Rocío López Usero
Terapeuta Ocupacional
Residencia y Centro de Día EL COPO
(Asociación APCOM)

Las personas con discapacidad intelectual se enfrentan a una serie de problemas de adaptación a su entorno. Es así como en la vida cotidiana presentan dificultades como por ejemplo, en la realización de actividades de la vida diaria, lo cual los lleva inevitablemente a requerir apoyo de los demás, llegando a establecerse un cierto grado de dependencia de otras personas.

Rocío López Usero
Terapeuta Ocupacional
Residencia y Centro de Día EL COPO
(Asociación APCOM)

Las personas con discapacidad intelectual se enfrentan a una serie de problemas de adaptación a su entorno. Es así como en la vida cotidiana presentan dificultades como por ejemplo, en la realización de actividades de la vida diaria, lo cual los lleva inevitablemente a requerir apoyo de los demás, llegando a establecerse un cierto grado de dependencia de otras personas.
Otro ámbito en el cual las personas con discapacidad intelectual enfrentan una serie de dificultades tiene que ver con los afectos y el reconocimiento de las propias emociones, por lo que para ellos resulta muy compleja la verbalización e identificación de sus necesidades afectivas. Por ende son muchas las emociones, sensaciones o pensamientos que se guardan para sí, no contando con las herramientas para hacerles frente.
Esto en cualquier persona puede provocar un profundo sentimiento de frustración, la sensación de sentirse incomprendido y a su vez apartado del resto de las personas. Considerando así estas necesidades presentadas las personas con discapacidad intelectual, se establece que “el objetivo comúnmente aceptado de la terapia artística consiste en actuar como medio de comunicación y de autoexpresión. Evidentemente, la terapia artística brinda un medio de comunicación no verbal y alternativo a aquellos cuya utilización del lenguaje o comprensión de las palabras es parcial o inexistente. Aumenta la oportunidad de autoexpresión al conceder un medio de comunicación donde antes no lo había o era inadecuada.”
Pintar y observar las obras puede describirse como una comunicación no verbal. Esta capacidad de comunicación precede el uso de la palabra y recurre a una comprensión fundamental de la esencia de las cosas. Una persona que no puede hablar sabe todavía simbolizar y evidenciar un hombre sobre el boceto. Por medio del lápiz o del pincel, los sentimientos se expresan; la percepción de los colores y de las formas se manifiesta. Cada pintura no solamente muestra la capacidad de concepción del autor pero, sobre todo, la capacidad de comprensión del observador. Además en el mundo de la pintura, múltiples variaciones de expresión y comprensión sobrepasan claramente en número las variaciones permitidas por la comunicación verbal. Tal como el habla, el arte y la creatividad son una de las formas de expresión del hombre.
En el ámbito de la discapacidad intelectual el tema del desarrollo de la creatividad resulta fundamental para permitirle a la persona acceder a una serie de posibilidades que se encuentran intrínsecas en ella pero que necesitan el espacio para manifestarse, desarrollarse y encontrar nuevos caminos “la creatividad es importante en el individuo mismo, como expresión del desarrollo de un conjunto de recursos psicológicos, la creatividad se constituye en importante motivo de satisfacción, de disfrute y de realización personal”. En arte terapia la creatividad es uno de los pilares fundamentales, ya que permite al sujeto ampliar su repertorio de expresión de emociones, ideas, pensamientos, entre otros.
El Copo tiene como objetivo desarrollar la autoestima y mejorar el funcionamiento general de nuestros chicos, mejorar sus capacidades para comunicarse entre otros, en sus familias y amigos.Cada uno de nuestros chicos lleva un artista dentro porque el arte, al fin y al cabo, es una manera de expresar sentimientos, emociones o habilidades que muchas veces permanecen ocultos.