio y diversión que pasas cuando vas de compras y para nosotros la satisfacción tan grande cuando ayudas al cliente a encontrar lo que busca, porque siempre intentamos darle a la persona lo mejor que tenemos y que se vaya contento para que vuelva siempre que nos necesite.

Además, un pueblo lleno de comercio es bueno para todos, da trabajo y vida a nuestras calles que las llena de luz y movimiento. ¿Os imagináis un pueblo con calles oscuras y vacías de gente? Qué tristeza, ¿verdad?

¿Consideráis suficientes las ayudas provenientes de las administraciones?

Esta pandemia ha arrasado el sector servicios y toda ayuda es poca para nosotros. Pero sí, hemos recibidos ayudas, pero pocas y tarde. Hemos echado en falta más ayuda a nivel regional y sobre todo estatal. Nos hemos visto muy abandonados en este sector.

Encima, las ayudas, en muchas ocasiones, son difíciles de obtener, con muchos requisitos y con solicitudes bastantes complejas.

Pero nosotros seguimos luchando por esas ayudas que el comercio sigue necesitando urgentemente.