CIUDADANOS

Ciudadanos ha exigido “una solución urgente” a la situación por la que atraviesan varias familias de la Puebla de Mula tras tener conocimiento de que la Consejería de Educación ha decidido no aceptar nuevas matrículas en el Colegio Ortega y Rubio de esta población.

CIUDADANOS

Ciudadanos ha exigido “una solución urgente” a la situación por la que atraviesan varias familias de la Puebla de Mula tras tener conocimiento de que la Consejería de Educación ha decidido no aceptar nuevas matrículas en el Colegio Ortega y Rubio de esta población.

Juan José Molina, diputado de Ciudadanos, ha lamentado que se haya dado lugar a esta situación, pese a las diversas reuniones mantenidas entre la Dirección del Centro, el AMPA y las madres de los niños, con el Director General de Planificación Educativa, Enrique Ujaldón y que durante las mismas las partes afectadas hubieran planteado diversas soluciones, «incluso la aceptación de la no ampliación de los recursos económicos y humanos» sin que se atendieran sus reivindicaciones.

Molina ha manifestado que la Consejería de Educación ha tomado esta decisión «basándose en una interpretación rígida e inflexible de las normas educativas porque han justificado su negativa a que los niños se matriculen en el centro por motivos de ratio. Entendemos que las normas están para cumplirlas y que las ratios tienen una función importante, pero no es menos cierto que la equidad es uno de los principios que rigen nuestras leyes educativas y, por ello, hemos de adaptar dichas normas a la realidad cotidiana, y a las necesidades de cada centro y pueblo”.

El diputado de la formación naranja ha incidido en que su formación comparte la opinión de los padres de los alumnos del centro que estiman que la Consejería de Educación está vulnerando los derechos constitucionales y los previstos en la ley educativa LOMCE, de los padres a decidir qué centro y educación quieren para sus hijos. “Comprenderiamos la decisión si el colegio tuviera todas sus plazas cubiertas y no pudiera acoger a más alumnos, pero teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el centro, en la que precisa de estas nuevas matriculaciones para poder mantener su apertura en los próximos años, consideramos injusto e inconstitucional, que no se permita la matriculación de estos niños, y con ello, la supervivencia del centro”, ha resaltado.

En este sentido, Molina ha lamentado las consecuencias de la decisión de la Consejería de Educación porque debido a la negativa a escolarizar a estos niños pone en peligro la continuidad del centro, con los consiguientes riesgos que supondría para la localidad: pérdida de habitantes, empeoramiento de los servicios, envejecimiento de la población y desaparición del pueblo histórico como tal, entre otros perjuicios. “Si socavamos uno de los pilares fundamentales de la convivencia de un pueblo, que es la educación y la posibilidad de que los padres puedan matricular a sus hijos en la localidad en la que residen, estamos socavando el futuro de esta población. Si queremos dinamizar la vida laboral tenemos que activar la posibilidad de que los padres puedan escolarizar a los niños en su propia localidad”.

El diputado de Ciudadanos espera que se imponga el sentido común y que la Consejería de Educación entienda que tiene que tomar decisiones y encontrar soluciones, pero adecuadas a la realidad social de cada población. “Una interpretación rígida de las normas lleva a situaciones injustas y a veces, sin sentido. El café para todos nunca ha sido una solución satisfactoria para los diferentes problemas que tiene nuestro sistema educativo, y se hace necesario adaptar las decisiones de forma individualizada y atendiendo a la problemática educativa y social de cada centro”, ha matizado.

“Esperamos que la Consejería recapacite y empiece a usar el sentido común a la hora de tomar decisiones y que reconsidere su postura y permita que los padres que estén interesados en que sus hijos cursen sus estudios en el colegio Ortega y Rubio puedan matricular a sus hijos”, ha finalizado.