Pedro Antonio Hurtado García

Permítasenos una licencia “clínica”, antes de nada. Parece que todo camina por la senda de la mejoría y que el confinamiento ya tiene su fin cerca, aunque sin determinar fecha. Es motivo de alegría, evidentemente, pero no hay razones para “despistarse”, manifestación que hacemos en palabras de los propios y más prestigiosos sanitarios que así lo confirman. Por lo tanto, apelemos a nuestra propia responsabilidad y conciencia, la de todos y cada uno de nosotros mismos, y no salgamos a la calle sin mascarilla, así como todos los elementos de protección que tenemos múltiplemente recomendados por los especialistas y que no descubrimos nada con relacionarlos, razón por la que no lo hacemos. Cuidarnos a nosotros mismos, respetar la salud colectiva, animar a quienes no cumplen lo establecido para que lo respeten en beneficio de todos y demás aspectos propios de las personas civilizadas, es un ejemplo ciudadano que debemos salvaguardar, impulsar y fomentar para conseguir vencer al invisible coronavirus que, no dando la cara, sabemos que sigue estando ahí y que nos acecha impertérrito, cruel, traidor e infeccioso. Porque, esto, triste y lamentablemente, no ha acabado.

Lo nuestro.- Digamos, también, que, esta semana, vamos a llevar nuestras recomendaciones un poquito más al terreno hispano, aunque no en su totalidad, pero, en cualquier caso, glorificando lo de dentro y enorgulleciéndonos de ello, principalmente con nuestros grandes grupos, pese a que, en algunos casos y para muchos, pueda parecer música muy comercial, que lo será, sin duda, pero que triunfó, vendió masivamente y dejó huella imborrable en la historia reciente de nuestras canciones. Cederemos, también, amplio espacio a los cantautores, tanto nacionales como extranjeros.

“Los Brincos”.- El madrileño grupo “Los Pop Tops”, creado en Madrid, en 1967, del que era líder el gran cantante de color, de Trinidad y Tobago, Phil Trim, nos dejó esta canción que, por popular, ya era todo un himno: “Oh Lord, why Lord” (“Oh señor, por qué señor”). También el grupo bilbaíno “Los Mitos” gozó de algunos éxitos de cierta repercusión, pero el más relevante fue el titulado “Es muy fácil”. Una banda que cosechó triunfos excelentes, un repertorio amplio y unos militantes que eran grandes músicos fueron “Los Brincos”, especialmente cuando formaban el grupo Juan Pardo, Antonio Morales “Junior”, Fernando Arbex y Manolo González. Recordemos su excelente balada titulada “Un sorbito de champagne”. “Los Pasos” hicieron grandes canciones, pero los triunfos sonados solamente les llegaron con “La moto”, que también grabaron “Los Bravos”, y “Primavera en la ciudad”, que es la que recomendamos para esta ocasión. Son formaciones que dan mucho juego y vale la pena descubrir, de ellos, lo que, siendo agradable de escuchar e interesante de conocer, no gozó de la popularidad de sus grandes éxitos, refiriéndonos a bandas ya mencionadas en capítulos precedentes. Así, por ejemplo, de los barceloneses, “Los Diablos”, queremos recomendarles un potpurrí titulado “Pudieron ser nuestras”, con un puñado de canciones internacionales.

Triana

Triana

“Triana”.- “Fórmula V” hizo grande una canción que venía apoyada por la composición del gran maestro mallorquín Juan Pardo: “Busca un amor”. Los barceloneses “Lone Star”, liderados por Pere Gené, músico de conservatorio, especializado en voz y piano y persona sencilla donde las hubiere, que cuenta, en la actualidad, con 81 años llenos de energía, ofrecieron un repertorio variado, amplio, baladista, rockero y con canciones de mucho contenido en sus letras, como, por ejemplo, “Mi calle”. Un lujo era escuchar a los sevillanos “Triana” en muchas de sus canciones, aunque una de las “especiales” puede considerarse “Tu frialdad”, una joya de estos “padres del rock andaluz”, como también se les conocía, grupo al que podríamos sumar a “Alameda”, “Smash” y otros de semejante corte musical. Y, en un plano más “duro”, tenemos a “Barón Rojo” y su “Larga vida al rock and roll”, banda que también nos trae a la memoria a “Asfalto”, “Ñu”, “Bloque”, “Golpes Bajos”, “Barricada”, “Leño”, “Dover”, “Extremoduro” y otras muchas que vale la pena citar, por el respeto que nos merecen, pero en las que no nos adentramos porque nos ocuparían todo el espacio sin más posibilidades de variedad. Sin apartarnos de rock, pero no el “duro”, sino el más popular, recordemos a los madrileños, cuya banda se fundó en 1974, “Burning”, quienes disfrutaron con “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?”, canción que se encuentra entre las más radiadas y escuchadas de su época.

