MICAELA FERNÁNDEZ

En estas fechas señalas no hay nada más tradicional que la elaboración de dulces navideños. Antonio Carlos Vicente regenta desde hace cerca de 40 años un horno en la parte alta de Albudeite, en la calle Víctor Murillo, donde elaboran y distribuyen para Albudeite, la comarca y gran parte del país la típica Torta de Pascua de Albudeite, un dulce que se elabora como antaño pero que no deja de crecer. Ya hay registros de esta torta en 1945.

¿Cuál es el dulce más típico de Navidad en Albudeite?

Las Tortas de Pascua. Vienen de nuestros antepasados, de nuestros abuelos y se siguen haciendo de forma tradicional. Lleva masa madre de 48 horas, almendra, piñones, matalahúva, aceite de oliva, anis, harina y nada de levadura, todo natural. Yo la aprendí de mi madre Las tortas se hacen durante todo el año, sólo dejamos de hacerlas en agosto. Ahora, incluso, las estamos mandado a otras comunidades dado la limitación de movimiento. Venían desde Alicante y Valencia a por sus tortas y ahora se las estamos haciendo llegar. Estamos llegando incluso a Madrid o Barcelona.

En los pueblos es tradicional que los vecinos elaboren sus propios dulces navideños y los lleven al horno para cocer, ¿cómo está siendo este año?

Es algo muy característico y que no debemos dejar perder. Aquí las mujeres desde siempre hacen las masas de sus dulces y los llevan al horno en sus barreños, tapados con sus manticas, y en la panadería las cocemos, era muy raro venderlas para el público. Fue mi madre quien me incitó a que las hiciéramos y funcionó. Después he ido cogiendo recetas de la gente mayor de Albudeite y las hemos adaptado a la mia. En Albudeite se sigue manteniendo viva esa tradición y cada día hay mujeres que vienen al horno a cocer, este año muy limitado porque sólo puede haber dos personas en el horno para garantizar la seguridad pero una tradición que se debe mantener.

El hecho de vender a otras comunidades es un gran paso para un comercio de un pueblo pequeño como Albudeite.

Hemos hecho un contrato con Correos y, como la gente no puede venir, nosotros les hacemos llegar sus tortas. Para que todo el mundo pueda disfrutarlas. Ahora mismo los encargos se hacen telefónicamente pero estamos preparando una tienda online, realmente llevamos haciéndolo desde hace sólo unas semanas pero estamos mandando entre 15 y 20 envíos cada uno de los dos días de la semana que distribuimos fuera.

¿Habéis pensado patentar este tipo de torta?

Sí, la queremos patentar, pero la situación ahora es difícil. Es una torta que triunfa, que auna tradición y el sentimiento de una época del año en torno a un dulce tan especial como la Torta de Pascua de Albudeite.

¿Qué otros tipos de dulces típicos se consumen en Albudeite?

El pastelillo murciano de cabello de ángel es otro de nuestros dulces más típicos. Lleva manteca, mistela, cabello… es muy trabajoso manualmente pero también está muy bueno.

Para un panadero artesano, ¿es la Navidad el momento más dulce?

Para mi sí, la Navidad es el momento más entrañable del año. Ver a la gente hacer sus mantecaos, sus corazones, sus estrellicas, a mi me apasiona. Ver a una gente mayor como hace sus pastelillos, sus mantecaos, sus cordiales, como se reúnen con sus hijos, nietos…

Dicen que para que se demuestre el valor de un lugar, lo único importante es que la gente de ese lugar se lo crea. Albudeite tiene una gran riqueza, ¿le falta a Albudeite creérselo?

Es lo que le falta, que la gente se lo crea y que se una, que la política se quede a parte y se deje para el momento de votar y que estemos todos unidos. Hay actuaciones que te pueden gustar más o menos, pero tienen el cariño de quienes lo han hecho y eso nos debería valer, valorar el esfuerzo y cariño de la gente del pueblo, de las asociaciones, eso me vale. En Albudeite hay gente estupenda, con iniciativas y de los que todos deberíamos sentirnos orgullosos.

¿Cómo es su Navidad?

Un momento de mucho trabajo, pero lleno de ilusión. La Navidad es un momento precioso, me gusta la Navidad auténtica, de estar con la familia, con los amigos, de tomar un trozo de torta partiéndola con las manos, eso es para mí la Navidad, las personas.

¿Cómo está viviendo la pandemia?

Mal, la tristeza de la gente, de los autónomos, tengo que pensar en los demás, en sectores que han tenido que cerrar, porque esa es su vida. En Albudeite la primera ola ha sido muy triste la gente estaba muy asustada. En la segunda ola hemos llegado hasta 30 contagios, tuvimos que hacerles llegar el pan a la gente que estaba afectada, y yo he perdido a un hermano en Madrid que estaba en una residencia, ha sido muy triste, tiempos muy malos, mientras se habla ya de la tercera ola.

Es la segunda generación de panaderos, ¿tiene relevo?

Tengo una hija y un hijo y mi hijo parece que está bastante encaprichado con la panadería y parece ser que quiere ser mi relevo.

Está al frente de la Asociación de La Noche de las Luciérnagas, este año no ha podido ser…

Echamos mucho de menos las luciérnagas. Al principio se pospuso y ahora ya será cuando se pueda. Seguimos haciendo cosas. Hemos hecho el homenaje a las víctimas del Covid, ahora hemos iluminado la fachada del Ayuntamiento durante Navidad, pero nos falta la gente, ese calor que nos dan las luciérnagas. De momento todo lo relacionado con el evento ha quedado paralizado y se retomará en el momento que se pueda. Ahora queremos iluminar a la gente que lo está pasando mal con nuestra ilusión.