JAIME PARRA

No son tiempos fáciles, y sin embargomuchos se animan emprender, incluso en el mundo de la cultura, uno de los sectores más castigados por la pandemia.

Fachada de CulturArt

Fachada de CulturArt

Miguel Ángel Valero y Ana Oyonarte son dos jóvenes soñadores que este septiembre se han unido al proyecto de vida de Christian Castillo, CulturArt, un centro de arte y cultura que tiene el objetivo de servir de casa a los artistas de nuestra comarca, así como a los aficionados al arte y a las manualidades en general.

CulturArt se encuentra en el número 42 de la Calle Mayor (teléfono 722 13 19 24), una de las calles más representativas de Caravaca de la Cruz, pero que desde hace décadas vive en un declive continuo.

Cuando lo fácil hubiera sido (ahora que a lomos de la pandemia se cierra negocio tras negocio) mudarse a una de las arterias principales de Caravaca, ellos han preferido continuar donde Christian Castillo inauguró el negocio en 2016 para ayudar a revitalizar la Calle Mayor y que vuelva a ser, sino el centro económico, al menos sí el social y cultural de la ciudad.

Aunque no parecía el momento idóneo, desde su reapertura ha tenido una muy buena acogida por los clientes este negocio que ha surgido de la necesidad de dar salida a la creatividad de esto tres jóvenes que han descubierto que la respuesta está en el arte. Mientras estemos rodeados de arte y estemos en lo que nos gusta todo va a ir bien.

CulturArt pone a disposición de sus clientes una amplia oferta en tres principales líneas: una tienda, donde encontrará el material necesario para desarrollar su creatividad, una amplia gama de servicios profesionales en torno al arte y la cultura y una línea de formación con clases, cursos y talleres para ayudarle a sacar al artista que lleva dentro

MASKART, el arte de protegerse

En CulturArt, como centro difusor de la cultura y el arte, hemos optado por aunar el concepto de protección con el de difusión, creando las MASKART, una forma de protegerse diferente y original, donde la comodidad se equipara a la elegancia y donde cada uno de nosotros nos convertiremos en vehículo transmisor del Arte.

Y para presentar el proyecto, qué mejor forma que echar mano de los diferentes grupos escultóricos de nuestra ciudad, haciendo un llamamiento a la responsabilidad y siendo conscientes de que cuanto más nos protejamos, antes saldremos de esta situación.

MASKART, el arte de protegerse.