Festival de Eurovisión.- Corría el año 1973 y fue la noche del 7 de abril, en Luxemburgo, cuando un grupo vasco, en el que predominaban los hermanos Uranga, bajo la voz celestial de Amaya, nos representó en el “Festival de Eurovisión”, mereciendo ganar el certamen, aunque tuvimos que conformarnos con un segundo puesto clasificatorio. “Mocedades” dio a luz grandes canciones, discos memorables y arte en cantidades industriales. La canción con la que compitieron es la titulada “Eres tú”, escrita por Juan Carlos Calderón. Dos años antes, la jienense Maribel Llaudes Santiago, más conocida como “Karina”, hizo lo propio, en Dublín, el día 3 de abril de 1971, cuando nos representó con una canción muy apropiada, compuesta por Rafael Trabucchelli y Tony Luz, titulada “En un mundo nuevo”, que le sirvió, también, para conseguir el segundo lugar de la tabla. Hubo otros segundos puestos y los primeros de Massiel (“La, la, la”) y Salomé (“Vivo cantando”, compartido con otros tres países), de 1968 y 1969, respectivamente, pero los comentaremos en otra ocasión para no “empalagar” a nadie con temas eurovisivos.

Cantautores españoles.- Volvemos a citar a Juan Pardo, el gran cantautor, músico de grupo (“Los Pekenikes” y “Los Brincos”, entre otros), de dúo (Juan & Junior) y una brillantísima carrera en solitario, desde 1969, como cantautor, productor y compositor para muy diversos artistas. Escuchemos “Conversaciones conmigo mismo”. El artista español por excelencia que más brillo ha ofrecido en su tarea de cantautor ha sido, sin duda alguna, el catalán Joan Manuel Serrat, quien, además, ha puesto música a la poesía de grandes creadores como Antonio Machado, Miguel Hernández y otros. Una de sus composiciones más escuchada, sin olvidarnos de “Mediterráneo”, ha sido “Hoy, puede ser un gran día”. El recientemente desaparecido, filipino, de Manila, pero español a todos los efectos, Luis Eduardo Aute, ha protagonizado creaciones memorables como la titulada “Las cuatro y diez”. El conquense José Luis Perales hizo grande “Porque te vas”. Primero, en interpretación de la británica, nacionalizada española, Jeanette, en la banda sonora de la película “Cría cuervos”. Luego, en interpretación propia y en su dúo con Amaia Montero, de “La Oreja de Van Gogh”. Pedro Guerra, el canario de Güímar, ha compuesto bellísimas canciones. Una de las más exitosas es la que, además de él, popularizaron Ana Belén y Víctor Manuel, bajo el título de “Contamíname”. Otro grande de la composición es el madrileño Antonio Vega, también desaparecido en plena juventud, con 51 años. Nos dejó muchas canciones memorables, pero una que se ha escuchado en multitud de autorizadas voces es la titulada “Chica de ayer”. De Víctor Manuel, el asturiano de Mieres del Camino, como compositor, pueden elegirse diversas partituras, incluso las que ha creado para otros artistas, pero una canción, de él, verdaderamente sentida, intensa, preciosa y creada en 1970, es “Quiero abrazarte tanto”. “Cuervo ingenuo” es una de las brillantes composiciones que interpretaba con su inigualable maestría el madrileño Javier Krahe.

Van Morrison

Van Morrison

Cantautores transfronterizos.- Nació en Bayamo-Cuba y ha triunfado en el mundo entero, aunque con mayor intensidad en el de lengua hispana, siendo una de sus canciones más emblemáticas, casi convertida en himno, la titulada “Yolanda”, que tan maravillosamente interpreta Pablo Milanés. Otro cubano, de San Antonio de los Baños, es Silvio Rodríguez, artista de lujo del que recomendamos una canción cuyo contenido es emblema de humildad: “Monólogo”. La compositora e intérprete de San Fabián-Chile, compuso canciones memorables, pero pocas gozaron del clamoroso éxito de “Gracias a la vida”, con la que Violeta Parra encandiló al mundo, un tema reiteradamente versionado por artistas de gran nivel. Johnny Cash, el gran compositor de country y folk, alumbró excelentes canciones, como “Ring of fire” (“Anillo de fuego”). Neil Young, reputado canadiense, hizo grandes canciones, algunas con un ritmo y una melodía notablemente pegadiza como “Rockin’ in the free world” (“Rockeando en el mundo libre”). Sensacional músico y valorado compositor, independientemente de su mal genio, es Van Morrison, de Pottinger-Belfast, por lo que también es apodado como “El León de Belfast”. Una de sus canciones más señeras es la titulada “Domino” (“Dominó”). Leonard Cohen, otro canadiense de enorme prestigio internacional, que nos dejó temas poéticos, religiosos, baladistas y de la más diversa consideración. “Hallelujah” (“Aleluya”) es una canción con muchas versiones, pero nadie ha podio igualar la insuperable y característica voz del canadiense. El mayor exponente mundial del tango es un argentino de adopción, aunque nacido en Toulouse-Francia, al final del siglo XIX (1890) y fallecido en Medellín-Colombia, en 1935: Carlos Gardel. Imborrable su huella y prestigiosa su obra. Recomendamos “Tomo y obligo”. Cerramos con un cambio de contenido diametralmente distinto. Con nacionalidad británica, pero nacido en Stone Town-Zanzíbar, recordamos al gran artista, extraordinario intérprete, sensacional cantante y magnífica figura del arte, Freddie Mercury. Acompañado por su banda “Queen”, convertía en gloria su inolvidable “I want to break free” (“Quiero ser libre”), que señalamos como homenaje al inimitable Mercury, quien encandiló a la mismísima Montserrat Caballé, cuando, juntos, interpretaban “Barcelona”. Buenos días.