MICAELA FERNÁNDEZ

Ángel Gómez de Guillén es un guitarrero, un luthier constructor de guitarras, al que la pasión por este instrumento le ha llevado más allá de construir guitarras para ser parte de las notas que salen de las cuerdas y rebotan en la caja haciendo vibrar los sentimientos.

Guitarra para el ganador del Festival de Mula

Natural de Caravaca de la Cruz y afincado en Murcia, las guitarras de Gómez de Guillén se pueden encontrar en cualquier parte del mundo. Actualmente se venden en la tienda alemana Siccas, una de las más prestigiosas a nivel internacional.

El ganador del I Concurso de Guitarra Ciudad de Murcia incluye como premio una guitarra elaborada por este guitarrero, la misma guitarra que protagoniza el video presentado hace unos días y donde se interpreta la pieza obligatoria para la final de este concurso.

¿Qué te parece este I Festival de Guitarra de Ciudad de Mula?

Me llena de alegría que en el Noroeste murciano haya una iniciativa como esta de apostar por la guitarra, por la cultura de la guitarra. Como constructor de guitarras mi gratitud eterna para los que han apostado por mi trabajo.

Sobre todo apostar por lo que es la artesanía y por un oficio tan exclusivo como este en el que una guitarra nace de cero en el taller y se crea el instrumento pensando en que al final sea un buen instrumento.

Las guitarras de Gómez de Guillén se venden en Alemania, ¿cómo está siendo tu trabajo?

Nuestro trabajo, el de luthier, es un trabajo muy individual. Cuando estas en el taller estas solo y al final, cuando el instrumento sale fuera y llega al artista, ya sea de Alemania o de aquí de Murcia, y toca tu guitarra es como si parte de ti se estuviera proyectando fuera.

Un instrumento es como un hijo tuyo que ha salido de tus manos y cuando ves que hay alguien que le está sacando sonido, le está sacando armonías, es un ser vivo, es un orgullo escucharlo.

Es el instrumento muchas veces el que ayuda al músico a crecer, sobre todo gente que está estudiando en el superior y ha evolucionado con el instrumento, se crea una especie de vínculo emocional, porque al final, el instrumento te acompaña en tu crecimiento tanto artístico como personal. Son emociones que se transmiten y son palpables, es un oficio muy emocional. Vocacional puro y duro pero el sonido es muy emocional.

¿Cómo empezaste en este mundo?

La guitarra siempre ha sido mi instrumento de cabecera desde los 8 años cuando me regalaron mi primera guitarra y desde ahí he evolucionado con ella.

Como músico, nunca he llegado a tener estudios académicos, pero sí me he interesado mucho por el instrumento. Siempre he tenido muchas inquietudes de la física de sonido del propio instrumento, cómo se desarrollaba toda la mecánica que hace que funcione el sonido en la guitarra, también en otros instrumentos, pero sobre todo en la guitarra que es con el que he podido desarrollar más.

Yo di un salto en mi vida, vengo del diseño gráfico y he estado trabajando 17 años en el mundo del diseño. La gente piensa que el diseño está relacionado con lo artístico pero no tiene nada que ver con la guitarra, sí que aquí hay un trabajo muy creativo porque al crear una guitarra siempre hay una planificación, hay un diseño, ya sea conceptual de cómo quieres que suene, o también estético con las maderas que utilices, la combinación, los colores, todo esto también tiene mucho que ver y me ha ayudado mucho a la hora de planificar, pero sí que es verdad que yo di un salto en mi vida.

Siempre me ha gustado trabajar con las manos, descubrir con materiales moldeables y por eso di un salto en mi vida porque necesitaba cambiar. Empecé a hacer cursos, me fui a Granada a hacer un curso, y poco a poco me fui metiendo en este mundillo que no es nada fácil y fui desarrollando instrumentos hasta que empiezan a sonar bien, van mejorando.

Ha contado mucho que me he rodeado de muy buenos guitarreros y muy buenos constructores de guitarras y eso es muy importante porque es un trabajo, es un oficio que por tradición se aprende en transmisión de padres a hijos o familiares o en circuitos muy cerrados y era una enseñanza de taller, estar muchos años con un maestro luthier y, bueno, ese el rol yo he intentado suplir esa carencia rodeándome de buenos amigos constructores que los he tenido siempre y trabajando mucho.

La semana pasada teníamos la oportunidad de descubrir la pieza que forma parte de la prueba final del concurso y tu guitarra…

Sí, y, además ese entorno de Mula que es una ciudad mágica para mi. Es orgullo patrio de lo que tenemos en la Región de Murcia y han elegido unos enclaves, unos planos muy especiales.

Me parece muy acertada tanto la composición como el video en sí. La verdad es un video muy bello y proyectar la música clásica y nuestra tierra, que se aune todo en este video, me parece un acierto total.

¿Cómo oiste tu guitarra en las manos de Ramón Vergara?

De Ramón la verdad que a veces abuso de nuestra amistad. Siempre que tengo una guitarra terminada se la llevo y él la toca y acaba de alguna manera dándome su visto bueno. Me parece perfecta la interpretación que hace de esa obra, que me va a parecer, pues genial.

Ramón tiene muy buena técnica pero transmite mucho con la guitarra, tiene sentimientos, se transmite, no sólo ejecuta notas sino que sale pasión de lo que ejecuta y eso es muy importante.

La guitarra es uno de los premios para el ganador del concurso…

Para mi es muy importante. A lo mejor hay gente que no ha oído de ti como constructor y a través del festival puede acercarse a mi trabajo.

Además me parece excepcional el festival donde tendrá la oportunidad de dar una pequeña charla sobre la construcción de una guitarra, de los entresijos y cómo cuatro maderas se convierten en un instrumento. Quien esté interesado en el tema y no haya oido hablar de cómo se construye una guitarra yo voy a intentar explicar cómo nace un instrumento, cómo nace una guitarra.

¿Ha sido arriesgado proyectar este festival internacional con la situación actual?

Desde el primer momento en ese tiempo de preparativos todo era muy difuso, no había nada seguro, pero he visto a las personas responsables del proyecto con tanta convicción y siempre me han transmitido que esto sale que esa apuesta tan convincente dice mucho de las personas que están llevando a cabo este proyecto y sobre todo por la pasión que tienen por promover la guitarra de cualquier forma y a pesar de todo lo que está aconteciendo dice mucho de lo valientes que están siendo.

Ojala este festival crezca y siga durante muchos años porque si esto sigue para delante como la misma fuerza que ha empezado y con la situación que tenemos, yo que creo que tiene un futuro asegurado y que irá a más, seguro.