VALENTINA ROBLES SANDOVAL

Parémonos por un momento a pensar qué significa para cada uno de nosotros el hecho de tener una casa, el hecho de tener y formar un hogar. Pero ¿cómo se forma un hogar?, ¿qué nos aporta a cada persona el hogar en el que vivimos? A todos supongo que nos gustaría vivir y convivir en un ambiente de armonía, de bienestar, de protección, en un lugar donde nos aporten cariño, dónde tengamos libertad, dónde se nos escuche, en un lugar cómodo….. .

Cuando pensamos en qué es un hogar, lo tenemos bastante claro:

El lugar en el que vivimos, hacia el cual sentimos un lazo emocional, además de un sentimiento de seguridad, confort, pertenencia y calma.

Nuestra Asociación (APCOM) cuenta con dos Viviendas Tuteladas (Residencia Nova y Piso Tutelado) situadas en el casco urbano de Caravaca de la Cruz, en ellas nuestros residentes viven durante períodos largos de tiempo de manera más o menos continuada. Por tanto, para ellos nuestras viviendas son su hogar.

Podemos definir una Vivienda Tutelada como una infraestructura adecuada, de dimensiones variables, con unos espacios y equipamientos propios de cualquier hogar, en el que conviven varias personas con discapacidad intelectual, ofreciéndoles apoyos profesionales necesarios para conseguir un adecuado funcionamiento y desarrollo personal, teniendo en cuenta sus capacidades, necesidades, gustos, intereses y preferencias. En este sentido esta vivienda se convierte en el hogar habitual de los usuarios que en ella residen y por tanto en “su casa”.

Miguel Ángel y Zaida son dos usuarios del Centro de Día “Mayrena” y los dos residen en Viviendas Tuteladas. Quién mejor que ellos para comprobar si sienten nuestras viviendas como verdaderos hogares.

Miguel Ángel, es un joven de 25 años, natural de Alhama, con sus inquietudes, sueños y planes de futuro. Es usuario del Centro de Día “Mayrena” desde hace tres años y reside en la Residencia Nova perteneciente a nuestra Asociación desde hace un año.

Miguel Ángel, ¿qué es para ti un hogar?: “Para mí un hogar es un lugar estable donde vivir, dónde se convive con más gente. Hace falta una familia para formar un hogar, y que esa familia te quiera, que luche por ti y por tu bienestar. Porque pienso en mi futuro, y me gusta pensar que mi futuro está aquí, rodeado de gente que me quiere, dónde sienta protección, que se preocupen por mi salud y mi bienestar y, sobre todo, que reciba mucho cariño de ellos. Yo en este hogar, aporto mi cariño, la intención de abrir mi corazón, porque un corazón cerrado no puede aportar nada. Quiero a mis compañeros y cuidadores como a mi familia, mis compañeros son como hermanos e intento protegerlos. Todas las personas en el mundo necesitan cariño para vivir, y sin amor este mundo se perdería. Los discapacitados intelectuales, al igual que cualquier otra persona, nos merecemos un hogar con mucho cariño, y que nos aporte respeto, bienestar e ilusión por vivir”

¿Por qué piensas Miguel Ángel que APCOM es tu sitio y tu hogar?: “Porque todos mis compañeros, monitores y trabajadores, tanto los que están como los que ya no están, me han dado mucho cariño, me respetan mucho, y yo los quiero. Y como diría el Principito: “Lo esencial es invisible para los ojos”.

Zaida, tiene 24 años, natural de Benizar (Moratalla). Es deportista, es trabajadora, muy responsable y tiene muchos planes de futuro. Es usuaria del Centro de Día “Mayrena” y reside en el Piso Tutelado perteneciente a nuestra Asociación desde hace unos años.

Zaida ¿Qué es un hogar para ti?: “Para mí un hogar es una casa, y para tener una casa se necesitan primero los muebles, la cocina, tener un aseo, habitaciones para dormir, un salón-comedor, un lugar con todo eso para poder vivir cómodos y a gusto. Yo convivo con siete compañeros más en el Piso Tutelado de APCOM, más las dos monitoras. Yo los siento a todos como si fueran de mi familia. Me gusta que me traten con respeto, que me den su cariño, para yo sentirme bien y feliz. Yo aporto en este hogar mis alegrías, todo lo bueno que me ocurra, los trato a todos con cariño y respeto, les ayudo y los protejo. Trato de que sean felices. Me siento muy a gusto, realizo las tareas del piso como cualquier persona, voy a comprar, limpio, pongo lavadoras, tiendo, friego, hago la comida. Tengo libertar para salir, salgo con mis compañeros a divertirme, solucionamos con respeto todos nuestros problemas, me siento segura y protegida”

¿Por qué piensas Zaida que APCOM es tu sitio y tu hogar?: “Porque es un buen lugar donde vivir, dónde convivir, dónde sentirse a gusto, dónde hay respeto. Dónde hay siempre buenos ánimos por parte de las cuidadoras. Todos aprendemos de todos en el día a día, en esa convivencia, porque hay alegrías, y los problemas se solucionan hablando con respeto y yo soy feliz aquí”.

Desde APCOM y, sobre todo, desde las Viviendas Tuteladas, queremos que cada persona que reside en ellas encuentre su hogar, y para ello es fundamental que la persona no solo reciba una buena atención básica, sino que hay que ir un poco más allá. Se trata de aportar y garantizar en nuestras viviendas un ambiente cálido, humano, acogedor y de respeto para todos los residentes, se trata de formar un verdadero hogar para ellos. Es velar por la felicidad de cada uno de ellos.