ÁNGELES TRUJILLO

El pasado día 2 de Junio, y con motivo de la celebración de la Semana del Medio Ambiente, tuvo lugar la presentación del Catálogo de Árboles Singulares y Monumentales del término Municipal de Calasparra. Quique Ochando, en colaboración con Ricardo García, actual concejal de Medio Ambiente y otras cosas, nos mostraron un trabajo muy interesante, no solamente desde el punto de vista científico, sino que me parece algo eminentemente práctico.
Los árboles, las plantas y todo el Medio Natural, forman parte también de nuestra riqueza desde cualquier perspectiva que lo miremos. Un recurso y un medio tan importante de conservar para llevar a la práctica ese concepto de sostenibilidad, con el que se nos llena la boca o el papel cuando de quedar bien en discursos y documentos se trata.

ÁNGELES TRUJILLO

El pasado día 2 de Junio, y con motivo de la celebración de la Semana del Medio Ambiente, tuvo lugar la presentación del Catálogo de Árboles Singulares y Monumentales del término Municipal de Calasparra. Quique Ochando, en colaboración con Ricardo García, actual concejal de Medio Ambiente y otras cosas, nos mostraron un trabajo muy interesante, no solamente desde el punto de vista científico, sino que me parece algo eminentemente práctico.
Los árboles, las plantas y todo el Medio Natural, forman parte también de nuestra riqueza desde cualquier perspectiva que lo miremos. Un recurso y un medio tan importante de conservar para llevar a la práctica ese concepto de sostenibilidad, con el que se nos llena la boca o el papel cuando de quedar bien en discursos y documentos se trata.
Un documento bastante bien estructurado, en el que cada árbol, tanto los monumentales como los singulares de plazas y jardines, viene acompañado de una magnífica y detallada ficha, que incluye datos específicos referidos tanto a características físicas como es su edad, dimensiones, estado, y otras más sociales como su historia y hasta su mitología. Y por supuesto, recomendaciones sobre cuidados y alternativas. No faltan unas buenas fotografías y la cartografía correspondiente para poder localizar su ubicación.
Será editado en la web municipal, hasta tanto se encuentre financiación para el formato papel. No debe faltar en nuestros archivos, en el caso de los amantes de la Informática y en las bibliotecas más o menos grande de las familias de Calasparra. De veras que lo recomiendo, incluyendo para aquello pueblos que no lo tengan ya hecho. Nos servirá para conocer nuestro territorio y hacer visitas acompañados de esta guía. Dicen que conocer es amar; por eso creo que nos puede ayudar a eso, a querer nuestras cosas, no para ser los que tienen el monumento más grande, sino para sentirnos orgullosos de haber conservado y poder hacer algo para que no desaparezcan estos bellos ejemplares.
En general, y aunque es evidente que ha usado el lenguaje científico adecuado, es fácil de entender y no resulta farragoso su contenido, cosa que se agradece cuando de información para culturas generales se trata.
Un catálogo por cierto que no debe quedar cerrado, sino que está abierto a que las personas que conozcan algún ejemplar interesante, no recogido en este catálogo, puedan aportar como mínimo, el lugar en donde se halla, para seguir ampliando esta reserva y procurar mejorar su estado, si es que lo precisa.
A mí me sirvió para muchas cosas el asistir a la presentación, pero me ayudó a pensar en el modelo que ya he expuesto a varias corporaciones, a través de sus correspondientes concejalías de Cultura, pero que no he logrado hacer realidad: ES NECESARIO, AL MENOS EN MI PUEBLO, DISPONER DE UN CATÁLOGO DE PATRIMONIO DE PROPIEDADES TANTO RÚSTICAS COMO URBANAS, SEAN O NO MONUMENTALES. Pero este catálogo no puede quedarse en una simple enumeración con términos incomprensibles y poco claros de qué trozos de monte, solares, tierras de labor, casas, edificios históricos, etc. tiene esta Comunidad que es a quien tienen que servir los que gobiernan. Yo quiero un modelo similar al que han hecho Quique y Ricardo con los árboles.
Es decir que, llegados al punto de la transparencia, tan importante es saber en qué nos gastamos el dinero y de donde lo sacamos, esto es a entender los presupuestos, como a que cada propiedad (Calasparra tenía y tiene, aunque ya menos, un buen patrimonio) disponga de una ficha de catálogo con todos esos datos de que hablaba al referirme a los árboles, en que aparezca su historia u origen de la propiedad, su localización geográfica por medio de cartografía, sus usos actuales, dimensiones, fotografías…en fin todo aquello que nos permita conocer el patrimonio que es de todos, pero no solamente de los que estamos pisando este territorio, sino de quienes nos sucederán en el futuro. Todo ello editado en formato digital y en papel, aunque haya que cobrar a cada persona el valor real de dicho documento.
Hacemos esta propuesta porque me asombro del gran desconocimiento que tienen mis convecinos de qué cosas son públicas y cuales privadas. Como consecuencia del desconocimiento viven al margen de su condición de ciudadanos y de que lo público es de todos. Y lo que es también de interés, pierden la posibilidad de intervenir con conocimiento de causa, en las posibles ventas de patrimonio, permutas, cesiones u otros, a través del mecanismo de alegaciones, consejos, sugerencias u otras formas de participación ciudadana.
Y que no se asusten los funcionarios y funcionarias, que no queremos echarles trabajo de más. Segura estoy de que alguno/a les tocaría, pero también segura estoy de que les sería agradable y creativo, menos monótono que algunas faenas que realizan. Y por supuesto habría voluntarios y voluntarias que estarían encantados de colaborar, amén de que se podría contar con la creación de alguna beca o de algún departamento universitario
Esto sería un legado que estaría actualizándose siempre, tanto si tiene que menguar como si crece, al igual que proponemos se haga con el valioso legado de los árboles de nuestro pueblo, es decir que se actualice como mínimo cada año, si es que existen variaciones.
Y no me den las gracias por la sugerencia. Por mí encantada de aportar lo que esta vieja cabeza sueña, piensa o desea para su Comunidad.